edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
09/12/2015

Sin limites en la producción de crudo, el precio del barril oscila por debajo de los 40 dólares

Los choques en la OPEP por las divergencias entre los miembros provocan volatilidad en el mercado
Carlos Schwartz
La ausencia de un acuerdo sobre el límite de producción de crudo por parte de los países exportadores de petróleo en la última reunión semestral del cartel que los agrupa la pasada semana se ha reflejado en los mercados esta semana con una fuerte volatilidad y precios a la baja. El crudo de referencia europeo Brent cayó por primera vez en siete años por debajo de los 40 dólares para recuperarse levemente más tarde. Sin embargo, se mantenía oscilando en torno a los 40,4 dólares el barril mientras que el West Texas Intermediate (WTI), el crudo de referencia estadounidense, se mantenía en torno a los 37 dólares con leves variaciones. El pasado viernes en la reunión de la OPEP se registraron posiciones enfrentadas entre Arabia Saudí e Irán en torno a los niveles máximos de producción en la medida que el último tiene previsto incrementarlos considerablemente una vez que se levanten las sanciones en su contra tras el acuerdo con Estados Unidos y sus aliados sobre los planes nucleares de Teherán.
Las tensiones entre ambas naciones no son solo por las cuotas de producción de crudo sino también políticas por los alineamientos opuestos en torno a la guerra en Siria y Yemen. De acuerdo con fuentes próximas al cartel de exportadores el ministro del petróleo de Venezuela, mantuvo un enfrentamiento con homólogo Saudí, el influyente Ali Al Naimi, por la negativa a reducir la producción de crudo.

Mientras los saudíes e iraníes mantienen divergencias en cuanto al incremento de la producción, un grupo de naciones, las más necesitadas desde el punto de vista de sus balanzas de pagos, bregan por un reducción de la producción con la expectativa de lograr un incremento de los precios. Entre estos países figura en primera línea Venezuela que ya ha pagado el pasado domingo las consecuencias de la crisis económica agudizada por la caída de los precios desde junio del año pasado con el triunfo electoral de la oposición.

También Nigeria ha manifestado su discrepancia con la estrategia saudí. Las tensiones internas han imposibilitado por tanto que se fije un límite a la producción lo que a su turno ha generado gran volatilidad en los mercados. Este es el peor de los escenarios para la industria petrolera en la medida que impide hacer una previsión ajustada de la evolución probable del precio del crudo. Los exportadores mientras son conscientes de que bajar el límite facilitaría a los productores que no son miembros de la OPEP la posibilidad de ganar mercado. Los conflictos en el interior del cartel de exportadores indican una línea de crisis que antes se presuponía pero no se evidenciaba. Pero mientras el estado de crisis interna llena paginas en la prensa, la realidad es que la organización de exportadores sigue marcando el nivel de precios incluso en estado de parálisis y las noticias no son buenas para la industria petrolera cuyas acciones han vuelto a bajar.

En sus previsiones más recientes Fitch Ratings fija un precio del Brent para 2016 de 55 dólares y de 65 para 2017. Sobre la base de esta previsión considera que hay margen para nuevas reducciones de la calificación de crédito de los estados soberanos. En los últimos 12 meses la agencia de calificación bajó el rating a cinco países exportadores de crudo en los cuales los ingresos del petróleo representan un porcentaje alto de los gastos del estado o de los pagos exteriores. Otros tres -Arabia Saudí, Nigeria y República del Congo- no fueron degradados pero vieron modificada sus perspectiva de Estable a Negativa. La caída en los precios del crudo ha afectado a las monedas de los países productores de materias primas. El dólar canadiense cayó a sus niveles más bajos en una década frente al dólar estadounidense y el peso colombiano también registró una cotización récord a la baja. Mientras las petroleras independientes se presentan como las más golpeadas en la industria, las grandes del sector comienzan a tener problemas para crear valor para sus accionistas.

ExxonMobil ya ha recortado su programa de recompra de acciones lo cual ha determinado que los niveles de compras de títulos propios en el cuarto trimestre de este año sean planos. La empresa está recortando gasto, pero tendrá aun así un déficit en su flujo de caja de entre 7.000 y 8.000 millones de dólares en 2016. Los analistas consideran que el incremento de la producción de esta gran petrolera seguirá siendo anémico e insostenible. “Exxon necesita otro Mobil para crear valor de largo plazo para el accionista gracias a los beneficios de sinergias por el ahorro de costes y la ganancia de eficiencias”, de acuerdo con analistas de Oppenheimer. Esto equivale a decir que la petrolera con más capitalización de mercado del mundo no estará en condiciones de incrementar su producción y no podrá hacer frente a las necesidades actuales de gasto mientras siga pagando un dividendo tan generoso a sus accionistas. El único camino que le queda abierto para crecer es a través de las adquisiciones, no con las perforaciones. Si se mira a la situación presente del mercado desde este punto de vista la compra de British Gas por Shell tiene toda la racionalidad que se le cuestiona.

La semana ha comenzado mal para todo el sector de las materias primas. El precio del mineral de hierro ha tocado mínimos de una década y ha pinchado la estrategia de incremento de producción de las grandes mineras que ya no tienen tan claro que la operación destinada a expulsar a competidores de mayores costes del mercado sea tan eficiente. Uno de los nombres más venerables del sector de la minería, Anglo American, anunció que suspende el pago de dividendo y despedirá a dos tercios de su plantilla a escala internacional. Para tener una idea de la dimensión de la cirugía, la empresa se va a desprender de los activos que producen pérdidas, cerrará minas y eliminará 85.000 puestos de trabajo. La caída de los precios del crudo forman parte de la debilidad en el precio de todas las materias primas y está lejos de ser un fenómeno aislado. El proceso seguirá golpeando a las economías emergentes y a las economías de naciones avanzadas dependientes de la explotación de las materias primas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...