edición: 2470 , Lunes, 21 mayo 2018
29/01/2009
BELVEDERE

Santander y BBVA, más que diferentes, distintos y cada vez más distantes

Botín aumenta esas distancias con FG en todos los sentidos y BBVA va quedándose cada vez más atrás
Francisco González, presidente de BBVA
Alfonso Pajuelo

Si no se salen del ranking mundial de beneficios poco les va a faltar. Seguro que la prensa anglosajona tomará buena nota y cualquier día nos obsequiará con algunas dosis de catastrofismo, con Finantial Times en cabeza, como acostumbra. Y es que la banca española sigue siendo una molesta presencia, la demostración viva y palpable del fracaso de los sistemas financieros y bancarios de Reino Unido, Alemania y, en menor medida, Francia. Por no hablar de la desvergüenza irresponsable de los bancos de Estados Unidos, más parecidos a los ganapanes del Patio de Monipodio que otra cosa. Marcada la comparación, vayamos a lo concreto. BBVA se examinaba ayer pero el ‘profit warning’ de Santander lo dejó completamente descolocado. Goirigolzarri insistió en que son bancos diferentes pero se quedó corto: son distintos y cada vez más distantes. Las diferencias son cada vez más acusadas. Para empezar, la leyes de la cinética nos muestran que uno se mueve y el otro no; uno acelera y tiene inercia y el otro tampoco. No hace bien FG en mostrarse tan eufórico ni disfrazar de prudencia lo que simplemente es inacción, quizá provocada por su obsesión por el control. En cuanto al Santander, vuelve a ganar por goleada, pero…

Emilio Botín ha salvado el ejercicio con algunos daños. Los últimos embates -Fortis, RBS y Madoff- le han dado un mordisco a las cuentas y ha tenido que reducir los beneficios desde los previstos 10.000 millones a 8.800, de ahí el ‘profit warning’ que en realidad sabía a ‘thanksgiving profit’ en comparación con BBVA. Pero haya sido “obligado” o no, seguro que Botín se sentía obligado a devolverle a FG aquella circular a su red cuando la ampliación de capital del Santander. Ayer quedaron en paz… por el momento.

Botín, a la espera de la presentación oficial y protocolaria en la que habrá más explicaciones, dirige un grupo fuerte, pero esa misma fortaleza es fuente de incertidumbres. Tiene demasiados frentes abiertos y varias digestiones en curso en momentos especialmente complicados. Tan complicados como la situación en los países de expansion, Gran Bretaña, Brasil y Estados Unidos. Todo parece en orden pero hay que seguirlo día a día, minuto a minuto. La ‘maquina’ comercial funciona y la escasa renovación aplicada en los últimos años se convierte ahora en una ventaja. Practica la banca convencional, la tradicional, que ahora resulta la más apropiada para los tiempos que corren. El defecto se ha convertido en ventaja pero el defecto no ha desaparecido.

En cuanto a BBVA, sus esfuerzos están más concentrados. Pero en esa concentración está su incertidumbre. Su apuesta expansiva -dicen- está en Estados Unidos y México. Sí pero no. El Compass, diga lo que diga FG, es un riesgo severo, tanto por las circunstancias económicas y financieras de Estados Unidos, como por los nichos de mercado que cultiva la entidad. Va a sufrir y mucho. Por lo tanto, sus mejores esperanzas están puestas en México, un país vinculado económicamente a Estados Unidos con el riesgo que eso conlleva. Ya hay síntomas preocupantes pero todavía se mantiene. Y más vale que siga así porque el 35 % del beneficio de BBVA viene de allí. Y dependerá aun más porque en Argentina le dijeron que cerrara la puerta al salir, en Venezuela se las va a ver tiesas y en Portugal anda de mudanza.

Tampoco pintan copas en Asia. No han dado muchas explicaciones pero la realidad es que está muy pillado con Citic en un callejón sin salida. No puede ir hacia delante pero tampoco puede retroceder y queda a la espera de las decisiones gubernamentales. Sobre sus otras aventuras asiáticas es mejor pasar de puntillas, como ha hecho el propio FG.

En cuanto a la ‘maquinaria’ comercial, la de BBVA es nueva. Tras cuatro intentos en siete años, el banco se ha dotado de una red muy activa y agresiva, ha innovado pero a destiempo. La crisis le ha pillado a contrapié.  Lo tradicional se impone y BBVA se ha deshecho de ello. Y eso le afecta en España pero también en México.

COMPARACIONES ODIOSAS

Si FG pretendía evitar las comparaciones alejándose de la presentación de resultados del Santander es obvio que no lo consiguió. Comparemos pues.

BBVA ganó 5.020 millones, un 18% menos. Santander, 8.876, un 2% menos. Sin comentarios. Y olvidemos la cosa esa del beneficio recurrente y el ordinario, no viene al caso.

BBVA recorta dividendo y pay-out. Santander mantiene el dividendo pese a la ampliación de capital y no mueve el pay-out, quizá un poco alto pero sostenible.

BBVA, pese a los esfuerzos por aumentar el core capital, seguirá en el seis y poco y no mejorará mucho deshaciéndose de participaciones financieras. Santander se mantiene en un contundente 7% y le queda alguna participación financiera que vender, si es que puede, como es el caso de Cepsa.

Lo dicho, las comparaciones son odiosas

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...