edición: 2721 , Martes, 21 mayo 2019
25/10/2011
Se trabaja ya en la hipótesis de solicitar, obligadamente, demoras a Bruselas
Elena Salgado, ministra de Economía

Salgado deja entrever una “economía de guerra” tras el 20N

La batalla de las Comunidades será dramática y la subida del IVA, inevitable
Juan José González

Escaso margen y muy poco tiempo, parecen ser las dos coordenadas de urgencia sobre las que se trabaja para enfocar la economía española tras las elecciones del 20N, incluso, con independencia de la formación política encargada de formar Gobierno. La vicepresidenta Elena Salgado, ha dejado entrever en las últimas reuniones mantenidas con funcionarios de la UE, que tras las elecciones generales del próximo 20N, no habrá otro remedio que presentar un nuevo paquete de medidas –el enésimo- para lograr acercarse al objetivo de déficit fiscal del 6% en el ejercicio que finaliza. La vicepresidenta adelanta de esta forma las primeras notas, no exentas de melodrama en su forma y presentación –filtraciones serias- sobre el escenario económico a corto y medio plazo, el tiempo que media entre el día siguiente de las elecciones, lunes 21, y finales de diciembre, con un nuevo Ejecutivo en Moncloa. Situación poco menos que dramática, la que comienza a aventurar la responsable económica del Gobierno, con las Comunidades Autónomas como telón de fondo.

Sensación generalizada de que lo peor esta por llegar, a falta tan sólo de la definición del escenario. Y este puede quedar despejado cuando se produzca la suma de las decisiones del próximo miércoles, en la reunión de los líderes de la Eurozona, y los resultados del 20N: si como consecuencia de lo primero se conocen las puntos sobre los habrá que incidir, los resultados electorales decidirán quién será la mano que ejecutará las nuevas medidas de política económica. En cualquier caso, parece haber coincidencia en que el tiempo y el margen de maniobra del nuevo Ejecutivo será tan limitado que a penas contará con una alternativa distinta a la combinación de dos elementos: una subida inevitable de algunos impuestos, caso del IVA, y la petición a Bruselas de un nuevo margen, una pequeña prórroga para el cumplimiento de algunos compromisos del anterior –hoy actual- Gobierno.

Los recortes están a la vuelta de la esquina. Las CC AA trabajan en las últimas semanas en planes de recortes, más o menos profundos, más o menos polémicos, en estos últimos se encuentran aspectos relativos a los capítulos educativos, sanitarios y subvenciones a, por ejemplo, organizaciones del Tercer sector (asociaciones, fundaciones y empresas sociales sin ánimo de lucro). El término ‘copago’ se ha hecho consustancial a la crisis y las organizaciones sociales ya cuentan con avisos de recortes financieros para sus actividades del próximo año.

Lo cierto es que las CC AA están funcionando con la incógnita desdibujada de la cifra de gasto para el próximo ejercicio: desconocen el volumen aproximado de las transferencias que recibirán del Estado, algo así como el 68% de los fondos que manejan las Autonomías proceden del Estado central. Y este no suelta prenda mientras aquellas no publiquen sus últimas posiciones presupuestarias, asunto que originó una fuerte discusión en junio pasado entre el Gobernador del Banco de España y la vicepresidencia Económica del Gobierno. Así las cosas, la decisión de no del Ejecutivo de no decretar la prórroga de los Presupuestos Generales, ha sido como poner la venda en los ojos a las CC AA a la hora de plantear un escenario previsible en las cuentas para el próximo ejercicio, lo que augura una dura y cruenta batalla en el frente autonómico, algo que deberá recomponer el próximo Gobierno con absoluta urgencia.

Urgencia que según uno de los asesores del programa económico del Partido Popular será la base para poder solicitar en Bruselas una prórroga en algunos de los plazos comprometidos por el Gobierno antes del 20N. La hipótesis de ese programa se centra en la necesidad de asegurar por todos los medios, el cumplimiento del déficit fiscal para 2011 del 6%, algo imposible de alcanzar a tenor de la información presupuestaria disponible hasta la fecha.

Y en medio de todo el panorama económico, un país en la antesala de elecciones generales, se dispone a posponer cualquier plan de ajuste y presupuestos para después de los comicios. Bruselas sigue con la mirada puesta en las deudas Autonómicas de la misma forma que lo hizo sobre las cuentas griegas, con extrema preocupación; lo hace también sobre los créditos impagados, los créditos problemáticos, las deudas del sector inmobiliario. Pero las cuentas no salen ni en España –los ingresos por las privatizaciones no llegarán hasta el segundo trimestre de 2012- ni en Bruselas. Así que es previsible que si el próximo Gobierno solicita una mora en algunos de los compromisos adquiridos, Bruselas recomiende medidas de ajuste fiscal; más ingresos, luego, mayor recaudación, lo que significa, no sólo más recortes, si no también, uno o dos puntos más de IVA. Y antes que los Reyes Magos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...