edición: 2308 , Jueves, 21 septiembre 2017
27/09/2010
Banco Pastor no quiso ir de comodín y se quedó a las puertas de la fusión Sabadell-Guipuzcoano

Sabadell y Bankinter aspiran a desplazar al Popular del podio bancario

Guerrero y Botín, estrategias diferentes e idéntico objetivo: ser el tercer banco del ranking
Juan José González

Dos ‘grupos’ de entidades bancarias, medianas, compiten por hacerse con un lugar en el podio del ranking bancario español. Ocupar el tercer puesto de la clasificación, tras Santander y BBVA, es el objetivo marcado por Sabadell-Guipuzcoano por un lado y, por Bankinter -Pedro Guerrero- y Banesto -Ana P. Botín- por otro, si bien, estos dos últimos, con estrategias diferentes aunque compartiendo destino final, luchan, se mueven y hablan para ocupar el tercer puesto en el cajón, en el podio, donde ahora se mantiene Banco Popular.

Los planes de reestructuración a fondo del sector financiero, fijados por el Banco de España, se van cumpliendo conforme al calendario previsto, tan sólo cabe objetar que el proceso, aunque camina sin pausa, es demasiado lento. La primera parte, la de las cajas de ahorros, camina a baja velocidad, con sus particulares avatares, pero desde el verano en adelante los consejos de administración de las cinco operaciones en marcha, se han reunido en numerosas ocasiones y tomado decisiones, que no es poco. Satisfacción en Cibeles ante el final del atasco que se había producido en las cajas al término del primer trimestre. La segunda fase de esa reestructuración del sector interesa a la banca privada. Se trata de otro mundo, con propietarios privados y accionistas a miles, en cuyos consejos no se sientan ‘cargos’ ni representantes políticos de los Gobiernos autónomos, lo que en principio debería jugar a favor de alcanzar acuerdos en materia de fusiones, por ejemplo.

La segunda fase ya ha comenzado con la fusión de dos entidades del segmento mediano de la banca española: Sabadell y Guipuzcoano. El movimiento de adquisición del vasco por parte del catalán fue claro, rápido y directo. Se perdió poco tiempo en las conversaciones y, aunque el vasco, con un tamaño notablemente inferior de activos, pero mediano, fue integrado en el catalán sin mayores traumas. El Sabadell es un banco comprador nato, como muestra la colección de marcas en su poder. Solbank, Activobank, Banco Herrero, Banco Urquijo y desde hace unas semanas Banco Guipuzcoano forman el ya complejo entramado de entidades absorbidas, si bien en la actualidad trabaja en el plan de ‘clarificado’ de marcas comerciales según el cual la dirección del Sabadell no le gustaría repetir el conglomerado multimarca de la histórica Rumasa, de tan infausto recuerdo.

El Banco Sabadell no parece haberse parado en el Guipuzcoano, sigue de compras porque, aunque con numerosas interrupciones, el catalán mantiene su plan de formar un grupo que lo consolide como la tercera entidad financiera del mercado español. En las últimas conversaciones mantenidas entre Sabadell y Guipuzcoano –conversaciones negadas hasta la saciedad por el vasco hasta tres minutos antes del acuerdo con los catalanes- había un tercer invitado de quien se esperaba que formara parte de la operación propuesta por el Sabadell, pero que cerca del final decidió mantenerse al margen y “seguir con su proyecto independiente” según el gallego. Conocedores de la operación señalaron que el Sabadell, cuando sale a comprar, tiene fama de pujar bajo.

Banco Pastor se rehace lentamente de una profunda crisis en los últimos tres años. Es una entidad deseada por cajas pero también por bancos medianos. En la historia más reciente ha entrado en quinielas de todo tipo, con el Popular, con BBVA, con Bankinter y en las últimas semanas con Sabadell (parece ser que con todos menos con Banesto). Es considerado como el ‘comodín’ en numerosas operaciones de fusión.

Sin embargo, no gustan en el banco gallego las teorías que le señalan como un ‘comodín’, papel que no habría jugado en la operación de Sabadell y Guipuzcoano debido a su tamaño. En el sector financiero, la explicación del Pastor (proyecto independiente) es interpretada como una respuesta diplomática a una propuesta que en algún momento llegó a agradar en el gallego. El proyecto de Sabadell se esta demostrando como el más respetuoso y razonable de los planteados en la actualidad.

La fusión es considerada en el Banco de España como razonable porque es complementaria y porque las sinergias que se producen no son lesivas ni para la red ni para las plantillas, no hay solapamiento entre Sabadell ni Guipuzcoano, como tampoco se produciría entre estos dos y el Pastor. El Banco de España ve “sentido estratégico” a la operación de catalanes y vascos, sin embargo, no se ha pronunciado en el caso de que el Pastor se uniera a la propuesta del Sabadell, una decisión que, aunque descartada en la actualidad no dejará de estar presente en el horizonte.

También en el horizonte, no se sabe si a corta, mediana o muy larga distancia, se encuentran Banco Popular, Bankinter y Banesto. Tres estrategias distintas de crecimiento, si bien las dos últimas podrían haber modificado en los últimos meses sus objetivos y acercar posiciones. La lucha por el podio de esa tercera plaza en el ranking bancario (exceptuando las cajas) contaría con nuevos jugadores, a pesar de no tener todo el sentido estratégico que le gustaría al Banco de España.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...