edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
19/05/2015
OBSERVATORIO DE ECONOMÍA

Sector exterior: oportunidades más allá de la UE

Aantonio Hernández (KPMG)*
El sector exterior español se enfrenta a un reto de gran envergadura: la diversificación geográfica. A pesar de que en los últimos años las exportaciones españolas han vivido una gran diversificación, Europa aún registra el 64% de las mismas, porcentaje muy superior a la proporción del PIB mundial que representa esta región (24%) y que, probablemente se podría ir reduciendo paulatinamente en las próximas décadas por el progresivo desplazamiento del centro de gravedad de la economía mundial hacia latitudes asiáticas, en línea con la consolidación del fenómeno de la globalización.
Por tanto, sin menospreciar la importancia de la Unión Europea como socio comercial, existe un amplio margen, en otros países extracomunitarios, para la mejora de la actividad española en el exterior. Estas oportunidades se encuentran tanto en mercados maduros como en mercados emergentes que presentan elevadas tasas de crecimiento económico y una incipiente clase media. En este sentido, la actual debilidad del Euro ofrece una inmejorable oportunidad a las empresas españolas para que inicien o intensifiquen su actividad en los mercados internacionales con mayor potencial. No obstante, cabe destacar que este potencial está intrínsecamente relacionado con una mayor complejidad, por lo que el análisis de riesgos y un asesoramiento especializado y en destino resultan fundamentales para la sostenibilidad de la actividad internacional.

En el ámbito de los emergentes cabe destacar a China, que a pesar de presentar un menor crecimiento en la actualidad, sigue siendo uno de los mercados con oportunidades más interesantes. El éxodo rural y el exponencial crecimiento de la clase media conllevan consigo una alta demanda de bienes de consumo y una rápida urbanización de ciudades interiores, lo que representa una enorme oportunidad para las empresas españolas, especialmente de alimentación y bebidas e infraestructuras y construcción.

Otro mercado asiático de obligada mención es India, el segundo país más poblado del mundo, que está mostrando una creciente apertura a la inversión extranjera y que cuenta en la actualidad con uno de los mejores escenarios macroeconómicos entre los mercados emergentes. Cabe destacar que el Union Budget 2015, presentado el pasado febrero por el gobierno indio, reveló ambiciosos planes de inversión en infraestructuras, un sector en el que las empresas españolas cuentan con dilatada experiencia y excelentes referencias internacionales.

En el caso de África destaca el dinamismo de los países subsaharianos, mercados llenos de complejidades pero que a su vez cuentan con un potencial enorme. Por ejemplo, Nigeria, con una población de 180 millones y un crecimiento del PIB en 2014 del 6,4%, afronta un futuro prometedor después de las elecciones generales a pesar de una coyuntura energética desfavorable. La creciente urbanización del país, con Lagos como máximo exponente (ha pasado de 300.000 habitantes en 1960 a más de 17 millones en la actualidad), representa una relevante oportunidad en los sectores de bienes de consumo e infraestructuras, principalmente. Al mismo tiempo, Sudáfrica y su Plan de Energías Renovables, en vigor hasta 2030, supone una interesante oportunidad para las empresas españolas, grandes referentes mundiales del sector y que ya han demostrado su capacitación en otras geografías.

Dentro de los mercados latinoamericanos sobresale México, que está adoptando reformas estructurales (destacan las emprendidas en el sector energético y en el sector de las telecomunicaciones) encaminadas a incentivar la inversión extranjera y consolidar el crecimiento económico del país. Otros países como Colombia, Chile o Perú presentan interesantes oportunidades relacionadas con los cuantiosos planes de modernización de infraestructuras.

No obstante, más allá del indudable atractivo de los mercados emergentes, no hay que olvidar las oportunidades que presentan algunos mercados maduros. En este sentido, hay que prestar especial atención a Estados Unidos, un mercado con más de 300 millones de consumidores con una creciente población de origen hispano. La actividad española en este mercado, que presenta excelentes cifras en los últimos años, podría impulsarse sustancialmente si se materializa el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (ATCI) que negocian en la actualidad la Unión Europea y el país norteamericano. Según diversos estudios, los principales sectores en España que se beneficiarían de este acuerdo serían los de vehículos a motor, productos metálicos, alimentos procesados, productos químicos y equipos de transportes.

En definitiva, sin infravalorar la importancia de la UE como socio comercial estratégico, las empresas españolas deben aprovechar las interesantes oportunidades que presentan los denominados mercados emergentes, así como otros mercados maduros con enorme potencial, demostrando así que su competitividad no se circunscribe únicamente al ámbito europeo.

*Socio responsable de Estrategia Energética e Internacional de KPMG en España

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...