edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
23/09/2008

Sonatrach engrasa su juego de pinzas para las españolas

Gassi Touill es sólo la punta del iceberg de su emboscada ibérica
Gasoducto
Javier Aldecoa

Acostumbrada a hacer sangre como preludio a cada desembarco, se pinta colores de guerra en la piel del toro y juega con todas las ‘pinzas’: las de los tribunales, las de las amenazas, las accionariales y las comerciales.  Desentierra el muerto de Gass Touill del jardín de Brufau y Gabarró y trata de comer de sus carnes en lugar de pagar su ‘homicidio’. Amaga con arañar 550 millones de euros al arbitraje,  antes que encarar en Ginebra los 1.640 millones que Gas Natural y Repsol le reclaman por el zarpazo a las inversiones. Sonatrach carga en las espaldas diplomáticas otra nueva batalla de intereses y preludia, con los clarines del miedo, su desembarco en España bajo la bandera de EDP y sus ambiciones para la nueva GN-Fenosa. Justo ahora que se acerca el desenlace del arbitraje y los recursos por precios del gas, envenena a golpe de celos con ICIC la paz con Cepsa que firmó en julio y marca las líneas rojas a Iberdrola y Endesa en el Medgaz. Por si acaso, las españolas ponen a cubierto sus proyectos, no sólo en Argelia.

Teje el poliedro de su revancha con los hilos del temor. Cada pataleta es el preludio de una arremetida con Sonatrach como ariete: marca el terreno a Repsol y Gas Natural en las espaldas de OHL, y a Cepsa e Iberdrola, en los hombros de Brufau y Gabarró. Argel pone el dedo y los sables diplomátos en las espaldas de la constructora, a la que amenaza con retirarle las obras del Palacio de Congresos de Orán, pero su pólvora es expansiva. Repsol pone a cubierto sus huellas en tierras de Bouteflika, sus derechos mineros sobre 16 bloques, 5 de exploración, con una superficie total de más de 17.200 km2, y otros 11 bloques de desarrollo con un total de 3.108 km2. Pero esta vez la batalla puede ser lejos de las arenas magrebíes, en tierras ibéricas, o en cualquier otra de las plazas donde coinciden. Por si acaso, Repsol se cubre los flancos  en Perú. Brufau pone a cubierto su sillón en el Consorcio Camisea, junto al del ministro Chakib Jelil, justo ahora que han comenzado la extracción comercial de hidrocarburos del Lote 56 (que espera extraer millones de pies cúbicos diarios de gas natural). Y deja aún en el congelador la concesión de los contratos con Sonatrach, ésos que parecían llamados a sellar una reconciliación cada vez más difusa.

El ministro de Energía argelino, Chakib Jelil, afina el estoque y brinda al tendido. Ni  Iberdrola, (que a través de Iberinco construye el ciclo combinado de Koudiet Eddraouch, a 700 kilómetros de Argel, por 635 millones, junto con General Electric), ni Cepsa y Gas Natural en el Medgaz quieren seguir los pasos de un exilio forzoso como los de Repsol y Gas Natural en Gas Touil, aunque no tendrán más remedio que medirse en tierras magrebíes con EDP, que espera su pago a dos años de promesas y favores a la compañía magrebí.

Y es que el viaje de Sonatrach sobre la piel de toro no será de ida y vuelta para las empresas españolas. Si Gassi Touil les enseñó que los compromisos de Argel son ‘reversibles’ (una vez logrado que Industria les retirara la limitación de vender sólo 1 bcm expulsaron a GN y Repsol), la imposición de legislaciones restrictivas, como el impuesto adicional aplicable a los contratos ya adjudicados - hasta el 50% de la producción de hidrocarburos atribuible a las empresas - ha hecho el resto en los esfuerzos disuasorios en los que se desgastan Jelij y Bouteflika.

Ni las reticencias de Sebastián ni la cláusula Gazprom- pensada por Merkel y Sarkozy para evitar el asalto de las pretensiones rusas y argelinas- le sirven de barrera a Sonatrach, ahora que se afila sus garras en espaldas ajenas. La comercialización directa de gas para España que ha comenzado ya y su 36% en las garras de Medgaz – que le permitirá contar en 2009 con cerca de 2,9 bcm camino de la península - le saben a poco y  abre la puerta a su desembarco ibérico en toda regla, por las buenas o por las malas, con EDP como llave maestra para la caja fuerte energética del mercado español. Argel expande la sangre de sus ambiciones por las venas de Energías de Portugal. Digiere un 2% de su capital y está a punto de amasar un 5%; tiene en sus manos un 25% de sus ciclos combinados en la península y un sillón en su consejo. Pero la argelina quiere más, una luna de miel española para su décimo año de matrimonio con la lusa. A un paso de aumentar el peso en Lares y compartir la titularidad de la central de Castejón, saborea una empresa mixta del brazo de la lusa para la comercialización del gas natural en tierras ibéricas.


LA GRIETA ESPAÑOLA

A falta de Gas Natural, buenos son los lusos. Los favores serán de ida y vuelta: para EDP puerta abierta al suministro para la  producción de electricidad y  al caramelo siempre congelado de la construcción de centrales de ciclo en Argelia,  aún a costa de hacerle la pinza a su socia Iberdrola,  Endesa y Gas Natural en los concursos pendientes en Argel y de de tratar de arrebatarle- con Sonatrach de la mano- el hub del gas y la electricidad hacia Latinoamérica a las españolas, que pagan ya caro el banquete del matrimonio lisboeta del ministro Chakib Jelil. La participación de Electricidad de Portugal en plantas de gas argelinas se ha sumado al impasse energético entre Madrid y Argel y el contencioso por los precios  y prometen condenar a Endesa, Iberdrola y Enel a esperar sentadas la adjudicación de nuevas centrales de gas. Las cláusulas del ‘matrimonio’trasatlántico - el abastecimiento de centrales de ciclo combinado de la eléctrica portuguesa con gas suministrado por la argelina- se exportarán desde 2009 a tierras latinoamericanas, donde EDP puede abrirle a Sonatrach las puertas del tesoro carioca en Brasil (controla Energias do Brasil)  y en Venezuela los acuerdos con la estatal PDVSA.


Argelia aprovecha el miedo de Europa, ahora que Vladimir Putin y Gazprom pasean sus amenazas sobre los gasoductos del Este de Europa. Con el paraguas del Foro Euro-mediterráneo aspira a hacer del Mare Nostrum el patio de sus ambiciones energéticas y de España el atajo de ese desembarco. Ya lo es, de alguna manera: un 87% de los 62.000 millones de metros cúbicos exportados por la estatal magrebí en 2007 han terminado en tuberías españolas. Pero la primera energética del Magreb busca ventanas que sustituyan- por si acaso- a las puertas del triunfo parisinas.


Antes Clos y ahora Rodríguez Zapatero y su reacción ante las pretensiones de GDF-Suez en Gas Natural le han enseñado, al menos, la resistencia de las murallas del Palacio de Santa Cruz. Casi ninguna. Y menos aún ahora que Moratinos y Sebastián llaman a la calma para tratar de cosechar algo de sus periplos  magrebíes y del paraguas del Proceso de Barcelona y la Unión del Mediterráneo. Con cada amenaza, Sonatrach le da cuerda a sus ambiciones, incluso a las de desembarcar- como todo el mundo- en la resultante de la fusión Gas Natural-Fenosa, aunque sea por la puerta de EDP - su caballo blanco en la península ibérica - y después de batirse los floretes con GN en Reganosa, donde si un acuerdo no lo remedia, Salvador Gabarró suma y sigue con la guerra argelina. En la central del Ferrol tendrá que verse las caras con el 10% de la argelina y el poderío de su rol como proveedor principal.  Sonatrach está dispuesta a cerrarle en las narices gallegas a Gabarró la puerta que le ha abierto. La batalla judicial podría tener ahora un nuevo frente: las instituciones de competencia, en tanto que la gasista piensa utilizar la creciente posición de la argelina para defender su operación de compra de FENOSA.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...