edición: 3100 , Miércoles, 2 diciembre 2020
20/03/2012

RSE y competitividad, el objetivo de las pymes

Beatriz Lorenzo

Las pequeñas y medianas empresas conforman un amplio porcentaje del tejido empresarial y necesitan, tanto o más que las grandes corporaciones, subirse al carro del crecimiento sostenible para sobrevivir en el nuevo escenario económico tras la crisis. Las pymes han tenido, tradicionalmente, muy poco acceso a las guías, códigos y recomendaciones que florecen desde el panorama institucional a las que, por el contrario, acceden sin reparos las grandes corporaciones. 

Y es que la mayoría de las pymes sufren gran presión por la maximización del beneficio a corto plazo quizá por no estar presentes en los mercados financieros. Así las cosas, la competitividad es un arma imprescindible también para las pymes, combinándola con el desarrollo sostenible y los principios responsables. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) junto con la Comisión Europea ha promovido una iniciativa para compartir riesgos y facilitar que los bancos concedan líneas de crédito a los pequeños empresarios.

La iniciativa se inscribe en la política de apoyo a las pequeñas y medianas empresas que busca facilitar, en la actual coyuntura económica, el acceso de las pymes a una financiación en condiciones favorables en términos de plazos ó tipos de interés.

APOYO

De la mano del Banco Europeo de Inversiones, durante 2011 más de 120.000 PYMEs recibieron apoyo del BEI en toda Europa a lo largo del año pasado. Asimismo, el BEI firmó nuevos contratos de préstamo por valor de 61.000 millones de euros en cerca de 70 países. En 2011, el Banco firmó nuevos contratos de préstamo por valor de 61.000 millones de euros en cerca de 70 países. Se destinaron 54.000 millones a proyectos situados dentro de la Unión Europea y 7.000 millones a proyectos en el resto del mundo (un 50% de estos préstamos se destinaron a países en fase de preadhesión). El BEI ha desembolsado 60.000 millones de euros, llegando así a alcanzar su mayor contribución financiera a la economía real hasta ahora. Además, las financiaciones en apoyo de proyectos que contribuyen a reducir las emisiones de carbono se han elevado al 30% del total de los préstamos.

Los incentivos de este tipo son necesarios. Destaca también el programa SOCIALSME, financiado por la Unión Europea cuyo objetivo es transferir y desarrollar una metodología innovadora para el desarrollo de una estrategia responsable y comprometida en las pymes de Europa. Propósito que busca alcanzarse mediante la utilización del Cuadro de Mando Integral, él cual supervisará la metodología usada y ayudará a desarrollar actividades de aprendizaje sistemáticas dentro de las PYME, concretamente de: Polonia, Bulgaria, España, Lituania, Rumania, Letonia, Chipre, Portugal y Alemania. Cada uno de los socios del proyecto ha contribuido en la identificación de las necesidades de aprendizaje de las pymes sobre RSE en cada país participante, en la adaptación del producto del proyecto a las diferentes culturas y en la elaboración de una metodología detallada para el desarrollo del aprendizaje en las pymes aprendizaje basado en prácticas responsables y orientadas a la sostenibilidad a largo plazo.

La Comisión Europea incide en la importancia de las pymes responsables y competitivas a la vez. En el Libro Verde y en la Comunicación de Julio de 2002, dedica especial atención al tema de la RSC y el buen gobierno en pymes. El Libro Verde indica que “El aumento de su práctica en las pequeñas y medianas empresas incluidas las microempresas, es fundamental, porque son las que más contribuyen a la economía y la creación de los puestos de trabajo”. En España el Observatorio de RSC contribuyó en su día en este ámbito mediante la publicación de una Guía para la implantación de la RSC en las pymes, asegurando que “el hecho de retener mejores equipos de trabajo por que estarán orgullosos de trabajar en la empresa, redundará en la productividad y calidad de los productos y servicios que ésta ofrece…además el tener un buen clima laboral influye muy positivamente en la reputación de la empresa, lo cual a su vez se transmite a los clientes”.

En este sentido, un análisis de IESE que explora la integración de la RSC en las pymes encuentra que las actividades socialmente responsables más comunes son las relacionadas con los empleados, presentes en casi un tercio de las pymes de la muestra, seguidas por las actividades en la comunidad y el medio ambiente. No debe obviarse el hecho de que las pymes tienen una ventaja sobre las grandes empresas: sus empleados pueden sentirse más visibles y mejor valorados al formar parte de una plantilla más pequeña. En este sentido, se apunta que: "con las actividades adecuadas se puede lograr una plantilla más motivada y formada en múltiples tareas, en la que cada empleado desempeña un papel en la creación de valor"

Para los expertos, entre las recomendaciones que suelen esgrimirse a la hora de optar por un buen gobierno corporativo en las pequeñas empresas está la de que a medida que la empresa crezca, se pase de un sistema basado en órganos de gobierno informales a la creación de un Consejo de Administración. Asimismo, la recomendación de que en caso de que la empresa nombre consejeros independientes, estos ejerzan de correa de transmisión entre accionistas directivos y accionistas que no lo son, aportando objetividad a decisiones claves, como las relacionadas con el reparto de dividendos. Por último, es fundamental que exista una separación clara de las funciones que ejercen los órganos corporativos y los familiares.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...