edición: 2558 , Jueves, 20 septiembre 2018
10/04/2010
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

Se confirma el escenario de recuperación, pero con diferencias geográficas notables

SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'

Los datos económicos que se van conociendo confirman el escenario de recuperación, que se consolida de forma paulatina, aunque con notables diferencias geográficas. Así, las economías emergentes, con China y Brasil como exponentes destacados, mantienen un elevado dinamismo. A cierta distancia, Estados Unidos y Japón también están remontando posiciones. En Europa, por el contrario, la recuperación parece flaquear en este primer trimestre del año, pero los factores climatológicos pueden haber tenido un efecto relevante.

Estados Unidos muestra una firmeza mayor de la esperada. El consumo privado mantiene el tono tras el fin de los estímulos, la industria y la inversión en equipo ganan posiciones y los precios siguen dando muestras de estabilidad. Pero si el abismo de inicios de 2009 queda cada vez más lejos, esta recuperación que va asentándose sigue muy condicionada por tres factores cuya resolución no parece cercana. En primer lugar, el mercado inmobiliario, aquejado por una sobreoferta que retrasa su salida del túnel. En segundo lugar, el alto grado de endeudamiento de las familias, al que se está sumando un sector público obligado a políticas fiscales expansivas para apoyar a la demanda. Finalmente, la caída del mercado de trabajo ha sido tan profunda que su normalización va para largo.

La economía japonesa creció casi un 4% intertrimestral anualizado en el cuarto trimestre. Dos tercios de este crecimiento vinieron del sector exterior, aupado por unas exportaciones que crecen con fuerza. El resto del avance es atribuible al consumo privado que, alentado por los estímulos gubernamentales, llevó a la demanda interna a hacer su primera aportación positiva al crecimiento, tras seis trimestres de retrocesos. En el capítulo inversor, la recuperación de la inversión en equipo se vio compensada por la reducción de existencias, un proceso que debe continuar dada la gran acumulación que tuvo lugar en 2009, cuando las exportaciones descendían drásticamente.

La tercera economía mundial, China, crecerá un 9,5% en 2010, según el Banco Mundial, después de un avance del 8,7% este pasado año. Las perspectivas han mejorado gracias a que la crisis se ha superado sin muchas complicaciones y a que la producción y el comercio mundial se han recuperado en la segunda mitad de 2009. Sin embargo, preocupan la formación de una burbuja especulativa en el mercado inmobiliario, cuyos precios siguen subiendo, y las potenciales dificultades financieras de los gobiernos locales, después de las masivas inversiones en infraestructuras que han llevado a cabo. El gobierno chino sigue barajando medidas de enfriamiento ante los riesgos de inflación.

Cabe destacar también la evolución de Brasil, otro gran emergente, que tras la recesión se ha reconciliado con el crecimiento, saldando el cómputo total de 2009 con un retroceso mínimo del 0,2%. Además, en el cuarto trimestre, y después de cuatro registros negativos, pudo anotar ya su primer avance interanual del 4,3%, una cifra menos brillante que las de China o India pero que confirma la solidez de la recuperación y vaticina un 2010 a velocidad de crucero.

La zona del euro presenta tintes mucho más discretos. Lo peor de la recesión ha quedado atrás, pero el camino hasta la plena normalización de la actividad económica será largo y no se consolidará hasta 2011. El crecimiento del cuarto trimestre de 2009 se quedó en un discreto avance del 0,1% intertrimestral y los indicadores del primer trimestre mantienen esta misma tónica. Tanto el consumo como la inversión muestran un tono muy débil y siguen limitando la capacidad de recuperación de la eurozona, que se sostiene gracias al sector exterior, al ciclo de existencias y a los estímulos fiscales en marcha. Alemania, la principal economía, apunta a un crecimiento cercano a cero en los tres primeros meses de 2010.

Preocupa la fragilidad de la recuperación europea. Los consumidores no acaban de recobrar el nivel de confianza necesario para relanzar el consumo, en un entorno de paro aún creciente. La abundante capacidad productiva ociosa no permite prever un pronto relanzamiento de la inversión. La buena marcha de las exportaciones podría no ser suficiente para recuperar ritmos de crecimiento generador de empleo. Además, la necesidad de sanear las finanzas públicas urge a cortar gastos o a subir impuestos, deprimiendo la demanda interna.

Grecia es el principal exponente de la exigencia de frenar el deterioro de los presupuestos públicos. La reacción de los mercados ante un déficit desbocado y una deuda en espiral han obligado a presentar un drástico plan de ajuste que incluye subida del impuesto sobre el valor añadido (IVA), congelación de pensiones y rebaja de sueldos públicos. A cambio, el país helénico pide un gesto de ayuda al resto de socios de la eurozona, algo que ha generado un complejo debate entre instituciones comunitarias y estados miembros ante la inexistencia de mecanismos de rescate de economías nacionales dentro de la moneda única. Mientras, el dólar se ha revalorizado notablemente contra el euro, pasando de un máximo de 1,51 dólares por euro en noviembre del año pasado hasta 1,33 a finales de marzo, una evolución que puede apoyar la recuperación de la zona del euro.

Pero si Grecia es el caso más destacado de desequilibrio fiscal, muy pocos estados miembros escapan al problema de las finanzas públicas. Así lo ha puesto de manifiesto la Comisión Europea en la evaluación de los programas de estabilidad o convergencia de catorce países de la Unión presentada a mediados de marzo. Además de Grecia, que no se puede comparar a ningún otro país, Irlanda, Reino Unido y Portugal son los que se encuentran en una situación más delicada, sin margen de maniobra. España, Francia, Italia y Bélgica les siguen en gravedad. En todos los casos, sin embargo, la Comisión ha mostrado su preocupación porque considera optimistas las previsiones de crecimiento, las cuales, si no se cumplen, pueden llegar a desbaratar la senda de estabilización contemplada en los planes.

En el caso de España, la Comisión Europea, además de pedir más concreción en las medidas de ajuste fiscal, especialmente a partir de 2010, destaca la necesidad de adoptar reformas que impulsen la productividad, la competitividad y el empleo sostenible. La economía española se recuperará de la actual recesión, pero para conseguir ritmos de crecimiento elevados es imprescindible poner en marcha reformas estructurales en ámbitos como la educación, la competencia en servicios y electricidad, la eficiencia en I+D y el mercado laboral.

El Gobierno ha abordado este reto desde tres ángulos. En primer lugar, la consolidación presupuestaria, cuyo objetivo es devolver el déficit público a la zona del 3% en 2013. En segundo lugar, el fortalecimiento y la reestructuración del sistema financiero. En tercer lugar, avanzar en reformas que sienten las bases de un crecimiento sólido.

La iniciativa más reciente ha sido una nueva batería de propuestas presentada a los partidos políticos, a principios de marzo, con el fin de alcanzar un pacto contra la crisis. En el paquete de medidas destacan las ayudas para la rehabilitación de viviendas, los préstamos directos del Instituto de Crédito Oficial para pymes y autónomos, la mejora de las ayudas a la internacionalización de las empresas, más inversión en I+D+i, la reducción de la morosidad pública y privada y la racionalización del sector público empresarial. Además, el Gobierno ha enviado a las Cortes el proyecto de Ley de economía sostenible, un amplio abanico de reformas y actuaciones horizontales que se pretende afiancen el crecimiento económico a medio plazo.

Pero mientras las reformas no surten su efecto, la atención sigue centrada en los indicadores de corto plazo. El consumo de las familias presenta un perfil de recuperación muy suave, dentro de un cuadro general de debilidad, con señales dispares por productos. Así, mientras las ventas minoristas en general perdieron impulso en enero, las de bienes duraderos como electrodomésticos y, sobre todo, automóviles, siguieron repuntando. Sin embargo, la estabilización del componente subyacente del índice de precios de consumo cerca del 0% pone de manifiesto el débil pulso del gasto de los hogares. De hecho, el índice de confianza de las familias ha iniciado el año interrumpiendo su mejora, posiblemente influido por el retroceso del empleo en los dos primeros meses, por la retirada de estímulos tributarios y por la contención de las subidas salariales.

En cuanto a la inversión empresarial, el ligero descenso de la utilización de la capacidad productiva en el primer trimestre no apunta a un sostenido relanzamiento de la inversión en equipo. Sin embargo, algunos indicadores específicos muestran una trayectoria relativamente positiva. Las contradicciones probablemente se explican por el efecto combinado de unas exportaciones crecientes, tras la histórica caída de la primera parte del pasado año, y una demanda interior todavía muy débil.

Desde el punto de vista productivo, la especial climatología de los primeros meses de 2010 puede haber afectado a la actividad de sectores como construcción y turismo, si bien los indicadores son todavía incompletos. En cuanto al sector inmobiliario, se aprecian algunos signos de estabilización, tanto en lo que se refiere a la contracción de los precios como a las compraventas, que subieron un 2,1% interanual en enero, gracias las transacciones de viviendas usadas.

En suma, los datos disponibles correspondientes al primer trimestre de 2010 apuntan todavía a un leve retroceso de la actividad, de un orden parecido al -0,1% intertrimestral registrado en el cuarto trimestre de 2009. En el segundo trimestre, la normalización de algunas actividades afectadas por la climatología y un cierto anticipo del gasto debido a la subida del IVA pueden reforzar la senda de recuperación de la actividad y lograr una tasa positiva de crecimiento del producto. En cualquier caso, la eventual salida de la recesión se producirá de forma discreta, con ritmos de crecimiento modestos, a la espera de los efectos de las reformas implementadas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...