edición: 2598 , Lunes, 19 noviembre 2018
01/12/2010
Primeras recomendaciones del Banco de España y del Gobierno desde julio

Sólo la falsedad en el riesgo inmobiliario precipitaría la intervención del BCE

Menos costes generales y menor tamaño para aguantar la tormenta financiera
Juan José González

Plan de choque para el sector financiero. Es el objetivo activado desde el Banco de España desde la última conversación del gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez con la vicepresidenta del Gobierno Elena Salgado tras la reunión de los ministros de Economía de la UE en el fin de semana pasado en Bruselas. Un plan que no supone el comienzo de un nuevo proceso de explicación pública de las cuentas, sino ampliar la información contenida en los test de estrés de hace seis meses, cuando las entidades financieras españolas pusieron sobre la mesa algunas de las cifras más comprometidas y sensibles, números que habitualmente se protegen del conocimiento de la competencia. El gobernador del Banco de España no se cansa de repetir desde su llegada a Cibeles que las entidades financieras españolas se deben aplicar más en el saneamiento de sus balances y rebajar la exhibición de sus resultados de explotación.

Junto a la petición de mayor información y transparencia al sector financiero, realizada por el Ministerio de Economía con la mediación del Banco de España, el gobernador solicita a bancos –también a empresas- que no bajen el ritmo de renovación de los vencimientos de la financiación mayorista. Esta, en su mayor parte, es la que vienen realizando las grandes empresas españolas mediante la apelación a los mercados internacionales. Se trata de seguir presentes y activos en los mercados interbancarios, al mismo tiempo que se ponga un mayor énfasis en el alargamiento de los plazos de vencimiento de deuda.

Las entidades financieras españolas, así como la mayoría de las empresas que se financian en el exterior, están cumpliendo con puntualidad –habitual- los plazos de vencimientos, participando de forma activa en los mercados interbancarios y en las cámaras de contrapartida. Una forma de actuar que no se cumple de la misma forma por algunas compañías, por ejemplo italianas y británicas, muy activas en los últimos meses, en la petición de aplazamientos de pagos.

Recomendaciones del gobernador que vuelven a cargar sobre la urgencia en llevar a cabo planes de mayor duración sobre la reducción de costes generales, y que en algún caso, como en el de la banca mediana y en las cajas de ahorros, se recomienda revisar los planes estratégicos sobre el tamaño de la entidad y el volumen de actividad, que en algunos casos –excesivo- supone el estrechamiento de márgenes que acaba subiendo el riesgo de las entidades financieras.

Reducción de costes generales, pensar en que la solución no está –al menos en la coyuntura actual- en un mayor volumen por un mayor tamaño, así como mantener el músculo en los mercados interbancarios, son, a juicio del Banco de España, las mismas recomendaciones y conceptos que se trataron en las reuniones con presidentes y consejeros delegados de las entidades bancarias entre mayo y julio pasados, previas a la publicación de las pruebas de resistencia. Según el banco central español y el Ministerio de Economía, los criterios de transparencia de entonces –mes de julio- continúan siendo útiles en este momento, incluso, refuerzan la misma idea de transparencia que se quiere dar a las cuentas de la banca.

Por tanto, las dos instancias –supervisor y Ejecutivo- coinciden en que las estimaciones de hace cinco meses son prácticamente las mismas en materia de riesgos y de resultados, siendo válidas porque las variaciones no producen cambios cualitativos en las pruebas de resistencia de julio pasado.

La tesis del Banco de España es inclinar, sin duda, del lado de la confianza en el sistema bancario español, el cual viene realizando saneamientos cercanos a los 42.000 millones de euros desde 2008, de los que la mitad proceden de las provisiones genéricas. Saneamiento que puede requerir más esfuerzo en los próximos ejercicios y sobre los que existe la confianza del supervisor en que se podrán llevar a cabo. Por el lado del  Ministerio de Economía, se puede decir que la máxima preocupación actual sobre las cuentas del sector bancario se centra en asegurar la realidad de que la exposición inmobiliaria de la banca son esos 442.000 millones de euros (de los que unos 200.000 millones se consideran problemáticos) y sólo esos. Si fueran otras cifras –mayores- el sector financiero español estaría en la misma posición que Grecia y que Irlanda.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...