edición: 2765 , Lunes, 22 julio 2019
20/05/2011

Si duda sobre los bancos, mire a Alemania

Rafael Vidal
El anuncio, hace unos días, de Deutsche Bank de asumir una pérdida parcial, que podría ser del 30%, por la deuda soberana griega en su cartera parece apuntar al final de la ayuda incondicional del Gobierno alemán a sus bancos. Alemania aportó en octubre de 2008 un total de 470.000 millones de euros a su sistema bancario, el 10,7% de su PIB, de los que 400.000 millones estaban destinados a atender los compromisos en el mercado interbancario. De no haber sido así, los bancos alemanes habrían suspendido pagos y el sistema interbancario europeo se habría ido al garete.

Las aparentes dudas de Angela Merkel en el pasado mes de marzo sobre las ayudas a Grecia sirvieron para que los bancos alemanes ganaran tiempo y pudieran deshacerse de la deuda de los países periféricos, con lo que provocaban ese movimiento "del mercado" que, ante la caída de precios por exceso de oferta, hacía subir las rentabilidades de la deuda griega, irlandesa, portuguesa y española. A partir de ahí, todo era coser y cantar. El BCE había concedido barra libre de crédito a la banca a tipos ridículos y nada mejor que invertir ese dinero en la suculenta deuda griega o española, con unos márgenes de al menos tres puntos.

La banca alemana superó, en hasta seis puntos porcentuales sobre su peso en el sistema, la demanda de fondos baratos al BCE. Según al Banco Internacional de Pagos de Basilea, los bancos franceses y alemanes recortaron en casi un 14% sus posiciones en bonos españoles al inicio de la "crisis griega" y sólo tres meses después habían recuperado, y superado, el nivel previo.

Ahora, las cosas cambian y el juego de la deuda no parece suficiente para salvar a la banca alemana que, a finales de 2009, contabilizaba 213.000 millones de euros en créditos de alto riesgo, la cifra más alta de la eurozona. Sólo el apoyo del Estado alemán ha permitido a la banca alemana cumplir las exigencias de capital de los entes reguladores y mantenerse a flote, pero eso es un artificio que empieza a hacer aguas por todas partes y a notarse demasiado. Lo más curioso es que, tanto el Deutsche Bank como Angela Merkel, achacan sus problemas a la situación de los países periféricos y no a sus "respectivas" malas gestiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...