edición: 2804 , Lunes, 16 septiembre 2019
09/06/2011
La vicepresidencia se empleará con contundencia en la gestión de la crisis
José Manuel Campa y Elena Salgado

Salgado y Campa ultiman el plan que evitará el rescate

Objetivo: tres meses para alejarse de la línea roja de la intervención
La desidia española en terminar las reformas provoca la ira de los comisarios de la CE
Juan José González

Convenido, pero no justificado, que las comparaciones son odiosas, la experiencia griega sigue marcando la referencia de las desgracias para la situación económica española. En la última semana, el foco se viene centrando en los problemas de las finanzas públicas, no ya sólo de la Administración del Estado, sino de las Autonómicas y Locales, asunto en el que, además de la inseguridad sobre la realidad de las cifras, se ha venido a sumar la elección de la oposición como nuevo frente de batalla en su presión sobre el Gobierno para un adelanto de las elecciones generales. Batalla al margen, la vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado y su secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, hacen horas extras en el ministerio para elaborar el ‘plan de reacción económica’ con un único objetivo: alejarse de la línea roja que separa España de lusos, helenos e irlandeses. Y ayer comenzaron los primeros trabajos de los dos responsables, una vez conocidas las advertencias de la Comisión Europea sobre el estado de desidia en que se encuentran la reformas prometidas por el Ejecutivo español.

Las calificadoras de riesgo, las populares S&P, Fitch y Moody´s pueden comunicar en cualquier momento la rebaja de la nota a España situándola en bono basura, algo que ya le ha sido otorgado por la mayor agencia calificadora del mundo, la estadounidense Weiss Ratings, lo que coloca al Estado español –a su deuda- sólo por encima de Grecia y al mismo nivel que Portugal, Venezuela y Pakistán. Es únicamente un detalle pero a la vez una referencia para situar a España en algún lugar de Occidente, y de paso abundar más en esa odiosa práctica de las comparaciones, en este caso, de nuevo, con Grecia. Y las agencias de rating no cesarán en su empeño de hacer el juego a los mercados, profundizando en una herida de la que no son culpables, pero en cuya curación no se puede decir nunca que colaboran.

La situación actual de Grecia es notablemente peor que la de hace un año, tiempo en el que su Ejecutivo no ha podido o sabido detener la sangría de las finanzas públicas, auténtico caos y cáncer de la economía helena. En España algo se ha avanzado en la contención del déficit público del Estado, sin embargo, no se puede decir lo mismo respecto a los endeudamientos de las Administraciones locales y autonómicas, díscolas en solidaridad nacional. Si el foco de la gangrena griego se localiza en el caos administrativo y financiero públicos, en España es el desempleo y el desorden administrativo. En todo caso, las coincidencias y características comunes entre Grecia y España son numerosas.

Salgado y Campa parecen haber comenzado ayer el trabajo, habiendo identificado a la perfección los puntos de roce, los elementos que forman el atasco del impasse español en el cumplimiento –hoy incumplimiento- con la Comisión Europea hace ahora 15 meses. Salgado y Campa se ven obligados a remar en un mar europeo de gestión política confusa, con tres rescates al tiempo y frentes abiertos en la unión monetaria.

Las asignaturas pendientes de España, se reducen a poco menos de media docena, pero ¡vaya media docena! Como recordaba un técnico del equipo de Salgado, la anécdota de un encuentro en el ascensor del Parlamento europeo, Christine Lagarde, ministra francesa de Economía, le aseguraba a Elena Salgado que para aprobar el examen no hace falta dinero, sino gestión. Se entiende que se refería la francesa a gestión política, y le recordaba a la española que Grecia no había contado con tanta ayuda, ni mucho menos, con tantas oportunidades como España, para explicar en público –y convencer- a la audiencia –los socios europeos- los planes para evitar el impasse actual.

Salgado y Campa, se pasarán este fin de semana inmersos en el ‘plan de reacción económica’, denominación interna de las medidas del Gobierno para desatascar los cinco o seis asuntos –reformas- pendientes. Esta en marcha una nueva norma para el control de los números rojos de las AA PP (Autonómicas y Locales) porque serán el centro del ajuste del próximo otoño y que se recogerán en el proyecto de Presupuestos Generales para 2012. Norma decisiva para que el Ejecutivo pueda presentar a Bruselas en 2013 el objetivo del 3% de déficit cumplido.

La reforma laboral es otra de las asignaturas pendientes en la que el Ejecutivo se revuelve a diario en el fango –mérito que se apunta la oposición-. Un próximo decreto aligerará costes de despido y de contratación. Otro asunto igualmente conflictivo que Bruselas obliga a eliminar, y por tanto, asignatura pendiente a aprobar, es que el crecimiento en las nóminas siga el criterio de la inflación. La regla, aunque impopular, como todas las demás, acabará por imponerse tras la publicación del decreto de reforma laboral. Ahora, únicamente se trata de resolver cómo evitar que las centrales sindicales no asalten el Palacio de la Moncloa.

Fraude fiscal, ley de morosidad, modernizar la justicia y reestructurar el sector financiero, se dicen partes de la Ley de Economía Sostenible, de inmejorable impacto mediático, allá por 2009 y que fue presentada como el salvavidas de España, pero a la que le resta camino importante por recorrer -para Bruselas, que cumplir-.

Parece misión imposible que el tándem Salgado-Campa consiga superar tanta asignatura pendiente en apenas tres meses hasta la preparación de los Presupuestos Generales del próximo año. Como difícil será lograr el distanciamiento de España de esa línea roja que la separa del trío del rescate, contando, tan sólo, con la experiencia de unos gestores griegos culpables de fatales equivocaciones, y que Bruselas presiona para que no vuelvan a repetirse en España.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...