edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
17/12/2010
Gran necesidad de liquidez en la caja del primer banco español
Alfredo Sáenz, CEO de Grupo Santander

Santander UK, preparado para adelantar la venta del 20% en bolsa

Alfredo Sáenz se encarga de poner en caja 5.000 millones con urgencia
Los planes para lanzar a Ana Patricia al trono del grupo financiero deberán esperar
Juan José González

Mientras una editorial de la capital del Reino busca a un periodista de pluma ágil para poner en marcha la biografía autorizada del presidente del Grupo Santander, el vicepresidente segundo y consejero delegado -CEO- Alfredo Sáenz, ya dedica más de la mitad de sus largas jornadas a poner en orden la estructura del nuevo banco Santander en Reino Unido. Se trata de una nueva función que trasciende la mera tutoría o la vulgar vigilancia de la nueva ejecutiva in pectore de los intereses y destino del grupo español en predio británico. Las funciones de Sáenz, ni son nuevas ni desconocidas para el CEO. Las conoce bien, incluso cabe afirmar que cuenta con un 'executive master' implantado en el sector tras su paso por el ex Banesto de Mario Conde, lo cual le valió el título o sobrenombre de ‘el reflotador’.

El currículo de este vasco serio y recio, frío a la par que duro, como el mismo acero de Llodio –como poco- es prolijo; como cuenta un conocedor de su etapa en ‘la Comercial’, “lleva dando guerra casi desde que nació, en el 42, nunca ha parado”. Y no le falta razón porque desde hace un mes, ‘el patrón’ le ha encomendado encargarse de lo del Reino Unido, un episodio –el anuncio de salida de Antonio Horta-Osorio con destino a Lloyds- se vivió dentro –muy dentro- del grupo financiero, como un fiasco, un revés, una deslealtad imperdonable, un feo en toda regla. Que el puesto vacante estaba pensado para la mayor de los seis hijos del presidente, la primera en la línea sucesoria y la más aventajada de esa quinta generación, la disciplinada, serena y resuelta Ana Patricia, estaba cantado. Si bien lo que no estaba cantado -para nada- es que sería ahora.

Y ahora vive en Londres, ‘atada’ a un balance y a una cuenta de resultados con mucho peso: Santander UK -300.000 millones de activos- es el 25% del beneficio del Grupo Santander y el 20% de sus activos. Por eso, nada más y qué menos, que destinar a un ‘mariscal’ del ejército para controlar –y dirigir en la sombra- la cuarta parte del grupo: ese mariscal es Sáenz.

A éste le toca aplicar la carta de navegación que aplicó cuando llegó a Banesto. La entrada en la ex casa de Conde fue parecida a penetrar en una necrópolis, pues el equipo anterior, descabezado en su totalidad por el Banco de España, tuvo que ser sustituido de inmediato por el nuevo órgano de administración provisional. Desde 1994 hasta 2002, Sáenz le dio la vuelta completa a un banco histórico con una marca, Banesto, a punto de desaparecer. Y una vez puesto en valor, Ana Patricia tomó el relevo en la entidad hasta el pasado mes de noviembre en que comienza la última etapa que, por herencia natural, la llevará a la presidencia del grupo en menos de cuatro años.

Pero la tarea de Alfredo Sáenz, convertido ya en gentlemen de la City, también para él, su última etapa, antes de la jubilación ‘ejecutiva’, acaba de comenzar en noviembre pasado. En este caso no deberá lucirse reflotando nada porque el barco navega viento en popa y, al menos en los últimos nueve meses, no hay vía alguna de agua identificada en la poderosa filial británica. La tarea complicada se centra en ensamblar dos equipos de directivos, los ex Banesto que desembarcaron con la presidenta, y los ex Horta-Osorio abandonados a su suerte por el nuevo ejecutivo de Lloyds.

Santander UK, hasta noviembre no ocupaba mucho más allá de cinco minutos en los sueños del ‘patrón’. Pero las cosas han cambiado. Sáenz, más tiempo en el avión y en Reino Unido que en el ‘solaruco’ de Boadilla, debe hacer realidad los sueños del ‘patrón’: máxima eficacia en la ejecución, grado de excelencia en los resultados y en la integración de los equipos, de la que una buena parte –las caras nuevas en la City, José María Nus, Justo Gómez, Mónica Cueva, Alison Brittain y Miguel Ángel Rodríguez-Sola- ya se encuentran trabajando las catorce horas diarias ‘reglamentarias’, no debe dar ni un solo problema porque ya estaban en la casa.

Sin embargo, bajo esa aparente misión de ‘lanzar’ al estrellato mundial a la heredera -etapa crucial en el acceso de la quinta generación al poder supremo del grupo- al tiempo que situarla, definitivamente en el tramo final de la sucesión, se esconde la necesidad urgente de hacer caja, y no de una caja cualquiera: 5.000 millones de euros que deberán entrar en tesorería por la venta del 20% de la filial británica. Ese es el principal reto y objetivo del que esta, y estará, pendiente toda la comunidad financiera internacional y el propio banco a lo largo de 2011, y del que dependen, tanto el acceso al trono de la heredera como de la jubilación de la mano derecha del ‘patrón’.

La operación puede suponer el ‘bautizo’ internacional y la ‘graduación’ de Ana Patricia Botín que le permitirá repatriarse, volver con el pasaporte y visto bueno de todos para tomar posesión del cargo, para relevar al ‘patrón’. Pero son 5.000 millones de euros que necesita el grupo, más que como agua de mayo –hacia este mes esta prevista la colocación del paquete en bolsa-. Por todo eso es por lo que la misión de Sáenz se ha convertido en la piedra angular del grupo financiero, y por lo que la colocación de ese paquete del 20% podría adelantarse.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...