Sobredosis de populismo nacionalista de Cristina
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
17/04/2012
Prohiben la entrada a los directivos de Repsol en la sede de Buenos Aires

Sobredosis de populismo nacionalista de Cristina Fernández al expropiar el 51% de YPF

Reunión de urgencia en La Moncloa para analizar la situación
Varias reacciones internacionales, incluida la de EEUU, hacen prever un serio conflicto y una pérdida de confianza en la seguridad jurídica en Argentina
El ministro Soria avisa de que la reacción del Gobierno español se llevará a cabo sabiendo que hay otras empresas en el sector financiero, de las telecomunicaciones y energético que tienen intereses
Cristina Fernández, presidenta de Argentina
A.P.

Expolio, arbitrariedad, salto en el vacío, maniobra nacionalista de carácter político… Sea como sea, Cristina Fernández, presidenta de Argentina, decretó ayer la expropiación del 51% de Yacimientos YPF y tomó la sede de la compañía expulsando a los directivos de Repsol y prohibiendo su entrada en la empresa. La señora Fernández, acuciada por la mala situación económica de Argentina y rehén de sus propias medidas en materia energética, ha enarbolado la bandera nacionalista con una medida de profundas consecuencias internacionales, tal y como se puso de manifiesto durante la pasada Cumbre de las Américas por las advertencias tanto de Obama como del presidente de México. La señora Fernández alega razones incomprensibles en su decisión, una maniobra que apela a los sentimientos nacionalistas de los argentinos que ya se ha usado en otras ocasiones para desviar la atención de los errores, corruptelas e ineptitudes de otros gobiernos de la nación. La expropiación se produce apenas veinticuatro horas después de que su reclamación sobre las Malvinas fracasara por el veto de Estados Unidos y Canadá e hiciera fracasar la Cumbre tras el abandono intempestivo de la presidenta de la reunión. El silencio de la presidente no se debía por tanto a mantener intacta su capacidad de negociación sino a tapar el previsto fracaso en su reclamación sobre las Malvinas. Sobredosis de populismo nacionalista.

El Gobierno argentino presidido por Cristina Fernández de Kirchner anunció este lunes que enviará un proyecto de ley al Congreso para expropiar el 51% de la petrolera YPF, a la que acusa de la persistente caída de la producción de petróleo y gas en el país.

"A los efectos de garantizar el cumplimiento de los objetivos de la presente, declárese de utilidad pública y sujeto a expropiación el 51% del patrimonio de YPF sociedad anónima", indicó la norma leída en la Casa de Gobierno.
De esa porción expropiada, un 51% quedará en manos del Estado y un 49% para provincias productoras de hidrocarburos de Argentina.

Hasta ahora, la petrolera Repsol era el principal accionista de YPF con el 57,43% del capital . Por detrás, se situaba Grupo Petersen con el 25,46% y el 17,11% restante se encontraba repartido entre otros inversores.

La valoración de la compañía será efectuada por el tribunal de tasaciones, agrega el texto, que faculta al poder ejecutivo y al interventor del Estado en la empresa a "adoptar todas las acciones y recaudos necesarios hasta que asuma el control de YPF S.A. a efectos de garantizar el abastecimiento de hidrocarburos".

El proyecto incluye la "remoción de la totalidad de directores" de la compañía y pretende garantizar la "continuidad operativa".
El anuncio de la nacionalización de YPF se produce después de cuatro meses de presiones del Gobierno argentino contra la petrolera, a la que acusa de una caída en la producción por falta de inversión.

"EN 2011 NOS CONVERTIMOS EN IMPORTADORES NETOS DE PETRÓLEO POR PRIMERA VEZ"

La presidenta Cristina Fernández explicó la necesidad de la expropiación en la pérdida de los recursos para Argentina: “Somos el único país de Latinoamérica, y yo diría que del mundo, que no maneja sus propios recursos naturales”.

En concreto, Fernández de Kirchner destacó que “después de 17 años, desde que desnacionalizó YPF, en 2011 nos convertimos en importadores netos de gas y petróleo por primera vez por 3.029 millones de dólares”.

Kirchner lamentó esta “desnacionalización” pasada y señaló que la reducción en el saldo comercial argentino entre 2006 y 2011 fue del 150%, la mayor parte en 2011. La presidenta argentina achacó a la no reinversión de los dividendos en el país a esta necesidad de importar energía, que cifró en 9.037 millones de dólares durante el pasado año.

“De proseguir esta política de vaciamiento, prácticamente nos tornaríamos en un país inviable por políticas empresariales y no por falta de recursos”, explicó la mandataria sudamericana entre aplausos y destacó que Argentina era “el tercer país en el mundo en tener gas de reciente descubrimiento, sólo por detrás de China y EE.UU”.

REACCIONES

Las reacciones no se hicieron esperar. En primer lugar, los mercados bursátiles reaccionaron con suma frialdad porque los analistas ya habían sentenciado que la repercusión en Repsol sería limitada, tanto que mantenían la recomendación de comprar a largo. Pero la moderación de los mercados no se correspondía con las lógicas reacciones políticas, españolas e internacionales.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, advertía a última hora de la jornada que la "arbitraria" expropiación de YPF, filial de Repsol, "rompe el clima de cordialidad y amistad" que tradicionalmente han unido a España y Argentina y ha pedido que esta medida se discuta en el Pleno que está teniendo lugar en Estrasburgo.
Por lo pronto, Margallo ha vuelto a convocar para este martes al embajador de Argentina en España, Carlos Bettini, para abordar la decisión de Cristina Fernández de Kirchner de enviar al Congreso una Ley para nacionalizar el 51% de la filial de Repsol.
García-Margallo y el titular de Industria y Energía, José Manuel Soria, comparecieron en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores para valorar una decisión del Ejecutivo de Cristina Kirchner que han calificado de "arbitraria, extravagante y sin precedentes entre unos países con unas relaciones tan antiguas como España y Argentina".

La comparecencia de los ministros se produjo tras la reunión de urgencia que mantuvieron en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. En dicha comparecencia, Margallo ha manifestado en tono solemne y a modo de resumen, que la decisión del país sudamericano es "una pésima decisión para España, una pésima decisión para Argentina y una malísima noticia para la seguridad jurídica entre los países amigos".

José Manuel Soria, encargado de las negociaciones directas en las últimas semanas con el Gobierno de Kirchner, ha asegurado que se ha roto un acuerdo verbal suscrito el pasado 28 de febrero. "Es una decisión hostil contra Repsol y por tanto contra España, y el Gobierno de España actuará en consecuencia", ha explicado el titular de Industria, que ha añadido que "trabaja desde esta tarde en medidas que serán dadas a conocer a lo largo de los próximos días".

Fuentes diplomáticas consultadas por Europa Press este lunes han asegurado que el Gobierno de Mariano Rajoy trabaja para responder a Argentina con medidas que afectarán previsiblemente al volumen de importaciones desde Argentina.

De esta forma, los ministros han explicado que la decisión "conjunta" que tome el Gobierno de Mariano Rajoy para responder a Argentina se llevará a cabo sabiendo que hay otras empresas en el sector financiero, de las telecomunicaciones y energético que tienen intereses e inversiones en el país sudamericano. "Esperemos que este clarísimo gesto de hostilidad hacia una empresa española no sea el principio de una escalada que solo contribuiría a agravar más una situación ya gravísima", ha reconocido Soria.

"CUALQUIER TEMOR ES FUNDADO"

Margallo ha reconocido que no recuerda un precedente de estas características en su "larga experiencia" en la política exterior y ha censurado a Argentina al entender que la expropiación de YPF es una "medida extravagante" que se ha llevado a cabo con "manu militari".

A continuación, el titular de Exteriores acusó a Argentina de perjudicar a miles de accionistas e inversores independientes y ha recordado que el 32% de los casos de conflicto llevados al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) "corresponden al actual Gobierno de Argentina". "Cuando se rompen las reglas del diálogo y la negociación cualquier temor es fundado", ha enfatizado.

Soria también ha detallado la cronología de las últimas semanas en relación a la expropiación de YPF desde que en la cumbre bilateral entre España y Polonia, el pasado 12 de abril, España supiera de la "inminente" decisión del Gobierno de Kirchner.
El titular de Industria ha justificado sus declaraciones posteriores de que el conflicto se estaba encauzando a tenor de lo que le habían expuesto las autoridades del país sudamericano para solucionar "cualquier diferencia" por la vía del diálogo. "Solo 36 horas después hemos visto que la decisión era otra", ha lamentado Soria, que ha reiterado que "habrá consecuencias y que se van a traducir a lo largo de los próximas días".

TRASCENDENCIA INTERNACIONAL

El Estados Unidos no pasaron muchos minutos desde que se conociera la decisión para reaccionar señalando que “siguen los acontecimientos”, una forma diplomática de advertir de que no van a dejar pasar el hecho, algo que ya apunto el propio presidente Obama en Cartagena de Indias.

En una declaración por escrito en respuesta a una pregunta formulada en la rueda de prensa diaria del Departamento, la institución indicó que "estamos al tanto de que la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner propuso un proyecto de ley para nacionalizar un interés de control en la empresa de petróleo y energía Repsol YPF".

Por su parte, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, ha afirmado que, aunque no puede dar una opinión por no conocer los detalles, la expropiación de YPF generará "muchas discusiones". Además, la jefa de la diplomacia estadounidense ha reiterado su defensa de un "mercado abierto" en el sector de las materias primas.

Desde México llego la respuesta a través de su presidente, Felipe Calderón, quien criticó la decisión tomada por el Gobierno presidido por Cristina Fernández. Según Calderón, la medida es "poco responsable y poco racional" además de "claramente violatoria de acuerdos y tratados".

México espera que España le informe de las medidas que desea que adopte ante el G20, que el país americano preside, tras la decisión argentina de expropiar la mayoría de las acciones de YPF, controlada por la española Repsol, informó una fuente oficial. El secretario de Economía de México, Bruno Ferrari, dijo en una rueda de prensa que su país considera prematuro definir si este asunto tendrá impacto en el reciente acuerdo de colaboración entre Repsol y Petróleos Méxicanos (Pemex).
También el Gobierno de Chile manifestó su preocupación tras el anuncio realizado por la presidenta de Argentina. El ministro portavoz, Andrés Chadwick, dijo a los periodistas en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, que la notificación de la presidenta Fernández "afectará directamente a nuestro país".

REPSOL CONSIDERA “ILÍCITA” LA DECISIÓN

La petrolera española Repsol ha emitido un comunicado en el que indica que la decisión de Argentina de expropiar el control de su filial YPF era ilícita y que estaba estudiando sus opciones legales para contrarrestar la medida.

El texto de la comunicación a la CNMV de Repsol dice textualmente que "Repsol considera que la medida anunciada es manifiestamente ilícita y gravemente discriminatoria, que no se ha justificado de forma alguna la utilidad pública que se persigue con la misma, y que supone un patente incumplimiento de las obligaciones asumidas por el Estado argentino en la privatización de YPF, violando así los más fundamentales principios de seguridad jurídica y de confianza de la comunidad inversora internacional, por lo que se reserva expresa y plenamente todos los derechos y acciones que pudieran corresponderle conforme al Derecho argentino, la normativa de valores de los mercados en que YPF cotiza y el derecho internacional, incluyendo el tratado de protección de inversiones Argentina-España. Repsol llevará a cabo todas las medidas legales que procedan para preservar el valor de todos sus activos y los intereses de todos sus accionistas.

El Grupo Repsol tiene una participación del 57,43% en el capital de YPF, con un valor contable en sus estados financieros consolidados a 31 de diciembre de 2011 de 4.122 millones de euros. Adicionalmente, Repsol YPF mantiene un préstamo con el Grupo Petersen valorado en esa fecha en 1.542 millones de euros. YPF representó en 2011 un 25,6% del resultado operativo del Grupo y un 21% del resultado neto. En ese ejercicio, las inversiones de explotación de YPF supusieron el 33,7% de las totales del Grupo. Por otra parte, como consecuencia de la medida anunciada hoy por el Gobierno argentino, la deuda neta del Grupo se reducirá en aproximadamente 1.600 millones de euros".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...