edición: 2491 , Martes, 19 junio 2018
14/09/2011
Nuevo plan estratégico para la filial carioca y desinversiones en España

Santander aprovecha la ‘crisis Barbosa’ para relanzar Brasil

Los inversores brasileños que compraron acciones en la salida a Bolsa (2009) reclaman rentabilidad y más eficiencia
Fabio Barbosa y Emilio Botín el día de la salida a Bolsa de la flilial brasileña
Juan José González

La salida de Fabio Barbosa, presidente del consejo de administración del Santander en Brasil, así como la convicción de la casa matriz en España, el Grupo Santander, sobre la mayor potencia y agresividad con la que se debería trabajar el mercado carioca, han obligado al grupo financiero a replantear algunos puntos de su negocio en el país, con la presentación de un nuevo plan estratégico para los próximos cinco años. En medios financieros se asegura que la entidad española ha querido aprovechar la crisis de la salida de Barbosa para dar un nuevo impulso a su franquicia en Brasil, la cual estaría pasando en los últimos meses, bajo la dirección del ejecutivo saliente, por un proceso de deterioro que reflejaría la caída de sus ADR, más de un 35% en lo que va de año. Y aunque las cifras de explotación de la entidad financiera apunten en la buena dirección, las dudas sobre su sostenibilidad futura están instaladas en el grupo desde casi el día siguiente en que Barbosa se convirtió en su consejero delegado, allá por 2007. Santander es el tercer banco privado del país, pero los inversores que apostaron en 2009 en su salida a Bolsa, no están contentos: esperan rentabilidad.

Algunas fuentes conocedoras de la vida interna o cotidiana de la entidad financiera española en Brasil, intentan explicar con buenas palabras algunas decisiones polémicas tomadas por el ejecutivo saliente, quien a pesar de mostrar su buena sintonía con el grupo matriz español, mostraba su resistencia ante algunas órdenes procedentes de Boadilla. Se apunta por otra parte, que la crisis de Barbosa pudo haber sido provocada por miembros de su propio consejo a instancias del consejo de la matriz una vez convencidos estos de la imposibilidad de que Barbosa pudiera cumplir todos los ambiciosos objetivos planteados desde Boadilla.

En realidad, el balance de estos tres años y un semestre de Barbosa no se puede considerar negativo, más bien todo lo contrario, aunque otros directivos de la entidad no ocultan que “Fabio tenía toda la artillería y la munición del mundo para doblar cifras”, algo que no se ha producido y que ahora el grupo español se muestra dispuesto a cumplir, algo más que una promesa al consejo de administración en España, formulada por su sucesor Celso Clemente Giacometti, miembro independiente del consejo en Brasil. Giacometti se hace cargo de un banco cuyo tamaño* en el país carioca no deja lugar a dudas que se trata, junto a Reino Unido, de la mayor apuesta de presente y futuro de Santander.

Por tanto, la casa matriz difícilmente podía mantener por mucho más tiempo la situación del brasileño, “creciendo a cámara lenta” se ha llegado a decir “cuando este es un banco con un balance que debería bailar samba las 24 horas del día”. Con esta mentalidad, no extraña que la crisis de Santander en Brasil (‘la crisis Barbosa’)  se haya convertido en el borrón y cuenta nueva para un cambio de planes, uno nuevo y estratégico, por cinco años, período suficiente para que en la etapa postBarbosa el banco duplique el tamaño comenzando por Río de Janeiro (16 millones de habitantes) con el plan ‘Río 100 en 5’, por el que se pretende ampliar la base de clientes en ese Estado, y que hoy cuenta con 1,4 millones de personas físicas (2,5 millones objetivo 2016) y 74.000 empresas, según Marcial Portela, presidente de Santander Brasil, quien deberá marcar muy de cerca al nuevo consejero delegado.

No sólo hay cambios en Brasil en cuestión de estrategia, pues el grupo financiero, si bien no ofrece muchas pistas sobre la dirección de sus futuras apuestas empresariales, sí esta dejando claro que hace caja con algunas empresas, como es el caso de la reciente venta de Maxam, tercer mayor fabricante mundial de explosivos a Advent, por unos 1.000 millones de euros, y que Indas, el fabricante de pañales, seguirá el mismo camino. En ello trabaja Morgan Stanley, que se encarga de la búsqueda de un comprador, y que según distintas fuentes debería pagar entre 600 y 800 millones de euros. En todo caso, más caja.

(*)Banco Santander cuenta en Brasil con 53.029 empleados y 3.728 oficinas, en ratios de gestión, su ROE esta en 23,73, la morosidad en el 5,05, según los datos del primer semestre de 2011. En ese mismo período, el beneficio atribuido, a pesar del aumento sostenido de los ingresos básicos, registra un descenso desde el segundo trimestre de 2010 que no consigue corregir, y en el segundo trimestre de 2011 alcanza los 913 millones de dólares, a penas un 3,5% de variación entre los dos trimestres citados. Pero el beneficio en banca comercial en el primer semestre del presente ejercicio (866 millones de euros) sufre “el impacto de mayores impuestos y minoritarios”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...