edición: 2723 , Jueves, 23 mayo 2019
07/09/2009
OBSERVATORIO DE MERCADOS EXTERIORES

Sólidas bases económicas en Chile y panorama sombrío en Irlanda

CRÉDITO Y CAUCIÓN

La evolución de Irlanda y Chile es la de dos mercados que ejemplifican el impacto dispar de la crisis global en los diferentes mercados. Chile es una de las naciones de Sudamérica más estables y prósperas, con sólidas bases económicas, un sistema político estable, una prudente política fiscal para atraer inversiones y un sector bancario razonablemente fuerte. Este mercado debería estar bien situado para capear la actual crisis mundial. En cuanto a Irlanda, Si el actual deterioro del entorno de negocios se mantiene, cabe prever un aumento de las insolvencias del 82% respecto a 2008 y una subida del 287% respecto a las cifras de 2007.

Los sectores más importantes de Chile son la minería y la agricultura. El país es el principal productor de cobre del mundo, una actividad que representa casi el 50% de su PIB. Como resultado de ello, el país es muy vulnerable a las fluctuaciones del precio del cobre, que ha prosperado en los últimos años debido a la demanda de las economías emergentes como China. Sin embargo, 2009 será el primer año de contracción económica para Chile desde 1999, ya que la demanda y el precio del cobre han caído drásticamente desde mediados de 2008. Dicho esto, el Banco Central de Chile se ha puesto a la cabeza en la región a la hora de recortar los tipos de interés y la Administración ha puesto en marcha paquetes de incentivos fiscales para la economía.

ALGUNOS RIESGOS EN CHILE

Podemos constatar que se ha registrado un pequeño aumento de las demoras en los pagos, pero no se trata de un fenómeno generalizado. La información financiera está disponible y las empresas chilenas están normalmente muy dispuestas a facilitar información cuando lo solicitan nuestras agencias.

De acuerdo con las previsiones de consenso con las que trabajamos en Crédito y Caución, el PIB de Chile se reducirá un 0,9% este año y rebotará con un crecimiento del 3,4% en 2010. Existen algunos riesgos que podrían modificar esta buena evolución. La dependencia del cobre supone que Chile seguirá siendo vulnerable si la crisis económica mundial se prolonga: la recuperación económica en Chile está muy vinculada a la recuperación de los precios de las materias primas. También dependerá en gran medida del éxito de los vecinos de Chile a la hora de sobrevivir a la crisis económica, ya que el comercio entre Chile y sus vecinos ha sido otro factor que ha sustentado la economía del país en los últimos años.

IRLANDA, UN PANORAMA TODAVÍA SOMBRÍO

La economía de Irlanda se contrajo a un ritmo dramático en el primer trimestre de 2009, con una caída del PIB del 8,5%. El gasto de los consumidores fue un 9% inferior al del mismo período de 2008, mientras que las inversiones de capitales se desplomaron un 34%. La producción industrial cayó un 10,5%, incluyendo una reducción del 31,4% en el sector de la construcción. Las ventas de coches nuevos siguen bajando y se prevé que el año cierre con cifras similares a 1987.
En consonancia con este grave deterioro del entorno de negocios en Irlanda, las insolvencias han seguido aumentando drásticamente en el primer semestre de 2009. Hasta junio, se han producido 702 quiebras empresariales, muy cerca de las 773 registradas en todo el año 2008, siendo los sectores de la construcción, los servicios, el comercio y la restauración los más afectados.

No parece haber indicios de recuperación a corto plazo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el PIB se contraerá un 8,5% este año y un 3% más en 2010. Los últimos datos relativos a obra nueva de viviendas, ventas minoristas y el Índice de Gestión de Compras (Purchasing Manager’s Index) auguran un mayor declive en el segundo semestre del año.
La caída continuada en la actividad constructora generará más desempleo, que se prevé alcance el 12% a finales del año y el 15,5% en 2010, un factor que, combinado con salarios más bajos y un nivel más alto de incertidumbre, afectará gravemente al consumo. Si la actual tendencia de insolvencias se mantiene, este año cabe prever un aumento del 82% respecto a 2008 y una subida del 287% respecto a las cifras de 2007.
 
El FMI prevé que las pérdidas a las que se enfrentarán los bancos a finales de 2010 podrían alcanzar los 35.000 millones de euros, cerca del 20% del PIB. La Administración, que ha ofrecido un apoyo masivo para estabilizar el sistema financiero a través de garantías globales y recapitalización, anunció en abril la creación de la National Asset Management Agency (Agencia Nacional de Gestión de Activos).

DIFICULTADES EN LA CONSTRUCCIÓN Y EL COMERCIO

El sector irlandés de la construcción supuso un 31% del total de las insolvencias registradas en el primer semestre de 2009. Cabe prever un aumento todavía mayor del número de insolvencias, dado que los bancos designan liquidadores para las empresas promotoras y los promotores intentan protegerse de los acreedores recurriendo a estos procesos.

El sector sigue registrando retrasos en los pagos, aunque a un ritmo menor, lo que pone de manifiesto una contracción de su actividad. Los próximos seis meses serán difíciles para este sector. La mayor parte de la actividad depende de financiación bancaria y, debido a las dificultades en las que se encuentran muchos promotores, los bancos se mostrarán reticentes a la hora de conceder préstamos o de refinanciar a estas empresas. En el subsector de reformas no se han registrado los aumentos previstos, ya que los consumidores están aplazando cualquier decisión de gasto debido a la incertidumbre. 
 
Se estima que en 2009, sólo se pondrán en marcha proyectos de infraestructuras y obras públicas por valor de entre 500 millones y 1.000 millones de euros. Se calcula que se perderán hasta 100.000 puestos de trabajo en los próximos 12 meses como resultado de la paralización o el retraso de diversos proyectos.

En este entorno, también se registra un retroceso de las ventas minoristas en Irlanda. La confección y el calzado son los más castigados, con caídas en el entorno del 20%, pero las dificultades afectan a todos los subsectores, como resultado del aumento del desempleo y la subida de impuestos.

Durante 2008, a medida que la libra esterlina seguía debilitándose frente al euro, muchos consumidores viajaban a Irlanda del Norte para aprovechar el efecto sobre los precios. Este fenómeno se ha mantenido a principios de 2009, al subir el IVA irlandés mientras que el Reino Unido reducía el suyo. Retail Ireland, calcula que este comercio supondrá aproximadamente que un 3% del gasto total de los consumidores, que se perderá para la economía irlandesa. En un esfuerzo por contrarrestar este fenómeno, los grandes comercios han reducido sus precios hasta un 22%, lo que ha supuesto una enorme presión para el comercio independiente.

En este entorno, el sector del comercio supuso el 14% del total de las insolvencias del primer semestre. Nuestras previsiones sobre su evolución a seis meses son poco optimistas. Cabe esperar que, en lo que queda de 2009, se pierdan otros 25.000 puestos de trabajo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...