edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
27/10/2017
banca 
La mejora de márgenes avala el fin de los ”tipos negativos”

Santander y BBVA siguen cobrando por los depósitos a grandes instituciones

Buenos resultados, política monetaria y mejora económica alentarían también un mejor trato a los depósitos a plazo de la clientela minorista
Juan José González
La recuperación de los resultados bancarios, a tenor de las cifras que exhiben las entidades en esta semana intensa de rendición de cuentas, avalarían el fin de una de las políticas más contestadas por las grandes empresas por la que los dos más grandes bancos, Santander y BBVA, cobran de forma puntual a los grandes inversores institucionales por sus depósitos. Son los denominados "tipos negativos". Aunque no se trata de una práctica generalizada en el sector, las dos entidades citadas confirmaban, en declaraciones oficiales de sus directivos, hace aproximadamente un año, la existencia y aplicación de esta práctica a determinados clientes, en especial, para saldos a plazo y todos aquellos que, como los saldos trasnacionales, implicaban un coste para la entidad en tanto que exceso de liquidez. Cargos que -según los saldos de depósitos en cuenta- estarían gravados (penalizados) entre el -0,15% y el -0,25%. Fondos de pensiones, mutuas y grandes clientes empresariales serían el objetivo -o víctimas- de esta práctica que el resto de grandes entidades o no ha seguido o ha estado limitada a operaciones puntuales. Recordar que el cobro de depósitos de clientes fue una medida que provocó el pánico entre la clientela minorista y pymes ante el temor a que una extensión de la misma pudiera gravar sus saldos, iniciativa que por `indicación´ de Bruselas nunca llegó a cruzar "la línea roja".
Pero ahora, los buenos resultados del sector -los dos más grandes entre ellos- parecen avalar la suspensión de la comisión-gravamen. La iniciativa de Santander y BBVA, considerada en su día en medios financieros como de las más `atrevidas´ y `valientes´ jamás aplicadas por las dos entidades, levantó una fuerte polémica en el sector financiero. Porque en principio, el choque intelectual que habría significado cobrar un interés por llevar dinero a un banco, no habría tenido sentido antes de la crisis financiera de 2008, como tampoco a partir de esa fecha, habida cuenta de las dificultades financieras de algunas de las grandes empresas que, con el tiempo se verían obligadas a `tirar´ de ahorro y de saldos de liquidez.

Que no se llegue a cruzar la línea roja de generalizar el cobro no significa que a lo largo de estos largos meses -y años- de penurias financieras, una buena parte del sector bancario no haya aplicado una medida que en la práctica ha producido efectos similares en la clientela minorista y en las pequeñas empresas. Y en este sentido cabría interpretar el reciente informe del Banco de España sobre las Cuentas Financieras de la Economía Española del segundo trimestre del presente ejercicio.

De la misma forma que los saldos a plazo de las grandes compañías vienen siendo gravados con una comisión similar a la indicada, los 859.000 millones de euros -que representa el 40% del total de activos financieros- que tienen las familias en efectivo y en depósitos sufren similar trato, esto es, son remunerados por las entidades financieras, como imposiciones a plazo fijo, o depósitos a plazo, con el 0,09% -para menos de un año- y del 0,11% para plazos superiores a los dos años. 

Claro está que siempre existe la posibilidad de encontrar alternativas mejor remuneradas, caso de entidades búlgaras, checas o angoleñas, todas ellas en el entorno del 1% de rendimiento. Quizá otra forma de interpretar los muy buenos resultados registrados por los más grandes, al menos en lo que va de año y a la espera de un trimestre incierto para el cierre, sería que las entidades financieras que tomaron la iniciativa de cobrar a los grandes inversores institucionales por sus depósitos, deberían considerar el final de la aplicación de la `comisión-gravamen´ en tanto que se dan por recuperados los márgenes de sus cuentas de resultados.

Así cabe también interpretar que la clientela minorista y las pequeñas empresas deberían ser objeto de mejor trato en sus saldos y cuentas de depósitos, remunerados con arreglo a la mejora general que están exhibiendo en sus cuentas, con una recuperación espectacular de los márgenes -respaldados por fuertes ingresos por comisiones- de la economía y de las expectativas abiertas por el Banco Central Europeo. Ayudaría a aumentar, entre otros, el ahorro familiar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...