edición: 2360 , Viernes, 8 diciembre 2017
26/01/2009
La solvencia se carga los dividendos bancarios de 2009

Solbes y Ordóñez no permitirán quiebras

Juan José González

Al Banco de España se le acaba el margen de actuación y a la Banca el de solvencia. La crisis financiera ha “perdonado” -en cierta medida- las cuentas del sector financiero español de 2008, a pesar de que Cibeles haya obligado -en general- a no hacer boato en la presentación de sus cuentas de crecimientos superiores al 10% del beneficio. Sin embargo, la realidad apunta a que la morosidad en los dos últimos meses avanza a mayor velocidad de la prevista y que los ratios de cobertura no llegan al 70% para la mayoría de las entidades financieras más grandes.
En Cibeles se preguntan cuál será el momento más conveniente para intervenir en la aplicación de soluciones; ¿cuando el deterioro de la solvencia anule el margen de maniobra para conceder crédito? o ¿cuándo los fallidos superen el 25% de la mora? o bien ¿en el momento en que el capital caiga por debajo del 8% de Tier 1? En el Banco de España ya existe un plan A e incluso un plan B, puesto que no solamente se trata de evaluar los problemas de los bancos, sino también los de las cajas de ahorro. La “aparente pasividad” del vicepresidente Económico y del Gobernador del Banco de España en coger al toro por los cuernos, deja lugar a la sospecha de que ya hay decisiones tomadas para el caso de que se produzcan situaciones próximas a la quiebra; inyectar capital o imponer una fusión. No van a permitir ni una quiebra.

El decorado bancario de 2008 no es el mejor para afrontar el escenario de 2009. En las últimas semanas ha dominado un tema por encima de todos; el dividendo. Y a vueltas con el dividendo, los bancos en general han querido dejar bien claro que no es lo mismo un ejercicio como el que se acaba de cerrar que otro que acaba de comenzar. Y así, la mayoría de las entidades financieras quieren ser fieles a sus promesas de distribución de beneficios. Aquí, en este punto, las autoridades monetarias han venido a decir que no se debe jugar con la ficción contable que supone que el dividendo salga de los beneficios (teóricamente entre el 33% y el 50%). Cuando en realidad todo el mundo sabe que los dividendos salen directamente de la caja, y sino que se lo pregunten a los tesoreros, a ver de dónde se pagan puntualmente en fecha, hora y por transferencia bancaria, los dividendos.

El mensaje oficial de que si siguen pagando dividendos a este ritmo algún banco no llegará al verano sin haber pedido ayuda, ya ha sido tenido en cuenta por los dos grandes y por los medianos, seguros de que si los más grandes frenan el aumento del dividendo, o incluso, alguno sugiere pagarlo mediante acciones, ellos, los medianos se apuntarían de cabeza a la primera opción. Este ha sido sin duda uno de los temas más debatidos en los últimos consejos de administración de nuestros bancos, cuyo resultado veremos en los próximos meses, porque en poco tiempo, febrero o marzo, deberán anunciar qué política de dividendos piensan aplicar para 2009 y siguientes, porque el problema no desaparecerá en un ejercicio.

Si los bancos siguen en sus trece de evitar la ayuda del Gobierno, a toda costa –que no es lo mismo que a cualquier precio- congelarán o reducirán el dividendo para 2009 y 2010. En caso contrario, varias entidades -bancos pequeños y cajas- se verán obligados a solicitar una inyección de capital.

EL TAMAÑO (DE LAS CAJAS) SÍ QUE IMPORTARÁ

El plan B del Banco de España esta orientado hacia las cajas, harina de otro costal más complicado, si cabe, que el de los bancos. Se da por seguro, después de las últimas “travesuras políticas” de la Comunidad de Madrid que han afectado a la caja madrileña, que el regulador y el supervisor, Solbes y Ordóñez, promoverán una concentración de estas entidades de ahorro con la normativa y recomendaciones comunitarias en la mano. Desde hace mucho tiempo, la Comisión Europea no ha dejado de llamar la atención al Ejecutivo español respecto al sistema de gestión y gobierno de estas entidades.

En Cibeles saben que el momento esta que ni pintado para poner en marcha la reforma de las cajas. Una reforma que afectará a la composición de sus consejos y también al tamaño, no por clientes ni habitantes, sino por activos. El sector esta fragmentado en exceso y debe concentrarse mucho más, sobre porque 45 cajas se considera un exceso. A medio plazo, varias desaparecerán, bien por liquidación, fusión, compra-venta…

Un reciente estudio difundido a través de la web del Fondo Monetario Internacional, apuntaba cómo tras cada crisis de envergadura, como las de los 80, 90 y 98, desapareció el 30% de las entidades financieras. En la crisis de 1980 se borraron del mapa norteamericano nada menos que 1.000 bancos. Y de la presente se espera récord absoluto a pesar de planes, apoyos y nacionalizaciones de los Gobiernos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...