edición: 3051 , Martes, 22 septiembre 2020
21/06/2016
banca 
La coyuntura provoca más recortes

Santander y BBVA muestran su `estado de necesidad´ con más ajustes

Transmiten estos días los consejos sus prisas, angustias y mayor afán a la alta dirección en el cumplimiento de los objetivos con la consigna de que el fin justifica los medios
Juan José González
La búsqueda desesperada de la rentabilidad está llevando a algunas entidades financieras a realizar movimientos reveladores del estado avanzado de deterioro de las cuentas que muestra el negocio bancario. La dinámica de recorte de costes, elegida como vía para recuperar la eficiencia y rentabilidad perdidas, se está mostrando en su primera fase como un método paliativo limitado, ineficaz. En la práctica, no parece que la fórmula de los expedientes de regulación de empleo sea suficiente para resolver los problemas de la gran banca, como reflejan las cuentas de Santander y BBVA. Eso sí, consigue mejorar algunas ratios a corto plazo, como la eficiencia, pero no arregla su mala imagen ante terceros, por la evidencia de problemas, al tiempo que logra sembrar el desasosiego en la plantilla y aumentar la desconfianza de los clientes. Santander y BBVA justifican la segunda fase de su particular ajuste, ahora en marcha, certificando la gravedad de sus carencias.
La política expansiva del Banco Central Europeo y el precio del dinero en niveles críticos (cero o negativo) es el mantra que se repite con habitual frecuencia como justificante original de todos los males que aquejan a las cuentas de resultados. La referencia a los tipos de interés y a la política del BCE se reitera en los discursos de presidentes y CEO bancarios de forma tan pertinaz que acaba siendo el único frente de batalla activo. Y así, identificado el enemigo, la estrategia elegida por Santander y BBVA para hacer contraatacar al enemigo monetario apunta al ajuste de costes como el arma más eficaz en la contienda. 

La primera fase de la reducción de plantilla en los dos bancos, se muestra insuficiente. En el Santander ni los 1.440 empleos de recorte ni el cierre de cerca de 500 oficinas parecen mejorar, siquiera a corto plazo, la ratio de eficiencia. Y los planes de BBVA, comunicados de forma enredada y anárquica son la mejor prueba de que los problemas del banco no son, únicamente de origen monetario, si no de definición de proyecto y de dimensionamiento de su estructura.

El banco se jacta de "mantener despistado al personal" con anuncios que "sopesan cerrar 2.500 oficinas en España" y reducir plantilla de mil en mil empleados en los próximos ejercicios hasta quedarse con una plantilla de 8.000 trabajadores. Si se hace caso a otras declaraciones `sueltas´ de su Consejero delegado, el BBVA "podría seguir haciendo banca con sólo un tercio de su actual red", y es de ahí de donde los afectados interpretan que le sobran 15.000 trabajadores en España. Como la ratio de efectividad mejora a duras penas, a golpe de despidos, Santander y BBVA están (se sienten) obligados a “profundizar en los objetivos”, según ordena el Consejo de administración, y empezar la segunda fase del ajuste con otra vuelta de tuerca a los expedientes de regulación de empleo.

Ninguno de los dos bancos pierde de vista el desarrollo de los acontecimientos y estiman que la coyuntura adversa gira y se invierte a favor de los objetivos, y los planes de contingencia para frenar la caída de la rentabilidad se convierten en los mejores argumentos que dan alas a sus organizaciones para ajustar a discreción. La coyuntura se canta en clave de Brexit, elecciones locales, escaso crecimiento mundial, dudas de la Fed y la política monetaria del BCE en el mismo lugar. Son los ingredientes que dibujan la peor coyuntura a corto, medio y largo plazo de los dos grandes bancos más necesitados de rentabilidad.

Quizá el próximo Ejecutivo que llegue (o continúe) en el Palacio de la Moncloa debería sugerir a los dos banqueros, Ana Patricia Botín y Francisco González mayor sintonía con las necesidades de un país (mercado nacional para la banca) que no pasan, precisamente, por la elevada velocidad que imprimen los dos banqueros a los expedientes de plantilla. Ni si quiera justificados por el estado de necesidad en el que parecen vivir sus cuentas de resultados.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...