edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
25/07/2019

Repsol revierte en los accionistas la subida del petróleo para dar mil millones extra de dividendo

ICNR
Repsol ha anunciado que su consejo de administración ha aprobado una mejora de la retribución a los accionistas a través de una gran amortización de acciones de hasta el 5% del capital social de la compañía. El grupo aprovecha así para revertir hacia los inversores el flujo de caja extra que le está aportando un precio del petróleo por encima del que contemplaba su plan estratégico.
Teniendo en cuenta que la capitalización del grupo supera los 21.000 millones de euros, esa amortización está valorada en estos momentos en más de mil millones de euros.

La amortización de acciones es una de las fórmulas fiscalmente más óptimas de retribución al inversor. Consiste en la compra de autocartera por parte de la empresa y la eliminación de esas acciones. Al reducirse el número de títulos, no sólo aumenta el valor de los que permanecen en circulación sino que además, se produce un efecto antidilutivo y los accionistas ven incrementada porcentualmente su participación en el grupo.

Al tratarse de una amortización extra, la operación anunciada se suma al dividendo previsto, ya que en su plan 2018-2020 presentado el pasado año, Repsol se comprometió con un crecimiento del dividendo por acción del 8% anual, hasta llegar a un euro en 2020, cifra que con la amortización extra quedará superada. Esta amortización supondría un extra de más de 0,6 euros por título este año, en el que el dividendo previsto es de 0,95 euros.

La amortización extra es consecuencia de la subida del petróleo por encima del escenario base que contemplaba el plan estratégico, y se produce una vez que Repsol ha apuntalado su cuenta de resultados tras superar momentos críticos por la volatilidad del mercado y la compleja digestión de la compra del grupo Talisman. El plan estratégico 2018-2020 contemplaba un escenario base con precios de 50 dólares el barril de Brent. En estos momentos, el precio ronda los 65 dólares. Aunque con altibajos, la cuenta de resultados del grupo se ha estabilizado.

Respecto a los resultados del grupo, Repsol registró un beneficio neto alcanzó los 1.133 millones de euros en el primer semestre, frente a los 1.546 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, en el que se incluyó la plusvalía de 344 millones de euros proveniente de la venta de su participación en Naturgy. 

El beneficio neto ajustado, que mide específicamente el comportamiento de los negocios, fue de 1.115 millones de euros, en línea con los 1.132 millones de los primeros seis meses del ejercicio 2018. Estos sólidos resultados se consiguieron en un contexto de caída de los márgenes internacionales de refino y con la suspensión de la producción en Libia durante, prácticamente, la mitad del semestre.

El negocio de upstream (exploración y producción) siguió siendo la estrella, al obtener un resultado de 646 millones de euros, similar al del primer semestre de 2018, en un periodo en el que la compañía realizó el mayor descubrimiento en tierra registrado en 2019 e inició la producción del proyecto Buckskin, en el Golfo de México estadounidense. El resultado de downstream (refino y comercialización) alcanzó los 715 millones de euros, frente a los 762 millones del mismo periodo de 2018.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...