edición: 2850 , Miércoles, 20 noviembre 2019
02/07/2009
La comparecencia trimestral será el eje de la comunicación económica

Salgado no quiere que el FROB sea la serpiente del verano

Las vicepresidentas pactan el desgaste informativo de Campa
Juan José González

Se anuncia un nuevo foco de atención mediático; la comparecencia del secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, el último en llegar al ministerio. Se trata de una ceremonia que con periodicidad trimestral centrará en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, el objetivo de cámaras y micrófonos de los medios de comunicación, así como la máxima atención de los representantes del pueblo, de los diputados encargados de enfrentarse al segundo de a bordo del departamento económico de Salgado. En condiciones económicas normales, es posible que la citada comparecencia no se produjera salvo motivo especial, pero la realidad y actualidad de los asuntos económicos, que obligan a una mayor actividad de comunicación del Gobierno, justifican el evento. Pero hay más.
En realidad, la comparecencia del secretario de Estado se completará con las que realice, igualmente, el subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui. En ambos casos se trata de una práctica medio obligada y medio pactada. Obligada por las exigencias de información que el Tratado de la UE impone a los gobiernos de los Estados miembros, y además porque se entiende que la rendición de cuentas es un elemento básico de las estructuras y sociedades democráticas. Y medio pactada porque responde a un cierto acercamiento del secretario de Estado de Economía al Partido Popular, en un área en el que se pretende que reine, aunque sólo sea, un poco de sentido común, algo que el tiempo confirmará. O no.

El restablecimiento de la práctica informativa pública, se venía considerando desde hace varios meses como un objetivo en la política de comunicación del Gobierno. Todos hacían lo posible por eludir y evitar la explicación de los asuntos económicos, pues en más de una ocasión, el mismo Solbes apuntó la conveniencia de que otros miembros del Ejecutivo –en alusión a la vicepresidenta De la Vega- asumieran también su cuota de desgaste en la información económica. El problema es que la comunicación, como se sabe, no es uno de los puntos fuertes de la vicepresidenta primera, como tampoco lo es la economía. Por varias razones, su materialización se presentaba farragosa en tiempos de Pedro Solbes. En otros casos, la desconfianza de éste en las habilidades comunicativas de sus secretarios de Estado (Economía y Hacienda), llevó a varios enfrentamientos entre las dos vicepresidencias, entre los que se vio obligado a ‘poner orden’ el presidente del Gobierno.

Con Elena Salgado en la vicepresidencia, uno de los primeros asuntos que trataron las dos ‘vices’ fue precisamente el de poner término a ese desgaste público de dar cuenta de los asuntos económicos. A Salgado le tocará lidiar con un 'miura' llamado Presupuestos Generales del Estado, astado que viene con exceso de peso. Su lidia le reportará un esfuerzo y desgaste que amenazan con dejarla en los huesos. Y De la Vega ya está harta de focos en Congreso y Moncloa, y sus asesores de imagen le recomiendan un profundo 'low profile', al menos en temas económicos, ya que otro de los objetivos de Salgado es que además de informar se desea, por todos los medios, que se expliquen los asuntos para que lleguen a comprenderse.

Con estas premisas, Campa tiene muy claro que los galones le imponen ejercer de novato en los próximos meses. Tiene dotes de comunicador innatas, sabe explicar porque enseñaba y además, a diferencia de algunos ministros, entiende lo que va a decir, incluso, no vaya ni a leer los papeles para ser preciso y conciso. Eso sí, el 'miura' que toca al secretario de Estado de Economía viene con menos peso, es más ligero y, por tanto, el peligro estará en que será más rápido en las maniobraras. Un toro al fin y al cabo. Otro asunto será el momento en que se produzca la comparecencia, porque a este paso es posible que se cumplan los deseos de los comunicadores de Moncloa, es decir, que transcurran las vacaciones de agosto para que no se convierta la reestructuración del sector financiero en una serpiente de verano. Difícil será que con las situaciones que se viven en un buen número de cajas y bancos medianos, no se produzca alguna intervención del FROB en los próximos sesenta días.

El secretario de Estado acudirá a la Comisión de Economía del Congreso para explicar, en primer lugar, el estado de ejecución del plan de reestructuración bancaria (FROB), para dar cuenta e informar del comportamiento de este fondo. La comparecencia del subgobernador se producirá también justo después de cada ocasión en que se utilice el citado fondo. Se puede decir, sin exagerar, que la segunda fila de los máximos responsables económicos del país, cumplirán con las mismas exigencias de información que cualquier órgano de gobierno del BCE, como cuando se reúne el Consejo de Gobierno para tomar una decisión y tras la que se produce una comparecencia pública para explicar y razonar las decisiones. Un ejercicio de transparencia democrática que los ciudadanos europeos agradecen cada vez que Jean Claude Trichet explica las decisiones que adopta el BCE, aunque el agradecimiento no se refleje posteriormente en las urnas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...