edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
22/11/2019
banca 
Maniobras bancarias

Sabadell aparece en el objetivo de BBVA para evitar una ”intervención” por fusión con Bankia

El mercado sugiere una doble operación de venta de Compass para adquirir Sabadell y cortar la intención de un próximo Gobierno de entrar en BBVA a través de la fusión de este con Bankia
Juan José González
Un singular movimiento, especulativo, sin duda, es el que viene divulgando un consejero de una entidad financiera en el interés de propiciar la explosión final de la fusión grande, la que queda por concluir, mejor por comenzar. Y con este propósito se mueven en Madrid y en Alicante (sede del Banco Sabadell) los interesados en provocar la chispa que precipitaría la fusión, la unión del hoy en tribunales BBVA con el Banco Sabadell. El último intento, por reciente, es el que ha proporcionado el informe del departamento de análisis de la firma Alantra, sociedad estructurada en forma banco de inversión y que preside Santiago Eguidazu. Se trata de un informe de análisis normal, habitual para el trabajo de un departamento de analistas financieros. En esta ocasión se han detenido en el análisis de una hipótesis posible, probable y ejecutable, como esla consideración de una fusión entre dos entidades bancarias que se puede decir, depende de cómo se presente la propuesta, complementarias, hasta el punto que la unión de BBVA y Sabadell se considera con los números y masas patrimoniales y demás capítulos que se consideran que bien podrían resultar el encaje ideal. Una unión que sería rica en sinergias, en implantación geográfica en aquellas zonas más interesantes de público y empresas, unión o fusión de las dos entidades recomendable por tanto habida cuenta de que la una (BBVA) se la considera la avanzadilla de la era digital mientras que la otra, más atrasada en tecnología, sería la palanca que necesitaría el primero para crecer en balance y en el mercado nacional.
Pero de lo que no cabe duda es de que la unión, se supone por absorción del Sabadell por parte del BBVA, que dominaría la operación, sería una buena opción para este último, la salvación a todos, o casi, sus problemas financieros y de rentabilidad. Al margen de la coyuntura delicada que preside la vida diaria del BBVA, entre tribunales con acusaciones graves y susceptibles de provocar daños mayores en la reputación de la entidad, el banco se encuentra  en una compleja disyuntiva, en un cruce peligroso de carreteras en el que se juegan la vida sus filiales, las dos terceras partes del grupo BBVA si se tienen en cuenta los problemas de Compass, filial norteamericana, y de Garanti, su filial en Turquía.

Las dos son piezas claves para los resultados del grupo, para bien cuando aportan beneficios y para mal cuando, como es el caso, reportan pérdidas, es decir, restan resultados. La situación no es nueva, no es el mal resultado de un mal ejercicio si no la persistencia de problemas de rentabilidad que ya parecen haberse `cronificado´. Dificultades que convierten a Garanti en un problema de mercado pero también de país, y de largo plazo y complejo como corresponde a una enmarañada situación política de Turquía. Otro tanto sucede con Compass, un banco que, según los expertos se presenta como imposible para obtener la rentabilidad adecuada a la inversión comprometida y al riesgo.

Ni Garanti ni Compass parecen haber aprovechado los mejores momentos de la coyuntura, la mejora de las condiciones económicas tras la crisis, para enderezar sus números y recuperar la rentabilidad objetivo, la señalada por el grupo bancario. Si en Turquía fallaron el mercado, la situación política y la crisis económica después, en EE UU la planificación del grupo y la orientación de productos al público no parecen haber acertado. Los analistas apuntan a que una rentabilidad de tan sólo el 7% de ROTE, y en el mejor de los casos, está muy lejos del 10% y del 11% que sería recomendable para una inversión tan importante como es la filial norteamericana. Y en el caso de Garanti se puede decir lo mismo aunque con el agravante del mayor volumen y peso de la apuesta de BBVA en Turquía.

Así las cosas, se presenta el movimiento interesado del consejero bancario con un posible doble objetivo: bien proponer la fusión entre BBVA y Sabadell como salvavidas para el primero, o bien como estrategia defensiva contra Bankia, entendiendo esta segunda posibilidad como una toma de control o intervención de facto de las autoridades en el banco de Carlos Torres. Se recuerda en medios financieros que algunas de las decisiones en el pasado de este banco (evitar su colaboración en la Sareb, también en la salida a Bolsa de Bankia y la negativa en la ampliación de capital del Popular. Asuntos pendientes que todavía permanecen en el recuerdo.

La venta de Compass sería, sin embargo, la pieza angular del movimiento que abriría la posibilidad de afrontar la adquisición de Sabadell. Pero los cálculos no salen o fallan en algún punto puesto que supondría infravalorar las acciones de Sabadell que, según los analistas financieros se podría adquirir por una cifra próxima a los 8.000 millones de euros. Es más probable que BBVA pudiera hacerse con una parte de Bankia a cambio de los 8.000 millones de euros procedentes de la venta de Compass. Una operación que sí puede encontrar su encaje entre las autoridades, si bien no parece que sea el actual momento político el más oportuno para proponer el matrimonio bancario.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...