edición: 2784 , Lunes, 19 agosto 2019
02/07/2019

Repsol avanza en su modelo energético incorporando nuevos activos de generación de bajas emisiones

La empresa tendrá en 2025 una capacidad de 4.500 MW, 2,5 millones de clientes y el 5% del mercado
Carlos Schwartz
Repsol avanza en el despliegue de su modelo energético de bajas emisiones a través de la filial que concentra los activos de generación. La empresa ha añadido a su cartera tres nuevos proyectos, parte de su transición “energética eficiente y sostenible” de acuerdo con fuentes de la compañía. Los proyectos, dos eólicos y uno solar, que suman una capacidad de 800 MW, forman parte de su objetivo estratégico de impulsar como operador un negocio de bajas emisiones en el sector de la electricidad “perfilando la orientación futura de su negocio” en términos de diversificación. La generación eléctrica de bajas emisiones es calificada por la empresa como un negocio “de gran potencial de crecimiento orgánico y rentabilidad.” La compañía añade a su portafolio dos proyectos eólicos, ubicados entre las provincias de Zaragoza y Teruel, y entre Palencia y Valladolid, y un parque fotovoltaico en Cádiz, que se desarrollarán y pondrán en funcionamiento en los próximos cuatro años ampliando su potencia instalada en 794 MW, el equivalente al suministro de electricidad de unos 650.000 hogares al año. “Repsol se consolida así como un actor relevante en la generación de electricidad baja en emisiones en la Península Ibérica, con una capacidad total instalada de 2.952 MW y planes en marcha en renovables que suman 1.083 MW,” entre los que se encuentran los tres nuevos proyectos así como el fotovoltaico de Valdesolar en Badajoz y el eólico flotante en la costa norte de Portugal, que se prevé que esté operativo a finales de 2019.
Los proyectos anunciados, que serán gestionados por la filial Repsol Electricidad y Gas, se encuentran en diferentes etapas de ejecución y consisten en un parque eólico de 335 MW localizado entre las provincias de Zaragoza y Teruel (proyecto Delta); otro situado entre Palencia y Valladolid, con una capacidad total instalada de 255 MW (PI); y un proyecto solar en Cádiz de 204 MW, conocido como Sigma. Todos “están ubicados en zonas con condiciones muy favorables de producción para cada tipo de tecnología y en su conjunto supondrán una reducción de emisiones de alrededor de 2,3 millones de toneladas de CO2 al año” respecto a la generación eléctrica con carbón. Con estos proyectos, sumados a los de Valdesolar (Badajoz) y WindFloat (Portugal) y a sus actuales activos (2.952 MW), Repsol alcanzará el 90% de su objetivo estratégico de capacidad de generación baja en emisiones, cifrado en alrededor de 4.500 MW en el año 2025.

Los nuevos desarrollos renovables de Repsol cuentan con terrenos disponibles y tienen garantizada la conexión a la red. La energía que generen servirá para el abastecimiento de las necesidades de la compañía y de su actual cartera de clientes de electricidad, que actualmente ascienden a 890.000 -un 19% más que al inicio de la actividad comercializadora, hace ocho meses-, así como a los potenciales clientes.

La compañía afirma contar “con un equipo especializado en energías renovables con amplia experiencia en el sector y que está creciendo notablemente”, esfuerzo que indica la determinación de Repsol por el desarrollo del negocio de generación eléctrica de bajas emisiones. La empresa adoptó este objetivo como diversificación estratégica de una compañía petrolera integrada, para penetrar en profundidad en el sector de la generación de bajas emisiones que forma parte de la conversión global del modelo energético imperante basado en los combustibles fósiles.

Repsol presentó la actualización de su estrategia a 2020 el año pasado -cumplida con dos años de antelación- anunciando su expansión en el sector de los nuevos negocios vinculados a la transición energética. El primer paso significativo en esta dirección fue la incorporación, anunciada el pasado 2 de noviembre, de los negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo y su comercializadora, para convertirse en un actor relevante del mercado eléctrico español, y reforzarse como proveedor multienergía, con la generación de electricidad a través de todo tipo de fuentes de energía, excepto el carbón y la nuclear, “y con presencia en el 70% de la matriz primaria de energía.” 

De acuerdo con fuentes de la empresa: “Repsol Electricidad y Gas se incorporó de este modo como operador al sector con una visión industrial a largo plazo y con voluntad de invertir y generar nuevas oportunidades, fomentando la competencia en el sector en España, lo que beneficia a los consumidores.”

Asimismo, Repsol adquirió el proyecto fotovoltaico Valdesolar, de 264 MW, planificado en Valdecaballeros (Badajoz) y que está en la fase final de su tramitación administrativa. Además, el pasado 19 de octubre, la compañía anunció su participación en la construcción de uno de los mayores parques eólicos flotantes del mundo, en la costa norte de Portugal, a 20 kilómetros de Viana do Castelo, y que dispondrá de una capacidad instalada de 25 MW.

Repsol contempla en su estrategia a 2020 inversiones en el negocio de bajas emisiones de 2.500 millones de euros, con el objetivo de alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de electricidad y gas en España en 2025, con una cuota de mercado superior al 5%.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...