edición: 2594 , Martes, 13 noviembre 2018
15/10/2010
El cazador cazado

Santander y Banesto, contra la espiral en la ‘guerra del pasivo’, eligen a Caixa Catalunya como chivo expiatorio

Con préstamo del FROB no se debe entrar en depósitos de alta remuneración: distorsiona la competencia
Alfredo Sáenz, consejero delegado de Banco Santander
Juan José González

Hasta la fecha, ninguna entidad financiera ha formulado al Banco de España una crítica de reproche sobre la iniciativa de Catalunya Caixa por su depósito al 4,75%. El depósito de esta entidad esta siendo utilizado, principalmente, por Santander y Banesto, para responder a las numerosas críticas que desde varias entidades financieras recibió en su día el grupo de Emilio Botín por haber lanzado un depósito remunerado al 4% (Banco Popular se había adelantado unos días con un depósito al 3,75%). El grupo Santander, a través del consejero delegado Alfredo Sáenz y de José García Cantera, consejero delegado de Banesto, vienen oficiando de espadachines en esta particular batalla del pasivo, ahora en una nueva fase: la de protesta contra las cajas que, como la Catalunya Caixa, acaba de entrar a competir por el pasivo. La reacción coordinada de Sáenz y García Cantera lleva camino de convertirse en una vana protesta pública, orquestada a través de varios medios de comunicación próximos al grupo financiero. Una reacción que en el sector aseguran es estéril y que tiene visos de quedarse reducida a un simple recurso al pataleo.

Los argumentos de Santander y Banesto se apoyan en la condición de Catalunya Caixa en tanto receptora que es de 1.250 millones de euros en ayudas procedentes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), para denunciar públicamente, no ante el Banco de España, que el depósito de esta entidad de ahorro es un factor de distorsión de la competencia, culpando del mismo, no sólo a esta caja sino también el instrumento creado por el Gobierno, el FROB. Algo así como matar dos pájaros de un tiro.

Otro argumento de esta polémica, sembrada básicamente por los dos bancos del grupo Santander, apunta a un elemento legal o normativo que recoge la reglamentación del FROB y por el que ninguna entidad en proceso de fusión que haya o que esté recibiendo ayudas públicas –no lo son en sentido estricto, pues están obligadas a devolución con intereses del 7,75% y ampliable- podrá realizar políticas comerciales “agresivas”. Desde este punto de vista, Santander y Banesto pueden llegar a tener razón en parte si aceptan que su campaña al 4,75% con la que el grupo financiero comenzó la guerra del pasivo, es considerada como agresiva, matíz que en su día fue negado por el propio banco, señalando que la oferta de su depósito no se podía considerar agresiva.

Lo cierto es que, no todas las campañas comerciales que llevan a cabo las entidades financieras pueden recibir la calificación de “agresivas”, por muy espectaculares que parezcan al primer golpe de vista. Luego, si Catalunya Caixa y Santander coinciden en el guarismo (4,75%) cabría albergar ciertas dudas sobre la supuesta “agresividad” de la catalana.

El descontento de los dos bancos del grupo Santander con la cuenta de la catalana no es compartido en la práctica por otras entidades financieras que han seguido al Santander en la primera parte de esta batalla por el pasivo allá por el mes de marzo. Caja del Mediterráneo, Bancaja, Ibercaja y la intervenida Caja Castilla-La Mancha imitaron el movimiento del Santander y del Popular con un superdepósito. Como también lo hicieron Banco Pastor y Banco Sabadell. Tampoco ninguna de estas entidades ha formulado protesta alguna contra el depósito al 4,75% de Catalunya Caixa, lo que es interpretado en medios del sector como una pataleta de Santander y Banesto.

Otro asunto que parece tener cierto interés en esta particular batalla del grupo grande contra un pequeño David en evidente estado de necesidad, guarda relación con la competencia que unas cajas ayudadas con fondos públicos pueden restar dinero en un mercado que hoy por hoy es coto casi privado para los grandes bancos. Quizás el único sentido de esta ‘protesta’ articulada sobre la base de una colaboración en algunos medios de comunicación pueda residir en el trabajo y la dificultad que van a tener que hacer frente las entidades que captan recursos con un coste del 4,75% en una situación en la que al mismo tiempo están obligadas a devolver préstamos –que no ayudas públicas ni subvenciones- al 7,75%.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...