edición: 2286 , Martes, 22 agosto 2017
01/10/2008
Observatorio Latinoamericano

Slim juega al ´triple play´ en fuera de juego con Telefónica

Ana Zarzuela

Se tira a las aguas televisivas. De golpe y de espaldas al regulador, sin autorización de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y sin esperar a la modificación su título de concesión de Telmex. Y en una piscina que intenta tapiar a sus competidores con la llave maestra de las redes. A la fuerza ahorcan. El magnate mexicano se ha gastado el precio de su asiento de palco en el New York Times para tocar de cerca el mercado de los contenidos y que le llamen ‘rey del triple play’ (teléfono, Internet y tv) y, ahora que le sigue el perímetro a Digital+, no se resiste a ser el profeta de la televisión digital en su tierra.

Aunque sea por persona interpuesta y por el atajo de una alianza con MVS, que le permitirá poner una mano en el satélite y otra en el triple play sin pasar por el aro del regulador.

Todo con tal de doblarle el brazo a César Alierta -que juega en la primera división del triple play (teléfono, Internet y televisión) brasileño, peruano y colombiano- y no dejar ninguna piscina sin probar, ahora que Telefónica se ha lanzado a la televisión 3D de la mano de TVA y acaba de adquirir Star Global Com SA. Aunque, como ya le pasó al mexicano con  la 3G y el Iphone en toda la región pinche en el muro de sus prisas.

A la vista de que Telefónica agrieta la hegemonía de Telmex y América Móvil en su feudo mexicano -un mercado del que se nutre el 80% de sus aventuras continentales-, Carlos Slim comienza a tratar de echar las redes, al menos las de las amenazas, en las aguas más calientes del ‘triple play’, con el anzuelo televisivo en ristre. Se vanagloria de no dar puntada sin hilo y, esta vez, teje la madeja de la televisión azteca con las agujas neoyorkina y española. Jura que su desembarco en el 6,4% del NYT es sólo financiero,  pero Slim no renuncia  a sus sueños: consolidarse como el magnate del triple play en esta zona del mundo. Se abraza al estudio de Signals Telecom Consulting (“Estrategias de IPTV en América Latina”), que vaticina para Telmex un futuro como jugador dominante de la televisión por internet (IPTV) en América Latina -por encima de Telefónica-, con 31% del mercado y una facturación de 4.000 millones de dólares en  cinco años. Un horizonte -Slim lo sabe- que depende de los siete mayores mercados de la región, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela, hoy por hoy fuera de su alcance. Cristina Kirchner mantiene el mercado del triple play argentino cerrado legalmente a las telecos y si lo abre, será por la puerta de Lula, con el modelo japonés, que no favorece a las empresas de telefonía. En Colombia, Venezuela y Perú, Movistar  juega en el campo propio de su hegemonía; y en Brasil, de la mano de su participación en TVA, Alierta marca goles en el triple play desde 2007.  Un horizonte que obliga a Slim a aferrarse a la pértiga de su feudo mexicano.  Por las buenas o por las malas.

La jugada a tres bandas, en cotos ajenos y frecuencias mexicanas le permitiría a Slim jugar con unas postas que le quedan fuera del alcance en su propio mercado y en las operaciones tradicionales. MVS aportará la concesión de operador de servicios de tv vía satélite (Direct to Home DTH), así como el conocimiento del mercado y los contenidos. La empresa de Héctor Slim podrá ofrecer, junto con el acceso a telefonía e Infinitum, los nuevos paquetes de televisión restringida elaborados por MVS y transmitidos por señales de microondas MMDS, a un precio por debajo de lo establecido por sus rivales. Y MVS podrá comprar sin restricciones -tiene menos de cinco millones de clientes- programación de la Televisa de Emilio Azcárraga. La empresa de la familia Vargas podría migrar a los clientes de MASTV, que son alrededor de 700.000, a este nuevo servicio y así dejar las frecuencias del espectro libres para el desarrollo de la tecnología de WiMax. Puerta abierta, además,  a los Slim para saltarse la licencia que espera desde junio de manos de la SCT y  lanzar su servicio de televisión satélite -hasta ahora sólo en manos de Sky- apoyándose en su plataforma de StarOne, de Embratel, la filial brasileña de Telmex. 

Y es que ahora que  César Alierta lo ha puesto a ‘hacer las indias’, Slim no esperará más  a que se desinflen también sus sueños mexicanos del ‘triple play’.  Un campo en el que Movistar -que le araña cada semestre más de 2 puntos del mercado móvil- caza ya en otras aguas latinoamericanas con sus ventajas: la experiencia, las redes en el incipiente 3G regional y la apertura del mercado a nuevos segmentos hasta ahora ciegos a la telefonía. Los operadores de cable ya lograron captar un 24% de los hogares mexicanos que tienen conexión a internet. El magnate aguarda la concesión de la Secretaría de Estado de Comunicaciones. Pero no esperará por Telmex sentado, menos ahora que el Palacio de los Pinos y la nueva subsecretaria, Purificación Carpinteyro, no pertrechan su feudo charro con la misma devoción. A Telmex le escuece la portabilidad y denuncia ante la Cofetel -la misma a la que ha repudiado mil y una veces- a operadores mucho más pequeños como Maxcom, Axtel y Megacable, por obstaculizar el cambio de operador. Poco le importa que Cofetel la ponga, al menos un año más en la lista de espera televisiva. La empresa no está cumpliendo con dar interconexión de forma adecuada, y además debe acatar el Plan Técnico de Interconexión y el Convenio Marco de Interconexión, dos herramientas regulatorias aún están en consulta.

ESTRECHECES AZTECAS

El que se predica a sí mismo como el segundo hombre más rico del mundo no quiere perder ni un nichos de mercado de las telecos. Su expansión en telefonía ha tocado techo en sus operaciones corporativas y, a la vista de las pocas compañías disponibles en la región, su grupo está abocado a pegar el estirón mediante crecimiento orgánico, algo cada vez más difícil, a la vista del avance de su competidora española en ADSL y cable, en servicios múltiples de móvil, en paquetes combinados y en televisión. Esas limitaciones explican la ansiedad televisiva del triple play y las prisas de América Móvil por adelantarse con la 3G en la región -a pesar de las adversidades técnicas-  ante la competencia de Telefónica, que está lista para el despegue operativo de sus redes 3G al completo en el primer trimestre de 2009 y dispone de redes de tercera generación en los cuatro principales mercados de la región.

Ni las tarifas, ni la apertura gubernamental a la inversión internacional acompañan sus planes en México; ni los embistes de la competencia de la mano de la portabilidad, ni la avanzadilla de Alierta, ni sus pinchazos en 3G permiten a Slim refugiarse ya sólo en la inercia de las telecomunicaciones convencionales mexicanas. Bajo la batuta del ex ministro Francisco Gil Díaz, la española ha aumentado un 56% sus ingresos y  podrá ahora cristalizar su despegue en el mercado azteca, que le aporta ya el 3, 2% de sus ingresos. Con 13 millones de usuarios en México, a pesar de tener hasta ahora un mano atada a la espalda -por las restricciones y la posición dominante de Telmex y Telcel- Movistar siguió ganando, con un incremento del 42.3% en suscriptores durante el primer trimestre del año -por encima del 14.7% de la subsidiaria de América Móvil- y unos resultados sólidos: avances de 38.9% en ingresos y 236% en flujos de operación.

No es sólo el mercado mexicano el que encoje a sus expectativas. Adiós a la época dorada de América Móvil, adiós a un crecimiento anual del 42% en ingresos en los últimos 7 años y una penetración de mercado en América Latina que pasó de 12% a 69% desde el 2000. Pese a que América Móvil -con 159.2 millones de suscriptores celulares y 3.9 millones de líneas fijas en el continente americano- registró un incremento de 20.6% en el número de suscriptores- hasta los 159.2 millones de usuarios- y aunque los ingresos aumentaron un 20.6%, el estirón de los tentáculos de Slim no ha sido suficiente para compensar las menores tarifas y los costos asociados con el lanzamiento de la red 3G. La deuda neta aumentó en los últimos doce meses en 830 millones de dólares, hasta los 7. 925 millones de dólares.

La reforma de las telecos ha encontrado a la compañía que preside Alierta mejor posicionada que la compañía de Slim, con una cuota de mercado fijo al menos similar a la de la fusionada Oi-Telecom Brasil, con la hegemonía en el mercado móvil y con el refuerzo de sus ventajas competitivas: la suma de Telmig, así como la convergencia de los servicios fijo-móvil. Slim derrapó con la Anatel en Brasil  y se ha deslizado tras las líneas rojas de la ilegalidad ante Cofetel. Ahora, tras el pinchazo de sus esfuerzos por situar a Telcel en la pole position, con tal de competir en Argentina y Brasil, despliega unos gastos que ahogan al músculo de sus telecos y no consiguen ni neutralizar la competencia ni ayudar a Telmex y América Móviles a pilotar los trenes de la convergencia de la telefonía, del ‘cuádruple play’ y de la banda ancha en Latinoamérica. 

Todo para intentar opacar a Telefónica, que ultima un acuerdo para incorporar en sus operadoras de telecomunicaciones en sus 13 plazas latinoamericanas todos los servicios de localización por satélite que ofrece Navento, la filial de Avánzit, que ha alcanzado un compromiso con la italiana para el desarrollo de concursos a través de sms en toda la región y junto a yahoo ha lanzado ! oneSearch para proveer búsquedas móviles en toda la región.  Y tratar de mini minimizar que es Movistar la que ostenta la exclusividad del Iphone en Panamá y Venezuela, la que sostiene el baluarte de la primacía celular en Argentina, Brasil, Venezuela, Perú y Chile, cinco de las siete principales plazas telefónicas de la región, mercados maduros donde la penetración media celular supera el 80%.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...