edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
29/09/2014
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

Subastas condicionadas y titulizaciones: estrellas del BCE

SERVICIO DE ESTUDIOS DE `la CAIXA´

Las subastas de liquidez condicionada a largo plazo (TLTRO), junto con un programa de compra de activos titulizados y otro de cédulas que empezarán en octubre, constituyen el paquete de medidas poco convencionales que ha anunciado el BCE para combatir el riesgo de deflación y estimular el crédito a la economía.

La primera TLTRO se ha saldado con una apelación al BCE de 82.600M€ por parte de los bancos europeos (un 21% de la cantidad inicial disponible). Las cinco mayores entidades españolas solicitaron cerca de 15.000M€.

¿Cómo funcionan estas medidas?

Las TLTRO son un programa de ocho subastas de liquidez a un plazo de hasta cuatro años, a devolver en septiembre de 2018 y a un tipo de interés fijo hasta el vencimiento. Para cada subasta, el tipo de interés será el oficial (actualmente el 0,05%) más 10 puntos básicos. Entre las subastas de septiembre y diciembre de 2014, cada entidad puede solicitar el equivalente al 7% de su cartera elegible (créditos al sector privado no financiero, excluyendo hipotecas a particulares) a 30 de abril de 2014. En el caso de los bancos españoles, esta cifra asciende a unos 54.000M€. En las siguientes seis subastas trimestrales, las peticiones máximas estarán condicionadas al volumen de crédito prestado. En particular, las entidades podrán solicitar hasta tres veces la diferencia entre la variación de la cartera elegible desde abril de 2014 y una variación de referencia. Si la cartera elegible está por debajo del nivel de referencia en abril de 2016, la entidad deberá devolver los fondos en septiembre de ese mismo año.

Los niveles de referencia fijados por el BCE no son excesivamente agresivos. Así, la variación de referencia es cero para aquellas entidades cuya cartera elegible aumentó entre abril de 2013 y abril de 2014 (es decir, tan solo se les exige seguir aumentando la cartera elegible). Para las entidades cuya cartera cayó en ese mismo periodo, la variación de referencia es la extrapolación de esa caída hasta abril de 2015 y cero a partir de entonces. En este caso, su cartera elegible puede seguir cayendo, aunque debe hacerlo a un ritmo menor.

En relación al programa de compra de titulizaciones (tanto nuevas como ya existentes), el BCE únicamente ha especificado que adquirirá activos simples y transparentes, respaldados por préstamos hipotecarios, créditos a empresas y créditos al consumo. El BCE está dispuesto a quedarse tanto con tramos de riesgo bajo (sénior) como con tramos de riesgo intermedio (mezzanine). En octubre se concretarán los aspectos técnicos del programa.

¿Habrá más crédito?

Las TLTRO llegan en un momento en el que la concesión de nuevo crédito en España ha comenzado a crecer. El contexto es propicio para que ayuden a impulsar esta tendencia:

• La recuperación económica aumenta la demanda solvente de crédito. A su vez, la pérdida esperada asociada a los nuevos préstamos se reduce y, en consecuencia, cae su coste para los bancos en términos de provisiones y capital.

• La conclusión del proceso de revisión de activos y las pruebas de estrés por parte del BCE deberían despejar las dudas que aún puedan existir sobre la salud de los bancos y eliminar la incertidumbre acerca de las exigencias reales de capital. Hasta ahora, esta incertidumbre ha fomentado la acumulación de capital en detrimento de la concesión de crédito.

• El coste de financiación de las entidades se ha reducido significativamente con la caída del riesgo país y el fin de la guerra por el pasivo. Todo ello, junto con la mejora de la situación de liquidez (ratio préstamos sobre depósitos) de las entidades, ha aminorado la presión para reducir el tamaño de los balances.

• La caída de la rentabilidad de la deuda pública ha disminuido los incentivos de las entidades a invertir en bonos del Estado (carry-trade) la liquidez proveniente del BCE. La necesaria mejora de la rentabilidad de las entidades pasa, de hecho, por una expansión en la concesión de nuevos créditos.

El aumento de la oferta de crédito, y el hecho de que los fondos del BCE sean a un tipo reducido y a un plazo relativamente largo, también tenderá a presionar a la baja el tipo de interés de los nuevos créditos. Actualmente, el tipo promedio para las pymes españolas se sitúa en el 4,56% (64 puntos básicos menos que hace un año).

Respecto al programa de titulizaciones, su impacto dependerá en gran medida del grado en el que permita una transferencia de riesgo (tramo mezzanine) y libere capital que podría destinarse a nuevos préstamos a pymes. Para adquirir este tramo, el BCE desea contar con garantías aportadas por los Estados, a lo que se oponen países como Francia y Alemania. Queda por definir también el volumen efectivo del programa.

Actualmente, el saldo vivo de titulizaciones en la zona euro asciende a unos 850.000M€ (170.000M€ en España). Con todo, si el BCE impone criterios de elegibilidad exigentes, en materia de rating mínimo del colateral por ejemplo, el tamaño final del programa podría ser muy inferior. En España, por ejemplo, tan solo el 45% del saldo vivo tiene un rating A o superior. En todo caso, cabe esperar que la medida dé un impulso a la necesaria reactivación de este mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...