edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
26/03/2013
El Comité de Supervisión de Basilea endurecerá el trato a los mecanismos de mitigación de riesgo

Se estrecha el cerco para limitar atajos utilizados por la banca para reducir las provisiones sobre sus activos

Carlos Schwartz

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea ha puesto en circulación para su consulta una propuesta que espera aprobar en julio por la cual el uso de mecanismos para mitigar el riesgo deberán contabilizar su coste neto presente. Los grandes bancos, en especial los que tienen carácter de sistémicos, incluidos los españoles, utilizan los seguros contra impago (credit default swaps) para reducir el volumen de activos que ponderan en su riesgo. El Comité, que depende del Banco de Pagos Interncionales (BIS, por sus siglas en inglés), advirtió ya en diciembre de 2011 su preocupación por ciertos mecanismos utilizados para mitigar o transferir el riesgo que resultan en realidad formas de arbitraje sobre las exigencias de capital del regulador al diferir un riesgo que se dice haber reducido. De esta forma las provisiones sobre el capital son menos gravosas que si el riesgo fuese computado en su totalidad. El Comité da en particular el ejemplo de titulizaciones con pérdidas que resultan cubiertos mediante CDS, señalando que el coste real de esa cobertura es igual o superior en el tiempo a la pérdida retenida. Por lo tanto lo que se está haciendo realmente no es transferir o mitigar un riesgo sino aplazar una pérdida.

Para subsanar este tipo de arbitraje de riesgos la propuesta del Comité es que los bancos declaren el coste real de los mecanismos de mitigación o transferencia de riesgos y sobre esta base se calculen los activos ponderados por el riesgo para determinar si se cumple la ratio de capital de acuerdo con las normas de Basilea III. Sin mencionar los casos específicos en los cuales estos mecanismos fueron detectados el Comité puntualiza que: “Los supervisores han expresado su preocupación por algunas transacciones recientes para la protección de créditos y su potencial para el arbitraje de las regulaciones sobre el capital”. El debate abierto aspira a remendar los huecos que presenta Basilea III en torno a los mecanismos de mitigación del riesgo. La gran banca internacional libró una batalla sin cuartel para lograr limar las aristas más filosas de este paquete de regulación que ha exigido un fuerte incremento en el capital de las entidades bancarias respecto de sus activos ponderados por el riesgo para llevarlo a niveles más consistentes tras la crisis financiera internacional desatada en 2008.

De acuerdo con fuentes del mercado, la documentación bancaria depositada en diversos reguladores ha dejado al descubierto que pese a las advertencias sobre el uso de estos mecanismos, los mismos son de aplicación habitual. En febrero, Citigroup difundió documentación de acuerdo con la cual había contratado protección para un paquete de créditos marítimos del fondo Blackstone. Pero no es un ejemplo solitario, se trata solo del más reciente. Los reguladores mantienen silencio sobre los casos que han detectado, pero si han dejado entrever que el uso de estos procedimientos es lo suficientemente extendido entre grandes instituciones como para que corrija el fallo en la regulación que lo ha permitido. Los bancos tras los anuncios de adecuación de capital se han lanzado a “optimizar sus balances”. En España, tras las pruebas de esfuerzo, los bancos se apresuraron a reducir los activos en sus balances mediante la gestión activa de sus carteras que en muchos casos ha utilizado la contratación de CDS para mitigar el riesgo y por tanto su presión sobre el capital. Mientras que el Comité admite que contratar instrumentos de este tipo es aceptable, puntualiza que pueden ser utilizados indebidamente y que por lo tanto los va a someter a un escrutinio meticuloso.

La decisión ya desató la controversia en la medida que algunas entidades tienen contratados estos instrumentos desde hace más de una década y por lo tanto es demostrable que no fueron pensados para evadir determinadas normas de capital. El problema es probable que sea resuelto con un límite temporal a la contratación. En cualquier caso el Comité ha puntualizado que de lo que se trata es que los bancos no solo reflejen los beneficios de esas operaciones de cobertura de riesgos sino también sus costes, de forma tal que la compra de protección del crédito sea reconocida de forma apropiada en el capital ajustado a la regulación.

El asunto es que el reconocimiento de los costes incurridos en la cobertura de pérdidas van a ocasionar fuertes recargos en materia de capital, lo cual va a hacer saltar más de una alarma en el futuro no muy distante. Los bancos deben emitir opinión sobre el borrador de la propuesta como último plazo el 21 de junio de 2013. De acuerdo con fuentes próximas a lo reguladores europeos, existe la determinación de que los cambios sean incorporados al paquete Basilea III este año.

Existe un serio malestar dentro de los reguladores y el BIS por esta gestión de los riesgos que los bancos califican de optimización de balances. Frases como: “Introducción de políticas activas en reducción y optimización de activos de riesgo” que comenzaron a plagar los informes financieros de los bancos españoles a partir de las pruebas de esfuerzo encaradas con motivo de la crisis en el sector denotan que esas prácticas no son ajenas a las entidades autóctonas. De acuerdo con la normativa que se ha sometido a consulta los bancos deberán “bajo ciertas circunstancias calcular el valor presente de esa prima que supone la protección de crédito que deberá ser considerada como cuantificación de una exposición del banco que adquiere la protección, a la que se le deberá aplicar un peso ponderado del 1,250%”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...