edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
07/11/2018
OBSERVATORIO DE TALENTO RELACIONAL

Ser directivo

Julián Gutiérrez Conde
La vida directiva es apasionante. Dirigiendo equipos te llegas a asombrar de la potencia que tienen las organizaciones si se consideran bien dirigidas, orientadas e ilusionadas. Crear, impulsar, regenerar o transformar proyectos es algo que te conquista.
La clave de los resultados está en el modo en que se vive el trayecto de la vida cotidiana en las organizaciones. He visto empresas y organismos que no concentraban un excesivo nivel de conocimientos conseguir los mayores logros y convertir proyectos incipientes en referentes internacionales. Y también he visto otras notables y destacadas por el cúmulo de mentes sobresalientes, quedarse en la más simple vulgaridad por su prepotencia que las convierte en inmovilistas, descreídas y apáticas.

En uno y otro caso los equipos de Alta Dirección son determinantes y no sólo necesitan estar preparados y ser estudiosos sino además y sobre todo la habilidad de activar la energía que existe en las organizaciones para lograr que la colaboración entre las personas haga posible construir proyectos con los que superar los desafíos que ellos mismos se imponen.

Cuando el “click energético” se conecta, las cosas empiezan a rodar; la actividad creativa fluye y las aspiraciones de todos los estamentos; empleados, clientes, accionistas y proveedores se alinean.

La Energía Positiva se sustenta en percepciones como la confianza y el respeto en la dirección por sus comportamientos claros y sinceros, el sentimiento de compensación adecuada, el reconocimiento por méritos y la estabilidad.

La organización más proactiva se sostiene sobre pocas normas y dignos principios de comportamiento respetados por todos los estamentos. Es entonces cuando se nota que surge el Liderazgo Multidireccional que no sólo se trasmite desde los rangos de mayor responsabilidad sino que se nutre por la escucha de propuestas y sugerencias que asciende por la estructura; por las colaboraciones colaterales que rompen aislamientos departamentales y por la creación de proyectos en los que incluso los proveedores son partícipes.

El Ser Directivo (https://www.youtube.com/watch?v=ZhTTFYve8B0) es quien debe preparar y cuidar el terreno relacional al que las personas se sientan orgullosas de pertenecer.  

En mi nuevo libro “Ser Directivo” www.editorialkolima.com dedico un capítulo a reflexionar sobre los errores que procuraría no volver a cometer, porque ser directivo es un proceso evolutivo de aprendizaje permanente e indefinido que va estrechamente vinculado a la madurez personal. Quizá saber modular el grado de tensión y manejar con inteligencia despresurizadores es una de las habilidades más complicadas de manejar; porque es para mi evidente que cuanto más inmaduro o insolvente es una dirección más Tensión Improductiva genera. Aprender a gestionar la precipitación y el tempo de las cosas es una virtud que provoca un alto rendimiento. 

Sólo cuando el resultado es consecuencia del trabajo bien hecho se construye Empresa. Cuando da igual el modo en que se consiguen, lo más que se consigue es un “negociete”. Y Ser Directivo implica una gran responsabilidad inseparable de la ética en el trato, los modos de hacer las cosas y desarrollo de Personas.   

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...