edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
04/06/2013
Hoy toca lucir caída de desempleo

Sospechas de contabilidad creativa en las cuentas públicas

Hay aliño en la prima de riesgo, maquinación en las cifras de impuestos, exportaciones y no faltará ni lo uno ni lo otro en el presupuesto
Juan José González

Felices y contentos andan estos días los ministros económicos del Gobierno. En principio, no les falta razón porque la Comisión Europea confirma el retraso en dos años del cumplimiento en el objetivo de déficit. En Moncloa se lo toman como si de un bingo se tratara, a pesar de que más bien parece que cantar línea pueda resultar excesivo. Da igual, la prórroga de Bruselas viene como anillo al dedo a Rajoy y a sus huestes y confirma que este verano todos verán la playa de cerca tras haber evitado un nuevo presupuesto extraordinario en junio, como en otra ocasión. Prórroga que, sin embargo, se antoja insuficiente porque serán inevitables nuevas visitas al quirófano para cumplir el déficit. En todo caso, ya se detectan algunos movimientos de cuentas, sospechosos en estas fechas donde la contabilidad creativa se hace dueña de las cuentas públicas. Y hoy, a buen seguro, el Gobierno está próximo a terminar con el desempleo.

Que la Comisión dé un respiro, cierto relajo en las cuentas públicas significa que el margen ahora indultado debe ser aprovechado para que el déficit previsto en 2014 se cumpla, y para lo que será preciso adoptar un paquete, o varios, de medidas. La alusión tiene una dirección clara: reformar pensiones, reformar la fiscalidad que ampara desgravaciones en renta y sociedades y decretar el fin de privilegios en el IVA, es decir, subir el reducido, y todo sin olvidar que la edad de jubilación, aunque nos pese a todos, debe ser aprobada sin dilación. Oscuro escenario el que se verán obligados a pintar unos políticos populares hoy complacidos con la medida de gracia de las autoridades de Bruselas.

Escenario desierto en estímulos, lo que consolida la idea de que el crecimiento económico seguirá siendo pura fantasía animada (de ayer y de hoy). El Gobierno de Mariano Rajoy se ve en la obligación, de esta forma, en tomar medidas más impopulares, si cabe, que las de hace meses, con el agravante de que el margen de maniobra política se reduce, es decir, que el tiempo para arreglar los grandes problemas entrará de lleno en la precampaña de las próximas elecciones generales.

Trampas en el Tesoro Público y en el enfriamiento artificial de la prima de riesgo por la intervención a saco de la banca española que se ha hartado de bonos por 21.000 millones de euros. La banca intenta (y debe) asegurarse la vida, la cuenta de resultados, el beneficio… y de ahí que la seguridad siga residiendo en la deuda pública, manteniendo una espiral perversa cuyo resultado es una caída en la prima de riesgo (mayor confianza) al tiempo que las empresas no ven ni un euro para levantar el ánimo.

Pero los observadores advierten movimientos en algunas cuentas, un tanto sospechosos para la época, para las cantidades y para los conceptos. La subida del IVA ha proporcionado mayor recaudación en 2013 con un aumento de los ingresos sobre 2012. Sin embargo, el impuesto de la renta vuelve a caer como consecuencia del elevado y persistente desempleo. En las cuentas de la Seguridad Social se advierten también transferencias sospechosas que hacen pensar en que el ministro Montoro ha recibido el permiso del presidente Rajoy para repetir la jugada de trasvasar déficit de un año para el otro, confiando ciegamente en que en esta ocasión cuele.

La contabilidad creativa, o cuentas a su manera, se podrá apreciar hoy y mañana con ocasión de la presentación del paro registrado el pasado mes de mayo. Seguramente, las cifras poco o más bien nada dirán que el desempleo se reduce por que cientos de personas, en su mayoría, jóvenes, tomarán las vías de salida para perder de vista el mercado laboral español hoy convertido en secano. Igualmente, nada se espera encontrar en esas cifras referentes a los cientos de desempleados que han decidido desistir del empeño de encontrar un trabajo.

Y así, las cifras de paro registrado, siguiendo la opinión del presidente Rajoy, no serán tan malas como en otras ocasiones, lo que no garantiza que el año vaya a terminar con una sangría en el empleo asalariado no inferior a los 780.000 puestos de trabajo, y sin que se vaya a poder evitar que la factura de la crisis es cada vez más dañina y aleja un poco más la recuperación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...