edición: 2365 , Viernes, 15 diciembre 2017
26/05/2015

Vinculación, dinero encarcelado

Anda el Santander a la caza y captura de inocentes clientes. Inocentes en la medida en la que no reparan en el fondo de lo que `vende´ el banco. El banco de los Botín quiere por botín el ahorro de los clientes inocentes; desea fidelizarlos, pero esto de la lealtad no se entiende sin dar algo a cambio. Y resulta que Santander dice darlo todo, hasta las acciones. Santander vende el concepto `vinculación´, sustantivo peligroso por su ambigúedad, un tanto evasivo y oscuro. Los clientes no caen en la cuenta de lo que puede significar el sustantivo en cuestión.

Vinculación, que es lo que desea y en lo que trabaja Santander, indica sujeción del dinero a un fin para perpetuarlo. Para siempre. En el mundo de los negocios se entiende por vinculación bienes que no se pueden vender ni repartir. Son por tanto, inmovilizados, cautivos y fijos, como si estuvieran encarcelados. Y el producto financiero del banco, no sólo huele a eso, sino que es eso. Parece que el uso del término gira hacia la utilización más radical del sustantivo. Pero es lo que es porque Santander explica su deseo de vincular al cliente con el banco mediante el vínculo del dinero; es decir, inmovilizar el ahorro. La vinculación se trabaja a base de ofrecer una hipoteca, un fondo, recibos y gastos de tarjetas gratuitas, acciones, planes, de todo. La guerra de la vinculación la ha declarado Santander pero le sigue ya Liberbank, combinado financiero astur, o mezcla de pequeñas cajas, que ahora en reunión ofrece lo mismo que Santander pero en hipotecas.

Sepan los clientes que para seguir siendo inocentes no deben leer las cláusulas de los productos de Santander o Liberbank porque es probable que se asusten tanto que opten por borrar a las dos entidades del mapa. Sepan también los clientes que para persistir en su inocencia ninguna de las dos entidades irá con la verdad por delante. Porque vinculación es un sustantivo matrimonial, de duras condiciones y rígidas obligaciones contractuales. Así que, antes de ir a la boda, mejor infórmense y comprueben en qué condiciones viene la novia (o novio). Santander o el cuento de un duro por cuatro pesetas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...