edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
16/02/2009
Planes de ‘medio pelo’ sin impacto económico ni laboral
No parece que la suerte acompañe a Miguel Sebastián

Sebastián bloquea el ministerio de Industria

Juan José González

La industria pierde empleo, facturación y actividad. El turismo puede registrar aportación negativa al PIB en 2009. Y a la balanza comercial se le han encendido todas las alarmas posibles. En resumen; al ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, se le acumulan los problemas y el trabajo. Sus planes no salen adelante, ayudas, líneas de crédito, medidas y más medidas que conforman paquetes de subvenciones que sólo consiguen mover titulares de prensa, con su carga de guasa correspondiente. Pero también se le acumulan las miradas en los consejos de ministros cuando se tratan asuntos sectoriales relacionados, por ejemplo, con el turismo. Cuando en todos los departamentos ministeriales se lucha por propuestas de actividad desde el lado de la oferta, Industria esta inmersa en unos planes de ayuda a la automoción que no llegan ni para seguir adelante con el Plan VIVE (se estrella con su plan estrella) o las líneas de crédito de carácter general propuestas a través del ICO.

Cuando llegó al ministerio, Sebastián propuso un ambicioso plan para Turismo que “situaría a España a la cabeza del sector en breve espacio de tiempo”. Pasados unos meses desde entonces, el departamento encargado del sector apenas ha lanzado dos propuestas de actividad de escasa repercusión en empleos y menor trascendencia en ingresos. La aportación de este sector al PIB, según el INE en torno al 10% (aunque el presente ejercicio la aportación puede ser negativa), sigue sin dar señales de vida, precisamente, en invierno, temporada históricamente baja pero que el ministro pretendía convertir en alta, y para lo que no se escatimaron horas de técnicos en elaborar planes para potenciar la temporada como uno de los puntos fuertes a mejorar. O potenciar la red de Paradores Nacionales y destinos rurales, poner en marcha un plan para llenar el medio rural de turistas alemanes, ingleses y belgas de la tercera edad.

Recuérdese que en las primeras intervenciones del ministro de Industria, Turismo y Comercio, se abogaba por “desestacionalizar” las llegadas de nuestros visitantes europeos. Ya se conocen algunas estimaciones para la presente campaña que apuntan a un descenso importante de turistas: no alcanzarán los 47 millones de visitantes en 2009, lejos de los 52 millones de 2007, el mejor de la historia del turismo hispano. Pues bien, hasta la fecha, tan sólo planes.

Hoteles, agencias de viajes, compañías aéreas e intermediarios turísticos en general, puntos fuertes de nuestra oferta turística, envían sus quejas al ministerio para señalar que España sigue siendo competitiva; mantenemos el mismo nivel en los parámetros básicos desde hace años, contamos con más horas de sol que nadie, nuestras playas ganan posiciones en los ránking internacionales (el 68% de los turistas que nos visitan buscan sol y playa). Competitivos porque la oferta hotelera se mantiene en el más alto nivel de capacidad y las ofertas del sector superan en calidad y diversidad a las de nuestros competidores. Sin embargo, de Industria no llegan a la mesa del consejo de ministros propuestas para compensar el ajuste que se produce en el sector de la construcción ni en sus industrias auxiliares. Como tampoco llegan propuestas para incentivar la exportación, única forma de compensar la menor demanda interna y conociendo como nadie el calamitoso estado de salud de la balanza de pagos.

Recuerda Sebastián en su ministerio a aquel personaje de ‘tbo’ que creara Josep Escobar hace muchos años, de nombre Carpanta y de profesión Perito en Ayunos, cuyo oficio consistía en no comer a pesar de tener gran apetito. Un oficio del que, como él mismo personaje afirma, “mejor eres cuanto más hambre pasas”. Y mientras tanto, el Departamento de Sebastián sigue ‘entretenido’ en medidas menores, en los denominados “planes satélites” de los grandes sectores. Tan pronto hostiga al sector eléctrico como ‘re-anuncia’ medidas ya presentadas, o en vigor, para el sector del automóvil.

Como entretenimiento es su “ambicioso” plan de distribuir bombillas eléctricas para aumentar la eficacia en el sostenimiento de nuestro consumo energético. Y así, un sinfín de medidas de “medio pelo” y de escaso impacto en la creación de empleo. Entretenido, igualmente, está el ministro en cuestiones de mayor altura política, no relacionadas con su departamento ministerial, sin atender al asunto que tiene sobre la mesa que no es otro que la transformación de la estructura productiva del país.

Llama la atención de Carpanta, además de esa lucha entre su apetito y condenación a no comer, la distracción por el mundo que le rodea, sus correrías por terrenos políticos sin otro objetivo que “a ver qué cae”. Cómo por ejemplo, sus incursiones en áreas de gobierno que no le corresponden, como “al Gobierno se le acaba la paciencia con la Banca” o de rancio estilo y desfasados como el de “consuma usted productos made in Spain”, etc. Fueras de juego, o intentos de Carpanta para comer que posteriormente son  justificados (disculpados) por el presidente del Gobierno.

Al final habrá que convenir en que es posible que la cartera ministerial le quede a Sebastián, como a Carpanta su peritaje en ayunos, un poco grande.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...