edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
07/11/2008
Observatorio de Coyuntura

Sigue la corrección del déficit comercial no energético

Servicio de Estudios de ´la Caixa´

En el periodo que abarca de enero a julio de 2008 el déficit comercial fue de 59.514 millones de euros, un incremento del 8,4% interanual que confirma que continúa aminorando la tendencia de deterioro. En lo concerniente a la tasa de cobertura, ésta se situó en el 65,8%, ligeramente por debajo del 66,1% del mismo periodo correspondiente al año anterior.

El aumento del desequilibrio comercial siguió estando causado por el deterioro de la balanza comercial energética, cuyo saldo negativo en el periodo enero-julio se incrementó en un 53,1% interanual, pasando de 18.848 a los 28.857 millones de euros. Un aumento de 10.009 millones que no es compensado por la disminución de 5.372 millones en el saldo no energético. Éste, en enero-julio, se quedó en los 30.658 millones de euros, un 14,9% inferior al mismo periodo del año anterior. Esta mejora del saldo comercial no energético fue debida en su mayor parte a la balanza en bienes de consumo, secundada por la de bienes de capital. El saldo de bienes intermedios, empero, siguió deteriorándose.

En términos de entradas y salidas, cabe señalar que, en los primeros siete meses del año, las exportaciones crecieron un 7,2% interanual mientras que las importaciones se incrementaron en un 7,6%. Excluyendo el sector energético, la situación se invierte de forma drástica ya que el avance exportador fue del 4,8% interanual mientras que las importaciones disminuyeron un simbólico 0,3%. En este mismo periodo, en términos reales, descontando incrementos de precios, se amplía la brecha entre exportaciones e importaciones de mercancías a favor de las primeras, pues las exportaciones aumentaron un 5,1% interanual mientras que las importaciones aumentaron un 3,6%. Por sectores, los grupos de productos más dinámicos en la exportación fueron los energéticos, los alimenticios, los productos químicos y la maquinaria para la industria. En lo concerniente a las importaciones, si los productos energéticos continuaron con una alza del 56,2%, la compra de vehículos terminados en el exterior cayó un 18,7%.

Finalmente, la descomposición del comercio por áreas geográficas sigue las tendencias recientes. En el periodo enero-julio, la Unión Europea continuó siendo el socio comercial de referencia de la economía española, siendo destino de un 70,0% de las exportaciones y origen del 55,1% de nuestras compras al exterior. Siguió destacando el crecimiento del 14,8% interanual de las importaciones de Asia, que llegan al 18,0% del total y donde destaca el continuado incremento del volumen del comercio bilateral con China. También continúan sintiéndose los efectos de la debilidad del dólar, ya que mientras las exportaciones a Estados Unidos han caído un 0,7% interanual, las importaciones aumentaron un notable 23,9%.

BALANZA DE PAGOS

La balanza por cuenta corriente registró en junio un déficit de 8.471 millones de euros, un 16,6% por encima del nivel del mismo periodo del año anterior. La ampliación del desequilibrio corriente se debió al mayor déficit de la balanza de rentas en su totalidad, ya que sin este componente se habría producido una ligera corrección. El incremento del déficit de la balanza comercial, que va perdiendo fuerza, fue compensado por la acentuada disminución del saldo negativo de los servicios no turísticos.

En un contexto temporal más amplio, la evolución de la suma acumulada de doce meses muestra cierta moderación de las últimas tendencias. El déficit corriente mantiene la desaceleración de su deterioro y en los doce meses que acaban en junio creció un 17,9% interanual, una tasa que va disminuyendo a causa de un aumento menos vigoroso del saldo negativo de la balanza de rentas y de transferencias corrientes.

Las entradas netas de inversión de cartera son prácticamente nulas mientras que otras inversiones toman el relevo.   Por lo que se refiere al ámbito de los flujos financieros, el proceso más destacado de los últimos meses es la drástica disminución del saldo de inversión en cartera, que continúa. Así, las entradas por inversión de cartera de los últimos doce meses hasta junio fueron de 3.818 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior habían sido de 169.268 millones. Esta disminución está siendo compensada por una disminución neta de activos del Banco de España de 44.680 millones de euros frente al aumento de activos en los correspondientes doce meses del año anterior de 29.216 millones. Aún más importante es el aumento de la cuenta correspondiente a otras inversiones, que ha pasado de un saldo negativo de 8.864 millones a otro positivo de 80.208 millones.

La partida «otras inversiones» corresponde fundamentalmente a préstamos, depósitos y repos de otros sectores residentes, de administraciones públicas y de instituciones financieras monetarias. Partidas que están cobrando relevancia por el cambio en la forma de la cobertura de las necesidades de liquidez de las instituciones financieras españolas. Por su parte, la inversión directa de los últimos doce meses hasta junio redujo su saldo neto de salidas hasta los 8.763 millones de euros, menos de la quinta parte del registro correspondiente a finales de año. Una mejora que fue debida en su práctica totalidad al aumento de los flujos de entrada, las inversiones extranjeras en España, que en el mismo periodo aumentaron un 167,4% interanual.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...