edición: 2557 , Miércoles, 19 septiembre 2018
04/12/2008

Sebastián se juega su ‘tercera vía’ nuclear con Garoña y el PNV

Javier Aldecoa

Han intentado hacer de él la brecha por la que horadar el blindaje atómico del gobierno, impenetrable por Zapatero y Solbes. Y el Foro Nuclear, el CSN y el sector le hacen cuña a Miguel Sebastián en sus propias lagunas: las de las renovables, el déficit tarifario, las necesidades de su automóvil eléctrico y la renovación del CNE. Y la de la necesidad de una ‘tercera’ vía consentida por Moncloa que dé aire nuclear a las necesidades del sector eléctrico, aunque sea sin nuevas centrales, sólo con la supervivencia de las que ya existen y nuevas tecnologías. Almaraz y Garoña son la bandera de esa alternativa que el Ministro intenta hacer valer desde bambalinas. Una enseña que topa -como todos sus planes- con Ajuria Enea y se le puede arrugar a Sebastián en el pulso de favores entre el PNV y Ferraz.

Miguel Sebastián advierte: no cogerá el guante nuclear, por mucho que lo tiren al alto una y otra vez la ONU, el CSN o Felipe González. No en público. Otra cosa son los gestos: a pesar de la presión de algunos consejeros de la CNE, no acelera el cambio de precios nucleares. Pero gana tiempo hasta finales de 2009 para el veredicto de Garoña y Almaraz. Y promete esperar, antes de decidir, al informe del CSN, que puede darle sorpresas a la vida útil de las nucleares.  Como le recuerda Iranzo desde el IESE, Garoña produce el 1% de la energía consumida en España, (lo mismo que la fotovoltaica) y no está el patio energético para prescindir de ninguna capacidad productiva.

Las Juntas generales de Álava han aprobado una moción del PNV en la que instan al Gobierno a que no autorice una prórroga de la actividad de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), cuya concesión finaliza en julio de 2009. Los de Ajuria Enea ya han comenzado a levantar las lanzas por el cierre de Garoña y amenazan con aguarle a Sebastián una de sus bazas ante el sector de las nucleares: la prórroga de centrales pero ni una nueva. Un examen en el que Garoña es la ‘prueba del nueve’ para el destino de Almaraz.

Ya lo ha dicho Emilio Olavaria: el Partido Nacionalista Vasco hará todo lo posible por evitar que se postponga el cierre de Garoña, con o sin informe a favor del Consejo de Seguridad Nuclear.Y ya que no ha podido conseguir el traslado de la sede de la CNE al País Vasco, el PNV quiere aprovechar el proceso de renovación de tres vocales y el vicepresidente de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) -pendiente desde hace cinco meses- para asegurarse un puesto en el máximo órgano del supervisor, aunque son los 4 cargos bajo el ascendente del PP los que deben renovar sus sillones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...