edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
18/07/2019

Sin Gobierno se vive mejor

Algunos detalles permiten avalar la afirmación principal: sin Gobierno el país sigue funcionando. Llegan las nóminas con puntualidad, los hospitales permanecen abiertos para todos los públicos, las piscinas abren religiosamente, despegan y aterrizan los aviones y los trenes salen y llegan a sus destinos. El Estado recauda nuestros impuestos, también con puntualidad, y los defraudadores siguen perseguidos y teniendo la misma mala imagen que cuando hay Gobierno nombrado.

La economía -nos dicen desde todas las instancias, incluso desde las que nos envidian con odio africano- va viento en popa, mejor también de lo que nos dan nuestros cálculos y las series de televisión muestran una singular variedad que nos llena el cuerpo de gozo. Y todo sucede sin Gobierno, o con Gobierno pero sólo en funciones (como si además de las funciones hiciera algo más). Cabe preguntarse entonces para qué tanto ruido y tensión contenidos en que un presidente sea nombrado como lo que ya es pero definitivamente, se entiende que con más funciones de las que tiene y que según parece son pocas. Hace años se miraba hacia Italia con un gesto arrogante cuando se daban tres gobiernos en un mes, o ninguno en varios meses, o hacia Bélgica, con récord de desgobierno, casi dos años y ahí están y siguen los dos colegas.

La condición humana (o una desconocida patología, sin clasificar) suele valorar mucho más lo que no tiene, lo que le falta, mientras que minusvalora o desprecia todo aquello que tiene y ha conseguido con trabajo. Debe ser la diferencia que divide a optimistas de pesimistas. Por eso, habría que valorar en su justa medida la ausencia de un Ejecutivo sin nombramiento, esto es, en funciones, porque se evitarían trifulcas en el Congreso, insultos en directo que en esta fase de funciones se utilizan igual pero a través de los curriers de turno, los medios de comunicación.

Tampoco hay nuevas leyes, para qué si ya son demasiadas. Ni reformas, pues el Congreso, cerrado como si fuera por obras, es una caja tonta de la que nada sale. Cierto es que el Pueblo parece haberle cogido el gusto al Gobierno en funciones, sin nuevas leyes, ni Congreso ni Senado. Y dicen los políticos en funciones que la lista de reformas atascadas es monumental. No hay Presupuestos ni acuerdos de pensiones, qué más da, y para qué, si el AVE ya llega a Granada y con la Liga de fútbol, que comienza en agosto, ya tenemos suficiente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...