edición: 2943 , Miércoles, 8 abril 2020
19/12/2009
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

Román se echa otra soga al cuello de Vodafone y agota el tiempo muerto de Colao

A pesar del impulso de la banda ancha, topa con la recuperación de Telefónica y la competencia de Jazztel y no compensa dos trimestres de descenso de benecios ni el adiós al 23% de su cartera móvil
Se ha convertido en la víctima de su propia guerra de precios y despega en el pulso de la banda ancha móvil en desventaja de velocidades y cobertura con Movistar
Ana Zarzuela

Buscaba el nuevo oasis de su banda ancha para 'vacunarse' de la 'gripe’ española' y las latitudes ibéricas para pertrecharse de las zozobras de sus otros mercados europeos, pero el tratamiento no le llega a Vodafone: acaba de ver, negro sobre blanco, que no puede entonar a dos voces con Jazztel y Telefónica eso de que “ha pasado lo peor”. Hace dos trimestres que se reducen sus beneficios, nada que no le pasara en el resto de sus mercados europeos y a sus competidoras -Telefónica incluída- en España. Eso era hasta ahora. La crisis de los ingresos de voz, la competencia en adsl, la guerra de precios, la recuperación de Telefónica en clientes de móvil y banda ancha y en despliegue de redes y la ‘excepción’ española  han lanzado a Román y a Vittorio Colao, el CEO de Vodafone, a hablar distintos ‘idiomas’. Colao atribuyó en julio las zozobras ‘ibéricas’ -en términos anuales la caída de ingresos ya era del 8,1%- a las olas del mercado. Pero esta vez Londres calla ante el descenso de ingresos de su filial española y sólo apuesta a que el horizonte local no mejorará en un semestre. En los predios de Román tratan de sintonizar con el ajuste de costes que marca Londres, aguardan al refarming y amasan las expectativas de la asignación de frecuencias, las que les pueden permitir el reimpulso del 3G y de la cuarta generación móvil, aunque suponga nuevas inversiones. Pero a la vista de la evolución de los ingresos en voz, Román se la juega por igual en los predios de la banda ancha y el internet en movilidad.

Pide tiempo. Espera los resultados del cierre del año para comenzar a digerir los efectos de sus desafíos, pero sabe que su carrera será contra los muros de Telefónica, también aquí. Y la prórroga, con su adsl naked y la banda ancha móvil a examen, le desgrana ya los primeros desencantos: Ni el mejor mes del año -octubre- en el resurgir del mercado de banda ancha, con  79.917 altas netas,  ni el record de portabilidades fijas (+25% la mayor parte impulsados por la contratación de paquetes) obran a favor de Vodafone: aún no ha conseguido hacer valer su apuesta por la banda ancha fija con la compra de Tele 2. Y la carrera del ADSL indirecto (el primero que se desligó de la cuota de Telefónica y aún el más barato a pesar de las carreras de jazztel, Telefónica y Orange) no compensa dos trimestres de rebaja de beneficios. Telefónica recupera terreno: con dos tercios de las nuevas altas de internet ha mano, ha revertido el ‘agosto’ que los operadores alternativos hicieron durante el primer semestre del año y deja a Orange y Vodafone creciendo en banda ancha y fijo por debajo de su cuota de mercado. Hasta la avanzadilla de la banda ancha móvil de Vodafone da con sus fronteras: despega al mismo tiempo que el de Movistar, más rápido y con mejor cobertura en las cinco CCAA de mayor dimensión.

Los analistas le advierten desde hace meses a Vodafone que comparte con Alierta el reverso de sus suertes: si Telefónica España ha conseguido frenar el descenso de beneficios en el mercado local, subirse al auge de la actividad comercial y sintonizar con el crecimiento del 0,3% global de la operadora, con un crecimiento en un 6% de los accesos de Internet por banda ancha y el aumento de la base de clientes móviles hasta 24 millones (a pesar del peso aún sobre la rentabilidad), a Vodafone, del otro lado del espejo, le duele España y un modelo de negocio, aún muy dependiente del móvil,  que se ha vuelto contra la operadora desde 2008.

Colao topa en España con las murallas de Alierta y Jazztel: no sólo por la respuesta de Telefónica, que acaba de revalidar su liderazgo -tiene más del 50% del mercado en 12 autonomías-, ha revertido la tendencia del mercado de adsl desde septiembre, se ha hecho con dos de cada tres nuevos clientes de banda ancha y recupera parte de las líneas que perdió en el primer semestre de 2009. Se ha adelantado en las velocidades de internet móvil, duplicará velocidades con el despliegue de VDSL y -aunque más dosificado y selectivo-, tiene a mano el despliegue de FTTH. Los de Fernández Pujals están a punto de alcanzar el número de clientes de adsl de Vodafone e incorporan ya el doble de nuevos usuarios.

A pesar de que el balance del último año aún dibuja un incremento de líneas del 16,5% para los operadores alternativos, del 5,6% para Telefónica y del 4,6% para los operadores de cable,  Telefónica mantiene más de un 55% de los clientes de ADSL y sigue en línea ascendente. En el último trimestre ha revertido el ‘agosto’ que los operadores alternativos hicieron durante el primer semestre del año: se ha hecho con el 61,5% de los usuarios que se han apuntado a la banda ancha entre agosto y octubre, a costa de las operadoras de cable y de sus rivales de ADSL (con el 22,7%), por debajo de su cuota de mercado. Y ni la perdida de clientes de Movistar hasta agosto, ni las olas de la portabilidad móvil para los OMV (se hacen con el 53, 7% de las altas netas desde agosto y aumentan un 2,89% su cuota de mercado) consuelan los balances de Vodafone: 49.852 líneas de Vodafone que han acabado en otro operador mientras que Movistar ha captado 6.019 de estas líneas, Orange 12.348, Yoigo 22.044 y los OMV se hicieron con 8.441.

La operadora británica mira la recuperación en telefonía celular de Telefónica, que ha conseguido 6.000 nuevos clientes en el último mes, desde el burladero de la ‘sangría de clientes: con el promedio de las operaciones de nuevas altas, portabilidades y bajas y el ajuste de clientes a los criterios de la CMT en septiembre, los de Román tienen que digerir la pérdida de un 23% de clientes móviles, más de 250.000 en el conjunto del año han decidido dejar a la compañía ‘azul’.

España se ha convertido en la ‘oveja negra’ de los mercados europeos en ingresos para Vodafone y un riesgo para su política de ajuste de costes. Las malas noticias fiscales (el tribunal económico-administrativo de Madrid acaba de sentenciar que la sociedad Vodafone Holdings Europe se dedujo de forma incorrecta 1.043 millones de euros de gastos financieros en los ejercicios de 2003 y 2004)  llegan después de un año y medio en que el negocio español ha llenado de sinsabores a Vodafone: en el ejercicio cerrado en marzo de 2009, la compañía británica realizó una provisión de 3.400 millones de libras (3.740 millones de euros) para reconocer el descenso de valor de su filial española por la crisis y el frenazo del consumo ha seguido hasta el tercer trimestre alimentando caídas del 7,5% en sus ingresos y el 12,2% en sus resultados. La ‘gripe española' de las telecos y Telefónica ha puesto contra la pared a Román en Vodafone. La matriz busca nuevos mapas y no se cierra a la quiniela de un nuevo ‘capitán’.

A VODAFONE LE DUELE ESPAÑA

Se engolosinó con la ‘ola’ de la banda ancha, ésa que le había permitido en junio alcanzar una cuota de mercado del 6% -frente al 4,3% de 2007-  y cerrar el primer semestre del año con una captación en torno al 32% de las ganancias netas de líneas de banda ancha, frente al 8% de 2008. En acceso a Internet fijo durante el primer trimestre, Vodafone batió a todos sus rivales en el primer trimestre de 2009, incluyendo a Telefónica, que por primera vez no lideró la ganancia de clientes en ese mercado. Por eso celebró el primer aniversario de su servicio con 103.000 nuevas altas en seis meses, el doble que en 2008, y sólo tenía en mente los 41.000 nuevos clientes de internet del primer trimestre cuando decidió declararle la guerra de la banda ancha a Telefónica. Se ha lanzado al cuerpo a cuerpo con Telefónica, juega a pisarle los talones y saltarse las líneas rojas -adsl indirecto, inversiones y geografía- que hasta ahora no habría traspasado. Ofrece banda ancha naked para toda España al calor de las rebajas del precio mayorista del adsl indirecto y extenderá nuevas centrales en latitudes como las Canarias donde Telefónica no tenía competencia, pero Román da en los muros de Alierta, los del mercado, la cobertura -la letra pequeña lo obliga a soltar velocidad a cambio- y ahora también, desde el pasado mes de agosto, en los de la guerra de precios. Hasta Francisco Román lo reconocía esta vez: la “agresividad de las ofertas de sus dos principales competidoras” en banda ancha le empieza a doler, incluso en clientes.

Telefónica está de vuelta, la reactivación de su relojería comercial le ha permitido recuperar el dominio del mercado del ADSL y marcar de nuevo las distancias con el resto de las operadoras: no sólo ha captado más clientes -92.000- en el último trimestre que en los seis primeros meses del año, con las altas de ADSL, VDSL y FTTH. La compañía se corona como líder en captación de clientes ADSL durante julio, agosto y septiembre, casi duplicando las cifras presentadas por Jazztel (47.702) y superando varias veces las de Vodafone (22.000). Multiplica por 3,5 la suma de usuarios de Vodafone y dobla la de Orange. La ganancia neta de accesos fijos de Internet de banda ancha supera en 1,1 veces la alcanzada en el primer semestre del año, en televisión de pago la ganancia neta se multiplica por 9,5 veces respecto al trimestre anterior, y al mismo tiempo se registra una importante mejora en la pérdida neta de accesos de telefonía fija, que se reduce un 33,4% respecto al segundo trimestre del año. En telefonía móvil la ganancia neta en el tercer trimestre de 2009 multiplica por 2,5 veces la acumulada en los primeros seis meses del año. La misma tendencia que ha consolidado en el mapa global de la operadora española, con un aumento de la base de clientes (+6,6%) hasta 268 millones, apoyado sobre todo en  la expansión de los accesos móviles (+8,9%), banda ancha fija (+9,8%) y TV de pago (+15,1%).

SINTONÍA CON LAS RECETAS DE COLAO

Francisco Román trata de pertrecharse en la trinchera del ajuste de costes. Al fin y al cabo, la filial española de Vodafone ha podido anotarse en el último trimestre un recorte del 6,8%, lo que ha conseguido limitar el impacto que la caída en ingresos ha tenido en el margen de Ebidta. Frente a un 36,8% en el primer semestre de 2008, en el 1S de 2009 ha sido un 36,4%. Pero aún muy lejos del de la matriz. Y más aún de la obsesión de Vittorio Colao, que a pesar de los resultados globales prepara ya para servirlo a partir de 2010 otro programa de recortes globales, al menos. La bitácora de Londres pasa por ajustarse el cinturón. Si no hay mejoras, ni esperan que sea uno de sus mercados motores -la mirada apunta más bien a los "salvavidas" de India y Turquía- al menos no están dispuestos a que manche los esfuerzos de Vittorio Colao, que llegó a su cargo con la trayectoria de ‘experto en ajustes’ y con la voluntad de hacer la travesía del desierto de la primera operadora móvil del mundo con la fórmula de tanto crecimiento como ajustes. Nada diferente al himno que el nuevo director de Vodafone para Europa, el francés Michel Combe, le impuso a Vodafone España desde su desembarco en el cargo en enero de 2009, cuando vio que durante el ejercicio fiscal de 2008, los costes operativos de la operadora en España habían sido de 1.362 millones de euros. Más ahora que digiere el éxito de sus planes de ajuste de 2009 -reforzó el flujo de caja en la primera mitad del año- y que el Consejero Delegado de Vodafone Group se ha propuesto volver a los costes operativos de dos años atrás antes de 2011.

Después de una gestión en la que el operador británico se centró en la expansión en los mercado emergentes, Vittorio Colao asumía -en 2008, con su sucesión a Aarun Sarin- las riendas de una ‘crisis’ con epicentro en la Périda Albión y la ‘piel de toro’ y quizá por eso se tomó ya a pecho los avisos de Citigroup, de que su dirección debía prestar atención a los riesgos asociados con el mercado español. Son los mismos que atribuyeron el inesperado retroceso del primer trimestre de 2008 en unas latitudes en las que habían apostado por el consumo de voz y hasta el mercado inmigrante a "un lapsus en el control". Ya desde 2008 en los despechos londinenses comenzaron a pergeñar la teoría de la ‘fiebre española’ a la que luego se subió también París para explicar su parte: el rumbo de Orange. Una mancha que ni Vignolles ni Román -cada uno por su cuenta- se han podido sacudir del todo desde entonces. En el último trimestre, los ingresos totales de Vodafone en España disminuyeron un 7,5%, hasta los 3.367 millones de euros, mientras que los del grupo crecieron un 9,3%.

Es también Vittorio Colao el que insufló en los planes de Román la ‘conveniencia’ de rebajar la guerra con Telefónica en el mercado español y anunciar a los cuatro vientos, desde el pasado mes de marzo,  que Vodafone estaba dispuesta incluso a compartir fibra óptica con Telefónica. Eso fue antes de que el equipo de Alierta le cogiera el guante de la guerra de la banda ancha y las redes ultrarrápidas.  Y es que Vittorio Colao no espera cosas mejores de España, no al menos por ahora. Descuenta en público que puede seguir siendo una carga para sus negocios, lastrada por las tasas de desempleo del 18%. “la presión sobre nuestro negocio continuará”, advertía el británico hace menos de un mes: sólo le consuela la depreciación de la libra frente al euro y la provisión de sus cuentas. Las ‘malas vibraciones’ han saltado ya incluso al discurso oficial de Francisco Román. No había que leer entre líneas para reconocer que a la vista de la caída de ingresos del primer semestre de su ejercicio (abril-septiembre) ya no tiene claro que 2010 sea un mejor año para la economía española. Sólo se ha atrevido a reconocer “ciertos signos alentadores” tras el tráfico sostenido, el incremento de su cartera total en 78.000 usuarios de abril a julio y el suelo de su cuenta de clientes de contrato, un 60% del total. Pero la morosidad empieza a llamar a los móviles.

EL SEGUNDO ROUND DEL INTERNET MÓVIL

Las operadoras alternativas han encontrado hueco en la reventa indirecta del ADSL de Telefónica -por primera vez en la modalidad mayorista similar a sus 6 megas-. El ADSL sin cuota de línea permite a los usuarios un ahorro de hasta el 40% sobre el precio del servicio tradicional con llamadas incluidas, según una comparativa publicada por BandaAncha. Vodafone da servicio telefónico a través de la red móvil GSM, emulando al servicio fijo. Orange ofrece una línea de teléfono mediante VoIP, una solución en la que la voz se transporta como información digital sobre la propia conexión ADSL, y Telefónica provee solo de conexión de datos a los usuarios que así lo requieran con el ADSL Libre. Y algunos operadores han empezado a sacar partido a prestaciones avanzadas como el Fastpath que reduce la latencia o el Anexo M, que da más velocidad de subida. Pero la operadora que preside Alierta gestiona 5,3 millones de accesos a Internet en España. Ni las ofertas de Orange y Jazztel, ni las de Vodafone- que busca la convergencia ADSL y móvil con las tarifas más agresivas del mercado- amortiguan el impacto de la reacción de Telefónica, con sus promociones de 12 meses y la contraoferta  de un descuento del 30% para fidelizar a sus clientes. El pulso en la guerra de la banda ancha no ha hecho más que empezar.

Vodafone esperaba los resultados del tercer trimestre del año para comenzar a digerir los resultados de su desafío, pero sabe que su carrera será contra los muros de Telefónica, también aquí. Se aferra en España a las ofertas convergentes de móvil y ADSL para ahorrar costes, a ‘internet para llevar’, a la guerra de velocidades de subida y a la de los contenidos y las redes sociales con su servicio 360º. La guerra tendrá el segundo asalto en Navidad. Por ahora, antes de que acabe el año, Telefónica doblará la actual tasa de transferencia de todos sus clientes de adsl sin encarecer los precios y comenzará la comercialización de su tecnología VDSL2+ con velocidades de hasta 50 megas. Ya ha anunciado además las primeras pruebas en laboratorio con LTE (Long Term Evolution) o red de cuarta generación (4G), una tecnología con la que se alcanzarán velocidades de descarga de hasta 320 Mbps y 80 Mbps en subida.

Vodafone estudia el lanzamiento de una plataforma de IPTV que permita empaquetar en una sola oferta telefonía fija y móvil, banda ancha y televisión de pago. Pero es en la banda ancha en movilidad en la que la segunda operadora de telefonía móvil deposita todas sus expectativas. El número de clientes con la tarifa plana mensual de 12 € para la navegación desde el móvil ya se ha multiplicado por 3 en el último semestre y sus  ingresos por tarifas planas de Internet para el móvil aumentan un 17,0% respecto al mismo semestre del año anterior. Vodafone le pisa los talones de la velocidad y la cobertura a los mapas de Alierta: no ha podido arrancar con ventaja en la carrera del internet en movilidad. El despegue del HSPA+ con hasta 21 Mbps. de velocidad en las siete principales ciudades del país, muy por encima de los 7,2 Mbps que hasta ahora ofrecían sus redes móviles, ha visto la luz al mismo tiempo que el de Movistar, que comenzó desde abril el despliegue de HSPA+ en Madrid y Barcelona y durante el 2010 extenderá la cobertura a todas las ciudades con más de 250.000 habitantes. Y el estudio de Movilzona.es y el grupo ADSLzone confirma que Movistar presentado los mejores registros en ambas ciudades, con un máximo de 13.323 Kbps. de bajada y 1.280 Kbps. de subida en Barcelona, y 11.727 Kbps. de bajada y 1.242 Kbps. de subida en Madrid.

Vodafone alcanza 10.452 Kbps de descarga y 1.165 Kbps. de subida en Madrid. Las velocidades que presenta Vodafone son alcanzables con HSPA, mientras que los 11 y 13 Mbps que llega a alcanzar Movistar requieren necesariamente la modulación 64QAM de HSPA+. Telefónica Movistar es la compañía más rápida y con mejor cobertura de banda ancha móvil en cinco de las comunidades autónomas de mayor dimensión en España. Vodafone le gana, sin embargo, en once autonomías, algunas de las más dinámicas del país. En estos territorios Telefónica queda en segundo lugar. Telefónica, además, ha mejorado además las actuales tarifas planas de Internet. En concreto, en la 'Tarifa Plana Internet Plus', que se comercializa a un precio de 39 euros, se incrementa la calidad de descarga hasta los 7 megas por segundo y la velocidad pasa de 3 a 5 megas por segundo.

Vodafone sabe también que en la cúspide de las redes de internet, el horizonte pasa por la fibra ultrarrápida hasta el hogar y la diferencia la marcarán los 100 megas, un tren al que por ahora sólo Telefónica se ha subido con asiento propio, aunque haya reducido un 28% sus inversiones en el despliegue de fibra óptica y Guillermo Ansaldo reconozca que la velocidad se adaptará al son del mercado y al tono de las inversiones.

Como todas las alternativas, la operadora británica puede revender la oferta mayorista hasta los 30 megas, configurar la velocidad de sus ofertas de fibra hasta ese tope con libertad, acceder a las canalizaciones y conductos de Telefónica (lo que les permite ahorrarse un 80% de sus costes) e incluso a la fibra desplegada dentro de los edificios (que el primer operador en desplegar debe alquilar a sus competidores). Pero gana tiempo de prueba en prueba y a la rueda de Telefónica.

Los cálculos de la operadora británica estiman que para que a un operador le resulte rentable invertir en fibra óptica en España debe contar con una cuota de mercado de al menos un 40%.  También Jazztel ha comenzado a ganarle la mano aquí: cuenta ya con más de 25.000 km de fibra óptica que le permite estar presente en más de 100 áreas metropolitanas y parques empresariales; ha invertido en una red NGN de próxima generación, una de las más avanzadas en España, y el acuerdo con Huawei –para gestionar la operativa y el mantenimiento de la red- que acaba de comenzar a ejecutar este mes le permitirá ofrecer nuevos servicios como VDSL2 y ADSL2+ Bonding, que permiten duplicar las velocidades que Jazztel está ofreciendo actualmente a sus clientes.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...