edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
13/06/2013

Se intensifica la competencia en Europa para la compensación de derivados con la reforma de MIFID como telón de fondo

El desarrollo de entidades de contrapartida choca con el objetivo de que su forma de operar sea abierta
Carlos Schwartz

Chicago Mercantile Exchange Group (CME) espera tener en marcha su entidad central de contrapartida operando para derivados en septiembre tras sufrir un retraso por el cambio de regulador británico. Mientras, si ha comenzado a operar en la compensación de swaps de tipos de interés, en abierta competencia con Eurex de Deutsche Borse y London Clearing House (LCH). De acuerdo con fuentes del mercado la demanda de compensación de derivados se ha incrementado significativamente sobre todo en Estados Unidos y se detecta un traslado de operaciones hacia Europa. Las entidades centrales de contrapartida estadounidense que han precipitado su implantación en el continente ya representan una competencia significativa para la industria local. Bancos, operadores de bolsa y gestores de fondos se disponen a trasladar sus posiciones abiertas en el mercado de futuros NYSE Liffe de Londres de su ECC actual, LCH, a la nueva propiedad de Intercontinental Exchange (ICE) que ha adquirido al New York Stock Exchange con el que se ha fusionado.

Las fuentes consultadas señalan que “de momento la competencia se ha concentrado entre CME que se acaba de implantar en Europa y es el principal mercado de futuros del mundo, Eurex y LCH donde los dos primeros intentan ganar cuota a expensas del tercero mientras ICE captura el mercado natural de su ahora socio NYSE Liffe”. La afluencia de los propietarios de infraestructuras de mercado estadounidenses a Europa se intensificó el año pasado mientras tomaban posiciones ante las reformas de la regulación en Estados Unidos y Europa que tienen por objetivo, entre  otras cosas, obligar a que la mayor parte del mercado bilateral denominado over the counter (OTC) cierre sus operaciones a través de entidades centrales de contrapartida.

La reforma ya se inició en Estados Unidos mediante la aplicación de la ley Dodd-Franck, y en Europa está a la espera de un difícil pacto para la reforma de la directiva de mercados en instrumentos financieros (MIFID).

Precisamente uno de los principales obstáculos para un acuerdo sobre MIFID es el objetivo de la Comisión Europea de que las ECC sean abiertas, es decir puedan ser utilizadas por cualquier operador. La posibilidad de que cualquier plataforma de negociación de derivados pueda acceder a cualquier ECC genera conflictos a la vista de la inversión en estas infraestructuras de mercado que han hecho los diversos actores de este segmento de la industria financiera. Mientras, la agudización de la competencia entre las infraestructuras que ya están operativas es inevitable. Un dato lo pone de relieve, LCH compensa el 95% de los swaps de tipos de interés OTC que se cierran a través de una ECC. Lo cual implica que Eurex y CME van a dar la batalla por quitarle negocio. El ejemplo de NYSE Liffe es claro. Las entidades que tienen posiciones abiertas han migrado sus operaciones que se alojaban en la ECC London Clearing House a la ECC propietaria de NYSE Liffe, Intercontinental Exchange Europe. Si las ECC se abren, el negocio deja de estar cautivo.

De momento, el núcleo de esta industria está en Londres, con la excepción de Eurex que opera en Fráncfort. CME ha iniciado en la City la compensación de los derivados de tipos de interés sobre siete divisas en plazos de hasta 50 años. Los swaps de tipos de interés representan dos tercios del mercado de derivados que equivale globalmente a 650 billones de dólares en términos nominales de acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales. Los bancos que están ya conectados a la plataforma de CME Group son BNP Paribas, Credit Suisse, Goldman Sachs, HSBC, JPMorgan, Nomura, Royal Bank of Scotland, Citibank, Morgan Stanley y UBS.

El retraso de CME en implementar el resto de derivados a través de su ECC está relacionado con el cambio de regulador británico. La Financial Services Authority ha dado paso a la Financial Conduct Authority, lo cual es llamativo en tanto deja de ser la autoridad de los servicios financieros para ser la autoridad de la conducta financiera. En cualquier caso el cambio ha supuesto un retraso en la inauguración de servicios que requieren autorización del regulador, como ocurre con la compensación de derivados.

Hasta ahora los tres grandes competidores en el mercado de las ECC que esperan capturar el grueso de las operaciones de derivados OTC que se cierren a través de ellas son parte de estructuras verticales vinculadas a mercados organizados. Esta es la tendencia general en Europa y Estados Unidos. Un ejemplo es la ECC que tiene en preparación Bolsas y Mercados Españoles (BME) y cuyo rodaje aun depende de una serie de modificaciones legislativas y ajustes finos entre las partes involucradas. Pero en cualquier caso en España los futuros, a través del Mercado Español de Futuros Financieros (MEFF), las operaciones de las bolsas en renta variable, y las operaciones de renta fija, pasan por una estructura vertical integrada propiedad de BME, para la cual convertir a su ECC en una plataforma abierta no es necesariamente un buen negocio.

Europa debe definir antes de fin de mes un acuerdo firme en torno a la reforma de MIFID para que las operaciones OTC pasen obligatoriamente por las ECC. De no hacerlo es posible que no haya reforma de la directiva hasta 2015, y por tanto la compensación de los derivados over the counter no sea obligatoria hasta entonces. Esta posibilidad entre otras cosas haría que la competencia se acrecentara ya que no se registraría la afluencia de negocio OTC que los inversores en infraestructuras esperan.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...