edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
26/07/2016

Santander Consumer USA incumple el plazo para la presentación de sus cuentas trimestrales

La financiera de Santander Holdings especializada en la venta de coches pide una extensión del plazo
Carlos Schwartz
Una de las piezas clave en Estados Unidos de Santander Holdings USA (SHUSA), su financiera Santander Consumer SA Vehicle Finance (SCUSA), no ha podido presentar por segunda vez este año sus cuentas. Esta semana la entidad anunció que no hará públicos sus resultados para el segundo trimestre de este año y ha solicitado un nuevo plazo para hacerlo. La financiera dijo que aun está embarcada en consultas con sus auditores sobre sus cuentas trimestrales por criterios que podrían afectar a su presentación de cuentas anteriores. Las conversaciones con los auditores, según fuentes del mercado y declaraciones a la SEC, están relacionadas con la forma en que SCUSA contabiliza los descuentos a los que la entidad adquiere los créditos de las concesionarias de marcas, y su tolerancia a las pérdidas en los créditos al consumo. La empresa dijo que hará públicas sus cuentas tan pronto como le sea posible.
En marzo pasado SCUSA no logró cumplir con el plazo de presentación de sus cuentas anuales para 2015 y solicitó a la Securities and Exchange Commission (SEC) una extensión del plazo de presentación. SHUSA cambió en diciembre pasado de auditores en Estados Unidos dejando a Deloitte y contratando a PriceWaterhouseCoopers (PWC). En junio SHUSA por tercer año consecutivo no aprobó a la primera las pruebas de esfuerzo llevadas adelante por la Reserva Federal, estableciendo un récord en el sector.

La financiera del grupo, la más grande de Estados Unidos en el sector del crédito subprime, se dedica a la generación de crédito para la adquisición de coches y a su posterior securitización para vender los bonos en el mercado mayorista. El crédito para la adquisición de coches de acuerdo con el consejero delegado de JPMorgan Chase afirmó, Jamie Dimon, “está claramente excedido” según afirmó en junio. En el último trimestre el año pasado los problemas de pago en este tipo de créditos aumentaron un 16% en comparación con el mismo periodo un año antes de acuerdo con los datos de la Agencia Federal de Seguros de los Depósitos.

SCUSA debió recalcular las provisiones para los créditos en mora tras recibir observaciones por las provisiones inicialmente propuestas en las cuentas anuales para 2015. De acuerdo con su presentación a la SEC en marzo pasado, SCUSA no había completado aun el informe sobre las cuentas anuales para 2015 y “trabajaba de forma diligente” para presentar los formularios “tan pronto como sea posible”. Es decir que el traspié se ha repetido virtualmente en los mismos términos y con las mismas excusas. Ahora son las cuentas de 2016 para el segundo trimestre las que motivan el retraso.

En septiembre de 2014 SCUSA pago un dividendo que tenía vetado por la Reserva Federal y el grupo debió firmar un acta muy dura por romper la disciplina del regulador y saltarse todas las limitaciones impuestas y reponer en el capital los 21 millones de dólares pagados en dividendos al socio Thomas Dundon. En junio pasado la Fed señaló la existencia de “debilidades amplias y sustanciales en los procesos de planificación de capital del banco y el insuficiente progreso hecho en el sentido de corregir esas debilidades y satisfacer las expectativas del regulador”.

En una señal más de los problemas que asolan a la entidad en Estados Unidos la presidenta del consejo de administración, Blythe Masters, dimitió a su cargo este mes. Masters, una ejecutiva sumamente prestigiosa, procedía de JPMorgan y había sido nombrada en un intento de mejorar la relación con los reguladores en ese país. No llegó a ocupar el cargo un año. SCUSA llegó a un acuerdo sumamente caro el verano de
2015 para adquirir la participación del fundador de la financiera y socio de Santander, Dundon, en 1.000 millones de dólares. La serie de desaciertos de SHUSA y sus filiales han pasado factura a la cotización de la entidad que sigue cotizando un tercio por debajo de su valor de mercado el año pasado.

La filial SCUSA con sede en Texas tras la retirada de Thomas Dundon el año pasado designó como consejero delegado a otro de los socios iniciales de la financiera, Jason Kulas. La filial del grupo en el sector de las ventas de coches a plazos ha arrastrando problemas de gobernanza año tras año sin que se vislumbre un final a los desaciertos.

Pero ahora a ese cuadro se han sumado los problemas en el crédito en el sector subprime. Santander Consumer SA Vehicle Finance CBL (SCUSA) es el generador de créditos y bonos con respaldo de activos con sede en Texas -un estado eminentemente petrolero- que ha ocasionado más dolores de cabeza a Santander Holdings USA (SHUSA) “que se ha centrado históricamente en el sector subprime del crédito” según el plan de resolución de crisis presentado por SHUSA a la Reserva Federal en julio del año pasado. Los problemas en este eslabón no parece que se vayan a aliviar.

Los créditos con pagos atrasados entre 30 y 89 días han aumentado hasta el 1,82% del total de créditos al sector, su nivel más alto desde 2011. Las advertencias de Dimon en junio pasado llegan en un momento de incertidumbre en materia de recuperación de créditos en el sector subprime. En el primer trimestre SCUSA dijo que moderaría la concesión de crédito a la vista de la situación del subprime. Sin embargo las cifras del sector de forma global siguen creciendo de manera alarmante y hasta ahora no hay señales de que SCUSA haya echado el freno.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...