edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
04/05/2011
Tres cajas suman 15.000 millones de euros de deuda que vence en 2012

Sólo el Estado podrá atender los vencimientos de las cajas los próximos doce meses

Colocaciones privadas y ofertas de depósitos, costosas vías de financiación que gravarán las cuentas en el 2º semestre
Juan José González

La coincidencia en el tiempo de las necesidades de financiación en un mercado seco junto a un profundo y complejo proceso de reestructuración bancaria, está provocando que numerosas entidades financieras inmersas en ese proceso se mantengan al margen de los mercados mayoristas. Esta situación es particularmente grave en el caso de las cajas de ahorros, principales actrices en el escenario de la reconversión de las entidades financieras. A esto hay añadir el clima de inseguridad e incertidumbre que provocó hace unos meses la rebaja generalizada de las calificaciones por parte de las agencias de rating, con el consiguiente efecto negativo sobre las obligaciones financieras a corto y largo plazo, ahora con mayores dificultades. Buena parte de las cajas con mayores necesidades de dinero tienen la calificación de bono basura por las agencias Moody´s y Fitch. Así que, situación complicada a la vista para las entidades que se han mantenido al margen del mercado en los últimos meses, en los que han estado más centradas en lograr una buena fusión y evitar la intervención del Estado.

En realidad, los problemas de financiación que están sufriendo las cajas, en un mercado que tan sólo ha admitido a los grandes bancos, se están solventando con las alternativas de siempre, es decir, mediante colocaciones privadas de deuda entre un grupo conocido y muy reducido de inversores. Así lo vienen haciendo desde hace más de año y medio. Alternativa que tiene la ventaja de ser una fórmula de financiación bastante rápida, pero que a la vez tiene el inconveniente de su escaso volumen. En todo caso, esta siendo una de las estrategias que ha servido para que una veintena de cajas, integradas en ya en grupos SIP o fusionadas, se hayan podido financiar desde que comenzara la etapa de problemas en el mercado financiero y de los primeros escarceos de las fusiones.

Pero ahora la preocupación se intensifica como consecuencia de las exigencias del RDL de reforma financiera, por el que es obligado cumplir plazos y requisitos. Y en ello están los equipos de las entidades, en un trimestre clave en el que parecen haber sido superados por la exigencia y la intensidad del proceso de reestructuración. Ayer martes, un alto ejecutivo de Cajastur, señalaba a ICNR que “en este momento, cualquier vía alternativa a las emisiones públicas de deuda es más costosa a medio plazo, con lo cual, la solución a los problemas de financiación redundará en mayores costes que se reflejarán en las delicadas cuentas de las entidades a partir del tercer trimestre.

Una de esas vías alternativas que señalaba el ejecutivo era la financiación mediante el aumento de los recursos de clientes, estrategia llevada a cabo por la mayoría de las entidades, unas con mayor ruido que otras, pero que les ha obligado a hacer ofertas sobre las que el tiempo ya se encargará de pasar factura, si bien, en la mayoría de ellas, se empieza a conocer algún dato que amenaza catástrofe en la última parte del año.

Con la famosa barra libre de liquidez del Banco Central Europeo, cada vez con mayor complicación, especialmente, a partir de septiembre, por una previsible subida de tipos, las cajas con mayores necesidades de financiación no han dejado escapar otras alternativas de financiación. Es el caso de los grupos de cajas que tras los acuerdos de fusión se han visto en mejor situación de solvencia, y para las que las restricciones de crédito han jugado, coyunturalmente, a favor, aprovechando para hacer una reducción del endeudamiento o vender préstamos que ya estaban en cartera.

La ausencia de buena parte de las cajas españolas de los mercados de deuda en el último año, es justificado en más de un caso como consecuencia de haber cambiado su estrategia de negocio desde pymes hacia los particulares, aumentado significativamente los recursos de particulares. De esta forma, algunas de las entidades de menor tamaño no han tenido que recurrir a los mercados de deuda, en los que, por otra parte, se habrían encontrado con numerosos problemas. Este ha sido el caso del grupo Mare Nostrum, integrado por las cajas de Murcia, Granada, Penedés y Sa Nostra, que en su día, a finales del pasado ejercicio, fue la única del grupo que pudo colocar deuda en el mercado, pero con aval del Estado.

Y hablando del Estado, ahora, la cuestión es saber cómo se las van a arreglar entidades como la CAM, Novacaixa y CatalunyaCaixa, para atender los vencimientos del próximo año, unos 15.000 millones de euros (6.000 para la primera, 4.000 para la gallega y 5.000 de la catalana). Ante tamaña deuda -‘argumento’ de nacionalización-, se sospecha que el Estado ya tiene hechas las cuentas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...