edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
12/07/2018

Santander en el cabo de año

Confirman desde Boadilla que allí, en el cuartel general del banco, que Ana Patricia (por cierto, que nada gusta, nunca agradó y que allí no se la ve) lejos de celebrar el aniversario del Popular en casa, arengó a los suyos vía telemática para que se centrasen en los resultados trimestrales a presentar en breve a los informadores de la prensa. Con humor inglés, un lugareño de la casa interpretó que lo allí celebrado fue más bien un cabo de año y con el cuerpo presente del finado. Porque el fiambre ocupa y preocupa al personal de plantilla, de la alta dirección, un problema que aseguran se halla en trance, en tránsito hacia quién sabe dónde.

La forma gráfica, casi encubierta, que utiliza un interlocutor del banco para asegurar que lo del Popular es un sinvivir, deja la sensación amarga de quien confirma que el banco no está para celebraciones y que para hablar del asunto será obligatorio el uso de la criptografía y su correspondiente decodificador. Así que queda claro que el Popular les está consumiendo vida y algo más; más que no son más que más provisiones.

Porque hace un año ya (y un mes) desde que por un módico precio la heredera convirtió a la marca en la primera del país, con 17 millones de clientes, cerca de un billón de crédito bruto y casi otro billón en depósitos. Cosa que no está mal y que no todos pueden. Pero que quizá no se valoró en tiempo ni esfuerzos el trabajo de digestión jurídica al que el banquete resuelto obligaría. Porque el jurídico, reclamaciones, demandas y litigios globales (por todo el mundo) se come la hucha prevista para follones, jaleos y alborotos. 

De la hucha salen ya 535 millones para compensaciones vía `bono de fidelización´ (un fiasco que traerá más cola) y otros 145 millones a pagar a `determinados accionistas´ (los minoritarios que meten más ruido, sin más). Pero lo peor parece que llega ahora, a la vuelta de vacaciones, cuando empiecen a llegar resoluciones. Para eso hace acopio de fondos el banco, para atender conflictos legales (1.715 millones de provisión) que figuran en una hucha que ha crecido en unos meses un 72%; otros 1.125 millones (un 64% más) para otros perjudicados. Así que no habrá celebración de nada hasta que no lleguen las famosas sinergias, que no se esperan antes de 2020. Por eso en Boadilla celebran el cabo de año.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...