edición: 2599 , Martes, 20 noviembre 2018
14/07/2014

RU se enfrenta al BCE en el tribunal europeo por las normas de compensación de las ECC

Carlos Schwartz

Este miércoles el Gobierno de Reino Unido y el Banco Central Europeo (BCE) se enfrentarán en la causa promovida por Londres contra una circular del BCE que exige a las entidades centrales de contrapartida que compensen más de un 5% de sus operaciones en euros a tener su sede en un país de la zona del euro.

Reino Unido ha reaccionado en defensa de su industria financiera y en particular de las ECC, que como London Clearing House-Clearnet (LCH), centralizan una parte considerable de las operativas en euros. LCH ha sido la fuente de liquidez de la banca española durante la crisis financiera al descontar deuda pública contra dinero a los principales bancos españoles como Banco Santander, BBVA, CaixaBank, quienes a su turno cedían esa liquidez al resto del sistema a través del sistema de compensación español propiedad de Bolsas y Mercados de España (BME). La circular de 2011 fue denunciada por Reino Unido ante el Tribunal de Justicia Europeo y la vista es esta semana.

El argumento del ataque de Londres es que la circular, aprobada bajo la presidencia de Jean Claude Trichet, es contraria a las normas del mercado único europeo. El BCE argumenta que las ECC que operen en euros tienen que estar en territorio del euro porque deben estar bajo la cobertura de liquidez del emisor del euro, es decir el BCE. El argumento es que en caso de una crisis tiene que haber un prestamista de último recurso en la moneda europea que pueda conceder liquidez al compensador para evitar una quiebra que arrastre a todo el sistema financiero. LCH recibirá la cobertura del Banco de Inglaterra, pero este no es una fuente ilimitada de euros, que es lo que reclama el BCE. Los críticos de la entidad con sede en Frankfurt afirman que “ese problema se solventa con una línea de swap de divisas sin limitaciones, con su uso restringido a un caso de crisis de una ECC”. Pero el BCE hasta ahora ha mantenido su posición afirmando que la única posibilidad de dar cobertura de liquidez a las ECC que operen en euros es que estén en un país de la zona del euro, ya que eso supone la integración del banco central nacional en el BCE y por lo tanto el acceso a liquidez ilimitada.

En su circular sobre política financiera el BCE expresó su “gran preocupación” por el desarrollo de importantes infraestructuras financieras basadas en el euro fuera de la zona de la moneda única “ya que esto potencialmente cuestionaría el control del Eurosistema sobre el euro”. La idea de que el desarrollo de mercados en su divisa cuestione el control  de la moneda no suena convincente si se tiene en cuenta el papel que juegan los grandes mercados de divisas y el hecho de que en ellos, como es el caso de Londres, se hace la mayor parte del cambio de monedas mundial. Este tipo de reflexiones es lo que ha llevado a algunos analistas a señalar que para el BCE de lo que se trata es de limitar el desarrollo de infraestructuras fuera de su zona de influencia y en todo caso llevar negocio a los mercados financieros continentales. El problema para Reino Unido es que viene de dos derrotas consecutivas ante la Unión Europea. Su oposición frontal a la tasa sobre las transacciones financieras (TTF) fue rechazada por el Tribunal Europeo, al igual que su oposición a que los reguladores europeos prohíban las posiciones cortas en los mercados de acciones, práctica que Londres defiende sin limitaciones.

Tras esas dos derrotas la defensa de los intereses de la City de Londres que es el principal centro financiero de Europa y sede de muchos mercados que dejan fuertes ingresos a Reino Unido, ha quedado muy limitada. Las ECC forman parte de una de las redes de seguridad fundamentales tejidas alrededor del sistema financiero internacional en un intento por limitar ciertos riesgos sistémicos como el mercado bilateral de derivados como los swaps forzando a que este tipo de operaciones se cierren en entidades centrales de contrapartida y no de forma bilateral conocida como “over the counter” (OTC).

El sometimiento de los contratos de derivados a las ECC fue una decisión del G20 al comienzo de la crisis financiera en 2008. En torno a ellas sigue abierto el debate de cómo supervisarlas y regularlas, algo a lo que se viene a sumar la circular del BCE. Ocurre que dentro del análisis de fuentes jurídicas, la circular del BCE no sería vinculante. Pero para Reino Unido el problema es otro. Su interpretación es que el BCE cierra la puerta a asistir a las ECC fuera de la zona del euro que se vean en riesgo de quiebra, y sólo lo harían dentro de su propia zona. De acuerdo con fuentes jurídicas, el fallo de la causa promovida por Reino Unido recién se conocerá dentro de algunos meses.

De acuerdo con fuentes de medios financieros Londres está modificando su legislación para que las ECC tengan una cobertura de liquidez del Banco de Inglaterra, pero esa liquidez en caso de requerirse en euros tiene limitaciones ya que no se trata de un banco del Eurosistema que emite euros. El debate sobre quien y como supervisa a las entidades centrales sigue mientras tanto su desarrollo. La política dentro de la zona del euro es que el control de estas entidades recaiga sobre el regulador de los mercados bursátiles algo que no está tan claro para todos los actores en la medida que esa supervisión pueda ser más compleja que lo previsto y requiera instrumentos de control de los que carecen los supervisores de las bolsas a escala europea.

La Autoridad Europea de los Mercados de valores (ESMA, por sus siglas en inglés) ha intervenido en este sentido con el apoyo de la UE dictando las normas de capital para las ECC y su regulación que se ha incorporado a la normativa  de la EMIR reformada. El pasado siete de julio la ESMA dio a conocer una lista de 9 ECC autorizadas a operar en la UE. En esa lista el regulador varía de acuerdo con el país. En algunos casos es el regulador de las bolsas y en otros el banco central del país.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...