edición: 2911 , Lunes, 24 febrero 2020
20/07/2012
Florentino Pérez, fiel a las lecciones de Enron, convierte un crédito en una opción de futuros

Société Générale vende o presta un 5% del capital de Iberdrola y ACS pierde los derechos

Carlos Schwartz

Pese a la batería de comunicados confusos con los que ACS pretendía dejar en la penumbra cómo se había liberado de la garra de sus banqueros acreedores de 1.600 millones de euros, su nuevo acreedor, Société Générale (SocGen), ha aportado alguna claridad respecto del presunto contrato de venta a futuro suscrito con la constructora presidida por Florentino Pérez. Los derechos políticos del 8,26% del capital de Iberdrola que ahora detenta en préstamo SocGen son de este último. Ahora bien, el banco ha comunicado ayer que se ha despojado de un 5%, y que sólo conserva en su poder un 3,26% del capital de la eléctrica. El banco no aclara si ha vendido o prestado los títulos. Pero a todos los efectos este es un detalle. Los derechos políticos son de quien tenga ese paquete ya sea en propiedad o en préstamo. Lo cual quiere decir que por más acuerdos que haya con ACS ésta no podrá ejercer esos derechos, de momento.

Estos hechos son importantes. Un contrato “prepaid forward” como lo define presuntuosamente ACS al comunicar su hecho relevante implica que un comprador a futuro de una mercancía, un bien, una participación o un derecho adelanta el dinero y recibe a un precio definido previamente lo que ha adquirido. Es una operación típica de venta de cosecha en la cual el productor y el comprador quieren asegurarse el precio. Si el precio baja en el mercado a la hora de la entrega, gana el productor. Si sube gana el comprador. Curiosamente en esta operación el vendedor ha cedido el bien en préstamo según declara en un hecho relevante fechado el 16 de julio. A su turno el comprador a plazo -tres años- presta o vende los títulos. Hay varios motivos para que lo haga. El primero, si los vende recupera el dinero que ha prestado, al menos parcialmente, ya que dice haberse desprendido de un 5%. Al precio de ayer la venta de un 5% del capital de Iberdrola representaba 933.558.800 €, y el 3,26% restante otros 608.680, lo cual sumas 1.542.239.140 € lo cual cuadra con la cifra prestada a ACS.

Ocurre que en realidad la constructora ha recibido un crédito, con el cual ha cancelado otro crédito. Pero, al disfrazarlo de un contrato de operación de futuros que incluso puede argumentar que se ha hecho para cubrir riesgos de precio, no tiene porque contabilizarlo en sus balances como deuda. Con lo cual por arte de magia ACS logra pagar una deuda de 1.600 millones de euros sin detraer un solo euro de su cuenta de resultados. Así, cuando a finales de agosto, probablemente el 30 de ese mes, de cuenta de las pérdidas que le ha ocasionado la venta de de un 3,7% de Iberdrola en abril pasado pueda compensar un poco esa amarga medicina adornando un tanto el escaparate con una supuesta reducción de su endeudamiento. Es decir que ACS adoptaría una estrategia de diferir un ingreso imponible para no reconocer contablemente que se pagó una deuda con otra deuda bajo el ropaje de una operación de cobertura del precio de unas acciones en la que el hecho imponible se materializaría al hacer la entrega del bien subyacente al contrato.

Esta es la más pura escuela de Enron que utilizaba de forma sistemática operaciones de futuros prepagadas para dos fines. De un lado para generar caja a corto plazo cuando quería disponer de dinero difiriendo el hecho imponible al momento de la entrega del bien subyacente. Pero también cuando quería adelantar el hecho imponible para obtener beneficios fiscales inmediatos sobre operaciones con materias primas energéticas vendidas a plazo declarando la operación por adelantado. En un caso obtenía caja por adelantado sobre bienes que no entregaría antes de tres años. En el otro obtenía beneficios fiscales sobre operaciones que se materializarían tres ejercicios más adelante. Para ello sólo tenía que tener cuidado de no utilizar el mismo vehículo para las dos operaciones de sentido contrario desde el punto de vista fiscal. Como se ve ni SocGen ni ACS han inventado nada.

Faltan algunos detalles. ACS ha dicho en uno de sus primeros hechos relevantes que además del “prepaid forward” había establecido una serie de acuerdos de swaps. Enron procedía de la siguiente forma: un vehículo externo a la sociedad era el firmante del “prepaid forward”. El vehículo entregaba el dinero Enron. A su turno Enron firmaba un contrato con el vehículo para hacerle entrega del bien contratado en el plazo establecido con el banco con el que se entraba en la operación. Enron a su turno establecía una serie de contratos de swap con una tercera entidad de crédito para cubrir los riesgos de precio que se pudieran generar entre la firma del contrato y la entrega del bien. Estos contratos suponían el pago de una cuota fija al banco en plazos establecidos. A su turno el banco pagaba a Enron una cuota variable que dependía de las variaciones del precio del bien subyacente al contrato. Con esto no se quiere sugerir que haya alguna similitud entre la forma de operar de Enron y la de ACS. Este es un ejemplo meramente descriptivo.

No obstante lo cual el banco aclara en uno de los hechos relevantes que el mismo viernes 13 de julio el 1,62% del paquete del 8,26% recibido de ACS fue transmitido a otra entidad bancaria en el marco del acuerdo global. Que otro 0,36% fue vendido en el mercado. Esto dejaba un 6,28 en manos de SocGen. Pero en la misma tarde de ayer se deshizo de otro 3,02%. Por su parte ACS advirtió que “Adicionalmente se han suscripto un conjunto de instrumentos de derivados, sobre un porcentaje de acciones de Iberdrola, que limitan la exposición del grupo ACS a las oscilaciones de mercado de las acciones de la referida sociedad”. Cualquier semejanza con Enron es mera casualidad.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...