edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
20/11/2008
La primera factura del Elíseo ya está aquí

Sarkozy “cuela” a EDF en España por la puerta de Fortia

Juan José González.- Electricité de France (EDF) ya ha conseguido el primer contrato eléctrico en la industria española. La firma del mismo esta tan reciente como que el martes pasado, la francesa firmaba con Fortia la adquisición de energía eléctrica por un plazo de tres años. Fortia se vio obligada a buscarse la vida tras la supresión de las tarifas de alta tensión el pasado 1 de julio. Desde entonces no ha cesado en la búsqueda de un proveedor de electricidad que le permitiera abaratar los costes de producción de las 18 empresas industriales que forman la plataforma de compras y evitar así, pagar la energía más cara de Europa.

Y así comienza para EDF, la que puede considerarse como nueva etapa en las relaciones comerciales entre Francia y España, curiosamente, tras la cumbre del G-20 en Washington. Una nueva etapa en la que (ver capitalnews.es de 18-11-08) empresas como EDF ya no contarán con el “veto” tradicional a que estaban sujetas multitud de operaciones empresariales.

Fortia solicitó ofertas a numerosas empresas nacionales y extranjeras del sector eléctrico para cubrir su consumo, que según sus propias estimaciones asciende a unos 20.000 gigavatios-hora para el presente año. Entre las españolas se encontraban: Endesa, Iberdrola, Gas Natural y Unión Fenosa, y entre las extranjeras, la lusa EDP (a través de HC Energía), la belga Electrabel (filial de Suez) y la francesa EDF, que ha sido al final la que ofertó el mejor precio. Fortia llegó a considerar la posibilidad de acudir a las subastas periódicas de la Comisión Nacional de la Energía, si bien, el precio del kilovatio no encajaba en sus márgenes “tolerables” de precios. En la central de compras se distinguen dos centros o núcleos de poder; por un lado ArcelorMittal, con un consumo anual de 4.000 GWh, además de Alcoa, Asturiana de Zinc, Tubacex, y por otro, las principales cementeras, esto es; Cemex, Portland, Holcim o Lafarge, entre las que suman un consumo anual de 3.200 GWH.

La supresión de las tarifas de alta tensión (conocida como G-4) en julio, significó en la práctica, la desaparición para la industria de unas condiciones de precios de la energía muy favorables para las empresas, al tratarse de un coste reducido, que ahora, tras la desaparición de la tarifa puede llegar a incrementar los costes eléctricos hasta el 50%. En medios empresariales se valora la buena oportunidad que le ha brindado a la francesa la supresión de la tarifa eléctrica, aún a costa de limitar el beneficio económico, que en este caso no ha sido el objetivo prioritario, sino meter la cabeza en un mercado en el que las compañías españolas gozaban de ventajas competitivas claras.

EDF viene trabajando desde hace varios años por entrar, como sea y al precio que sea, en el mercado español, al que ya tiene acceso a través de una interconexión pirenaica, y por la que distribuye energía eléctrica (de origen nuclear). La compañía gala, de propiedad pública y primer monopolio estatal en terreno de la Unión Europea, produce el 64% de la energía nuclear de Europa. Para Fortia supone cerrar el primer contrato bilateral con un suministrador de energía de peso, y además, no español.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...