edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
19/06/2018

Sánchez pone la financiación de la Seguridad Social en el centro del debate con sus potenciales aliados

El presidente quiere gobernar hasta finalizar el mandato pero medirá en el interín los ánimos electorales
Carlos Schwartz
El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha puntualizado que aspira a gobernar hasta que expire el mandato adjudicado por las elecciones generales pasadas en el 2020. No cabe la menor duda de que en el camino tendrá los oídos atentos al ruido en la calle y medirá el ánimo de los electores que de momento le resulta favorable puesto que si el horizonte se nubla habrá adelanto electoral sin lugar a dudas. Mientras tanto aspirará a acumular todos los créditos que se le presenten y uno que no será menor si lo alcanza es la distención con Cataluña. En este contexto se inscribe la promesa de defensa de las pensiones públicas en un tiro por elevación a una de las plataformas ciudadanas que más batalla ha presentado a la administración del Partido Popular (PP) pero que mantiene en alto la consigna de “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden” que es el grito de guerra con el que la Coordinadora de Pensionistas (COESPE) que se agruparán hoy en Madrid nuevamente con motivo del debate en el senado de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) mantiene en pie de lucha a sus huestes. Sánchez ha tenido la virtud de desmontar la fantasía un tanto chapucera del ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro según la cual el incremento de las pensiones de acuerdo con el índice de precios al consumo (IPC) pactados con el Partido Nacionalista Vasco (PNV) para 2018 y 2019 en un intento de preservar al gobierno fulminado por la moción de censura se financiaría con un impuesto a las tecnológicas. 
Al menos durante la primer entrevista televisada del Presidente a la pregunta sobre el particular hizo como que no escuchaba. Era imposible que el PP lograra poner en marcha el impuesto a las tecnológicas en plazo mientras en la Unión Europea (UE) sigue siendo una cuestión sumamente controvertida que dará paso con el tiempo a frondosos litigios. Sin contar con que hay intereses europeos enfrentados a esta posibilidad por más que el Gobierno de Emmanuel Macron se muestre partidario de aplicarla al más corto plazo posible. No es una opinión que comparta Alemania, desde luego.

Pero una buena parte de los analistas coinciden con el hecho que esta propuesta de Montoro en realidad era una tapadera mediática destinada a ocultar que para poder hacer el incremento de las pensiones se apelaría finalmente al Tesoro aumentando la carga de la deuda sobre la SS.

Sánchez lo sabe y tarde o temprano lo tendrá que hacer público, pero puede aducir en su defensa que el compromiso del incremento de las pensiones contenido en los PGE lo ha “heredado” al igual que unas arcas de la Seguridad Social devastadas, tal como señaló en su entrevista.

Mientras tanto, el presidente ha desviado el tiro y ha señalado que el problema de la Seguridad Social son sus ingresos y en este sentido ha sugerido que favorecería una eliminación de las reducciones y subsidios a las cuotas sociales, la eliminación de los topes a las cotizaciones y dijo pero no dijo que podría haber un aumento de las contribuciones de los trabajadores. El broche fue afirmar que el problema de la financiación de la SS quedaba sobre la mesa a la que se deberá sentar el Gobierno con los agentes sociales involucrados. Esto deja al problema de las pensiones de hecho en el mismo lugar en el que estaba. Es decir condicionadas a “los recursos disponibles” dentro del torticero concepto actuarial esgrimido desde los Pactos de Toledo en adelante.

En realidad, España ha destinado históricamente en torno al 11% del PIB a las pensiones en comparación con, por ejemplo, el 15% en Francia. Algunos estudiosos del tema, por ejemplo el profesor de la Universidad del País Vasco Ignacio Zubiri (Papeles de Economía 147) quien señala que “el gasto máximo de España (el 12,50 por 100 en el 2050) es inferior a lo que hoy gastan en pensiones países como Grecia, Francia, Italia, Austria o Portugal” se alinean en la cuestión de las pensiones desde el punto de vista del gasto social necesario y no del lado de los ingresos existentes. “Tomando todo en cuenta, parece claro que, desde un punto de vista económico, España podría soportar sin grandes esfuerzos un nivel de pensiones del 15 por cien”, señala Zubiri.

Entretanto, COESPE señala que “Los Presupuestos Generales del Estado acordados entre el PP y PNV intentaron acallar y dividir la protesta a base de migajas. Pero dijimos, desde las Coordinadoras en Defensa del Sistema Público de Pensiones, que esas migajas no responden a las reivindicaciones que esta lucha ha puesto en pie. Mientras para 5 millones de pensionistas la pensión esté entre 350 y 735 euros; mientras que para cerca del 70% la pensión no llegue a 1.000 euros; mientras continúe la vergonzosa brecha de género en las pensiones; mientras las pensiones públicas no queden garantizadas por los Presupuestos Generales del Estado (como era antes del Pacto de Toledo) la lucha deberá seguir en pie porque si no es así seguirán siendo pensiones públicas de miseria y seguirán estando amenazadas.” 

La plataforma señala que las reformas de las pensiones han ido de la mano del Partido Socialista desde Felipe González en adelante y que el PP no ha hecho más que seguir esa hoja de ruta. Lo cual supone que el Gobierno de Sánchez va a chocar con la plataforma ciudadana de los pensionistas y sentar a la mesa de negociación a CCOO y UGT no servirá de mucho en ese sentido porque COESPE les acusa de ser co responsables de las reformas sucesivas en particular la de 1997 con Aznar que dio origen a los Pactos de Toledo, y la de 2011 bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero. 

La Coordinadora impulsa la lucha por la derogación de las reformas y el Pacto de Toledo y se encamina a una colisión con el Gobierno intentando mantener su cohesión nacional. Mientras tanto CCOO y UGT pierden su influencia en la movilización sindical como ha demostrado la semana pasada la huelga de las empresas del sector del metal en la Bahía de Cádiz que fue un éxito rotundo a pesar de que ambos sindicatos mayoritarios la acusaron de ilegal y se opusieron frontalmente a su realización sin éxito.

“¿No decían Pedro Sánchez y el PSOE que esos presupuestos eran: 'mínimos', 'low cost", son 'ideológicos' y 'continuistas', además de 'ineficaces'? ¿No era que 'no son creíbles, atacan al Estado del Bienestar y no defienden ni a las mujeres, ni a los trabajadores, ni a los parados, ni a los jóvenes'?”, señala COESPE dejando claro que esta plataforma va a mantener la lucha por sus reivindicaciones y no dará una tregua. La manifestación de hoy en este sentido dará a ver la fortaleza de dicha tendencia. Sánchez entretanto no tiene tiempo material ni fuerza política suficiente para encontrar una fórmula estable para la financiación de la SS mientras el fantasma de una nueva crisis global se yergue sobre la economía mundial.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...