edición: 2493 , Jueves, 21 junio 2018
23/12/2015

Shell asume el compromiso de pagar dividendo a cualquier precio “razonable” del crudo

La petrolera hace campaña buscando el voto favorable para la adquisición de BG
Carlos Schwartz
La petrolera anglo holandesa Royal Dutch Shell intensifica la campaña para convencer a los accionistas de British Gas (BG) que deberán aprobar el próximo mes la oferta de adquisición por importe de 63.000 millones de dólares si se incluye la deuda (53.000 millones sin ella). La empresa ha afirmado que merced a sinergias por importe de 3.500 millones de dólares por la fusión sumado al crecimiento de BG van a potenciar la disponibilidad de caja creando mejores posibilidades para el dividendo en cualquier escenario “razonable de precios”. El único matiz de este compromiso sería en apariencia que se trate de expectativas razonables.
Sin embargo en el folleto el precio objetivo de equilibrio para el conglomerado resultante que se establece es de 60 dólares por barril, cinco dólares menos que en las estimaciones anteriores, pero muy superior a las actuales oscilaciones en el mercado. Los analistas consideran la afirmación audaz, pero señalan que el anuncio paralelo de que en 2016 se aumentarán los recortes en los gastos de capital -es decir la inversión pura y dura- y los gastos en 5.000 millones de dólares por encima de las previsiones anteriores va en el sentido de brindar seguridades. Lo que nadie puede dar por cierto es un precio futuro del crudo.

Shell defiende la operación de adquisición de su rival porque, afirma, crea una plataforma adecuada para formar un grupo más simplificado, concentrado en objetivos precisos, que pueda hacer frente a un periodo prolongado de declinación de la industria. La teoría se resume en pocos conceptos. Ahorros a expensas de la inversión y el gasto y sinergia entre los dos grupos es lo que garantizará el dividendo. En la medida que la industria petrolera considera a los dividendos como un elemento clave de su política, en tanto que la capitalización bursátil juega un papel esencial para retener a los accionistas y por tanto la financiación vía mercado, el esfuerzo de Shell es comprensible. La operación “da apoyo en particular a las intenciones de la compañía de pagar un dividendo de 1,88 dólares por acción en 2015 y de al menos 1,88 dólares en 2016, y planes de recompra de acciones entre 2017 y 2020” y el abandono del dividendo denominado ‘script’, afirma Shell en su folleto a los accionistas.

El precio global de la operación contabilizando la deuda ha puesto sobre el tapete la caída del precio del crudo cuyo recorrido ha sido muy largo y para el que no se espera una recuperación significativa en el corto plazo. Desde este punto de vista hay analistas que consideran que la oferta ha sido “excesiva”. “Esto puede llevar a reacciones en el mercado cuando se cierre la compra”, opinó una de las fuentes consultadas. Shell por su parte ha hecho todos los movimientos que consideró necesarios para tranquilizar a los accionistas sobre el futuro en un compromiso que puede ser arriesgado. Pese a ello los accionistas de Shell son los que más tienen que perder si se está pagando de más.

Los de BG por el contrario están en el bando de las ganancias. La petrolera anglo holandesa recibió un respaldo nada despreciable por parte de un gran accionista de ambas empresas, el fondo de inversión Aberdeen Asset Management, que tiene el 1,9% del capital de las dos. En el caso de Shell es el noveno accionista de acuerdo con los datos disponibles. Pero hay indecisos, de allí el esfuerzo de la petrolera por brindar seguridades. Entre las declaraciones de los ejecutivos de Shell se ha afirmado que la empresa resultante de la operación podría hacer frente a un precio del crudo de 50 dólares el año que viene.

La adquisición de BG anunciada a comienzos de año, y que ha formado parte de la ola imparable de adquisiciones registrada en 2015, es la más grande en el sector en los últimos 10 años. El presidente de Shell, Chad Holliday, advirtió esta semana que el sector ha entrado en una “prolongada caída de precios del crudo”, pero señaló que un acuerdo ofrecería a los accionistas de ambas sociedades “una empresa más competitiva y fuerte, en un mundo con un precio del crudo volátil”. La empresa, que ya había hecho un recorte de gastos e inversión -suspendió sus proyectos para Alaska por ejemplo- afirmó que la inversión en 2016 sería de 33.000 millones de dólares lo que supone 2.000 millones menos que la previsión anterior y un 30% menos que los gastos de capital de las dos empresas juntas el año pasado.

Los gastos operativos de Shell que la empresa dijo que caerían en 4.000 millones de dólares este año comparado con 2014, sufrirán un nuevo recorte en 2016 de 3.000 millones de dólares. En estas cifras no es incluyen las sinergias con BG. El consejero delegado de Shell, Ben van Beurden, afirmó que los recortes asegurarán que Shell pueda mantener su programa de inversiones y el dividendo pese a las condiciones del mercado. La empresa ya advirtió que piensa vender activos por 30.000 millones de dólares mientras se concentra en una cartera reducida de operaciones que incluyen sus activos en aguas profundas y gas natural licuado. Los planes implican además un recorte de platilla de 2.800 trabajadores.

La operación que valora BG en 53.000 millones supone cargar con unos 9.600 millones de deuda de esta empresa. La oferta, parte en dinero y parte en acciones, implicaba una prima sobre el precio de mercado de las acciones de la sociedad el 7 de febrero de un 50%. El pago en efectivo Shell lo financiará con deuda. Una mayoría de analistas esperan que se supere el obstáculo de las dos juntas de accionistas que deben aprobar la operación, porque consideran que la adquisición generará un grupo industrial más potente y en condiciones de soportar los rigores de un mercado en baja por tiempo indeterminado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...