Salarios al Palacio de Invierno
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
23/04/2018

Salarios al Palacio de Invierno

Alguna entidad bancaria ya ofrece fórmulas de protección patrimonial para llegar a los cien años de edad con el bolsillo caliente o con la libreta de ahorro a prueba de bombas y recesiones puntuales. Y según parece, encuentran clientela suficiente y muy interesada en el asunto, conscientes de que la longevidad ha llegado para quedarse y que en pocos años se convertirá en anécdota. Los humanos vivirán más pero aún se desconoce cuántos, quiénes y en qué condiciones. Tan sólo eso; que la vida será más larga.

El pronóstico de sesudos estudios académicos, ya en manos de potentes clínicas privadas y otros tantos bancos también privados, nada avanza ni pronuncia de las diferencias salariales de la raza humana, es decir, de lo que se lleva a casa un trabajador raso y lo que le llega a un señor consejero o directivo ordinario. Porque no se trata de medicinas milagrosas ni de fármacos, sólo al alcance de las más altas nóminas. Sino de otro fármaco más específico y eficaz que cualquier cirugía al uso: la retribución, el sueldo o salario.

Esta parece ser la principal medicina que marca la distancia, más o menos corta o larga, en ese horizonte vital. Porque la diferencia entre el ejecutivo español mejor pagado, con unos 22 millones al año, y mi vecino con 11.153 euros en el mismo período, resulta una diferencia tan abismal que no debería extrañar que el primero desee, ansíe y acaricie una muy larga y prolongada vida y el segundo, mi vecino, quiera partir en breve hacia un paraíso del que tan sólo tiene referencias divinas.

Se está convirtiendo el abismo salarial (algunos bromean y le llaman brecha) en un mantra que lleva camino de igualar al que hace treinta años comenzó como un runrún local para terminar en lo que hoy es un sólido y firme `cambio climático´ por todos (o casi) sufrido y aceptado. Abismo salarial, desigualdad enfermiza que se manifiesta en la imposible sostenibilidad de las pensiones. Que mueve masas de jubilados y su público potencial, que sale a la calle para reclamar dignidad salarial. Ahora se baraja la idea genial de crear una comisión de sabios para poner orden en el buen gobierno salarial, quizá en busca del término medio que evite a la multitud la caída por el abismo salarial o se olviden, por ahora, de llegar a tomar el Palacio. Siempre habrá otros que prefieran llegar a los cien años.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...