edición: 2246 , Viernes, 23 junio 2017
17/10/2008

Sarkozy, el emperador sin corona

Quiere parafrasear a Soros y convertir ésta en la crisis de su vida, aunque sea a golpe del miedo de los mercados. Pero Angela Merkel y Gordon Brown se le han adelantado. No consigue protagonismo. El de la crisis se lo llevaron Bernanke, Paulson y Bush. El del plan de emergencia, que el francés trató de cocinar en los fogones exclusivos de los ‘cuatro’ grandes de Europa, no se lo creyeron los Veintisiete hasta que a Berlín y Londres les llegó el agua al cuello de la intervención estatal. La coordinación con el FMI y el G7 será  a su pesar, como el globo sonda del fondo común que jugó a hinchar y desinflar. Y ahora, aunque el galo propone reinventar el mundo desde la UE, es Brown, desde las afueras del euro, el que ha cogido la batuta del plan de regeneración del sistema financiero. Sarkozy es traslúcido. Hasta para su reedición de Breton Woods. Consuela su ego con el paseíllo del brazo de BNP Paribas. De sus entrañas sale Pierre Marini para capitanear el nuevo viaje de Dexia. De sus fondos, parte del salvamento para Fortis y las riendas de la belga.

A la vista de las arrugas de su rol de Lawrence de Arabia de la diplomacia magrebí que esperaba desplegar en su semestre presidencial, de los problemas para su aspiraciones nucleares en el Este, del techo para Areva y EDF en EE UU y de las líneas rojas que Putin le marca a su despliegue energético, echa todos sus cebos en el mar de las influencias financieras y la proyección del G8. Se ha enfundado el disfraz de estadista de la economía global. Y ha intentado cosechar sus teorías en los discursos ajenos. Pero su reinado al frente de la Unión Europea le desluce. Por mucho que se empeñe en salir en la foto y jurar que, puestos a rescatar, él rescata más que nadie: 360.000 millones para engrasar las finanzas galas y- amenaza- tiene aún dinero de sobra, calentito para otro manguerazo.

Si Societé Generale le mancha aún la pechera financiera al Elíseo, Gordon Brown se cuelga las medallas pretendidas por Sarkozy, al menos las de la influencia política en la crisis. Brown, capitán de los rescatadores, impulsó en su momento la mano abierta de su plan de rescate económico, las nacionalizaciones y la recapitalización, de las ayudas de Downing  Street a chorro. Forzó la sintonía de los Veintisiete y ahora, para disgusto del Elíseo, es el padrino oficial de la cumbre llamada a reformar el sistema financiero, un espacio en el que hasta Zapatero y los emergentes del G20 le roban sitio en la foto a Sarkozy. Es el altavoz de Strauss-Khan el que se hace oír con la propuesta de la regulación de los paraísos fiscales. Y sus planes para regular los hedge funds esperan otros padres o el sueño de los justos.

No ha podido sacarse brillo a su cetro europeo, el efecto contagio y el sálvese quien pueda han podido más. Que se lo pregunten a Angela Merkel y Gordon Brown. Pero, del ahogado, trata de hacerse con el sombrero. A falta del paraguas del G8,  ahora que colocar a Guaino en la cúpula del British Energy- EDF tendrá que esperar, ha conseguido colar a su antiguo jefe de gabinete, Pierre Mariani, en la cúpula del nuevo Dexia bajo bandera franco-belga. Salvarlo  le ha costado al Elíseo más de 2.000 millones. A cambio, no sólo la cabeza de Miller, sino la mano sarkoziana sobre sus riendas. El preludio del desembarco que Sarkozy está dispuesto a hacer, con la tricolor en ristre. Hasta hacer – promete- el trabajo de los banqueros en sus propios sillones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...