edición: 2935 , Viernes, 27 marzo 2020
25/04/2018
banca 
Santander o el reiterado obstáculo regulatorio

La trampa de luz de las comisiones presenta como único riesgo que las moscas se acaben sublevando

Carlos Schwartz
El año pasado, Banco de Santander ha visto menoscabados sus ingresos por algunos mercados que no se han comportado como se esperaba. A modo de curiosidad, el director financiero de la entidad José García Cantera, atribuyó los menores ingresos en Reino Unido a los mayores costes para adecuarse a las exigencias del regulador. Entre estos costes están los acometidos para aislar su división de crédito al consumo del resto de las operaciones de la entidad. El banco no dejó de apuntar a un incremento de la competencia en el mercado del crédito hipotecario y a un aumento de las provisiones para los créditos morosos como parte de los mayores costes. La combinación de estos elementos ha supuesto una caída del 21% en el beneficio de las operaciones en el Reino Unido con un resultado de 320 millones de euros sobre la base de un tipo de cambio medio en ese mercado. 
Mientras tanto, el 29 de enero el director de Recuperaciones y Planificación de Resolución de Santander Holdings USA (SHUSA), Brendan Cohane, recibió una carta de la Reserva Federal de Boston -que es el supervisor directo de la entidad- en la que le señalaban que el Consejo de Gobierno de la Reserva Federal y la Corporación de Seguros de los Depósitos habían revisado el plan de Resolución presentado por el holding en diciembre de 2015 de acuerdo con las exigencias de la sección 165 b de la ley Dodd-Frank y la Ley de Protección al Consumidor y la resolución implementada de forma conjunta por las Agencias para las Normas del Plan de Resolución. 

“Las Agencias emiten esta carta de forma conjunta para clarificar las expectativas para el plan de resolución que deberá ser enviado el 31 de diciembre de 2018 o antes. El banco debe cumplir con los requisitos de su plan para 2018 sometiendo la información que responda y sea consistente con esta carta para el 31 de diciembre de 2018”, señala la misiva que se refiere a la extensión del plazo para la entrega del plan de resolución revisado que se debe presentar anualmente y que fue comunicado al banco el 8 de agosto de 2017. Es decir a Santander Holdings USA se le prorrogó el plazo para la entrega del plan de resolución de 2017 hasta el 31 de diciembre de 2018.

Las instrucciones para el plan de resolución de 2018 se basan en todo aquello que se haya modificado respecto del plan de 2015. Es llamativo el hecho que en realidad el plan inicial de resolución de los bancos que operan en Estados Unidos debían haberse presentado en 2013 y de allí en más de forma anual. Sin embargo las Agencias reguladoras se refieren sólo al plan de 2015 lo que hace suponer que es el único que existe y la única mención al plan de 2017 es que no se presentó y su entrega fue prorrogada al 31 de diciembre de 2018. “El plan de 2018 debe discutir todos los cambios materiales respecto del plan de resolución de 2015” incluyendo cualquier cambio a la estrategia de resolución, la obtención de fondos, liquidez, necesidades de capital y los recursos disponibles para ello de la entidad y sus “entidades materiales” y “las provisiones para la continuidad de servicios compartidos y externalizados en caso de quiebra de la compañía holding” en Estados Unidos. 

La carta dice que la compañía holding debe comunicar todas las mejoras acometidas al plan de resolución desde la presentación del plan de 2015 para su mayor eficacia o para remediar o mitigar cualquier debilidad material o impedimentos para la ejecución efectiva y oportuna de dicho plan y la estrategia de la compañía para asegurar que cualquier institución de depósitos subsidiaria asegurada resulte adecuadamente protegida de los riesgos que surjan de cualquier subsidiaria no bancaria. 

El plan de 2018 debe asumir que el escenario severamente adverso para la prueba de estrés se ubica en el primer trimestre de 2018 en el mercado doméstico e internacional y dicho plan debe discutir cualquier modificación a la estrategia de resolución en los escenarios adverso y básico en la medida que dichos escenarios reflejen obstáculos a un rápido y ordenado proceso de resolución “que no estén contenidos en el escenario severamente adverso”. 

El escenario al que debe responder el plan es uno en el cual las operaciones financieras estadounidenses sufran un quebranto financiero material, la matriz exterior no quiera o no pueda aportar la necesaria ayuda financiera para la continuidad de las operaciones de la filial doméstica, y al menos la compañía holding deba presentarse a concurso de acreedores de acuerdo con el capítulo 11 de la ley de quiebras estadounidense, es decir solicitar protección judicial de los acreedores.

Banco de Santander ha tenido problemas recurrentes con el regulador estadounidense y al margen de que el año pasado aprobó las pruebas de esfuerzo por primera vez en tres año consecutivos todo parece indicar que la revisión del plan de resolución de 2015 ha quedado para este año.

Sus esfuerzos en Estados Unidos no cejan. Mientras tanto, su actividad mercantil en España de acuerdo con los resultados del primer trimestre de este año muestra una creciente dependencia respecto de las comisiones, tal como señala el artículo que encabeza esta página. Una mención de honor merecen en esta dependencia las comisiones por descubierto que de acuerdo con fuentes jurídicas especializadas en consumo financiero “tienen como origen las situaciones de descubierto, es decir, la falta de saldo en cuenta a la hora de atender un cargo, el retraso en el abono de una cuota o la devolución de un pago. No obstante, dichas situaciones ya son penalizadas por la entidad mediante un tipo interés de demora suficientemente elevado. 

El cobro de las referidas comisiones es ilegal, pues no obedece ni a un servicio solicitado previamente por el cliente, ni a un servicio efectivamente prestado por la entidad, ni a un gasto que haya debido asumir ésta”… Claro que pese a que existe jurisprudencia al respecto en España, el tema sigue siendo controvertido y al final sujeto a litigio. Si el regulador español fuese un poco más exigente con estas liberalidades a saber que escenario tendríamos. O que costes de adaptación a las normas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...