edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
18/01/2017

Sube la libra y baja el dólar en un mercado de divisas susceptible a las declaraciones de los políticos

Los analistas intentan desentrañar la perspectiva de las principales divisas en función de la economía
Carlos Schwartz
La jornada en los mercados de cambios ha reflejado hasta dónde estos son susceptibles a las declaraciones de los políticos, mientras que los fundamentos de las monedas no han sufrido cambios que justifiquen los movimientos del mercado. Más bien por el contrario el movimiento ha ido en sentido contrario al efecto que las economías nacionales deberían tener sobre las monedas, lo cual subraya que hay un punto de consecuencia política sobre la cotización de una moneda que los operadores del mercado aspiran a aprehender en una de las coyunturas monetarias más complejas de los últimos años. Donald Trump declaró al Wall Sreet Journal (WSJ), entre otras cosas, que la cotización del dólar estaba muy alta y que ese tipo de cambio afectaba a las corporaciones que veían dificultada su competitividad por la cotización de la moneda. El presidente electo culpó, al menos en parte, por esta situación a la cotización del renminbi que estaría manipulada por el Banco de la China Popular dificultando la competencia de las multinacionales americanas con las exportaciones del país asiático.
Quitando la dosis de fantasía que las palabras del presidente reflejan, el mensaje ha sido que para su futura administración el dólar está alto y que hará lo que pueda para dejar que se deslice a la baja. El efecto del mensaje fue una caída del 1% ante el yen japonés y el peso mexicano. Frente a una cesta de 16 divisas en un indicador del WSJ el dólar cayó el 1,1%. Mientras que el comportamiento económico del país sugiere que la Reserva Federal seguirá aumentando los tipos de interés Trump criticó en parte el proyecto para modificar el impuesto de sociedades de los Republicanos, su propio partido. El proyecto que proponía gravar las importaciones y desgravar las exportaciones para alentar la actividad de las corporaciones ha sido descalificado por Trump. Si hay un cambio de esta naturaleza en la estrategia presidencial el dólar puede sufrir las consecuencias de una balanza de pagos más débil.

Estratégicamente esto puede estar en línea con los planes de Donald Trump si efectivamente pone en marcha un vasto plan de obras públicas como prometió, ya que un dólar débil puede ayudar a licuar la deuda pública del país que puede aumentar de forma espectacular. Sin embargo, esta es sólo una orientación teórica y por tanto de momento los datos económicos mandan y estos no reflejan un momento de debilidad para la divisa estadounidense. Un cruce semejante entre realidad económica y declaraciones políticas condujo a una fuerte apreciación de la libra en los mercados de cambios tras el anuncio de la Primera Ministra británica Theresa May sobre su estrategia para la salida de la Unión Europea (UE).

De manera tajante la dirigente conservadora dijo que una vez fuera de la UE no aspirará al mercado único, no se someterá a la Corte Europea de Justicia, ni aceptará las normas de inmigración de la UE. Esto equivale a una diferenciación sin paliativos que supone la concreción de un acuerdo comercial bilateral entre Reino Unido y la UE que implica una prolongada negociación de gravámenes y condiciones generales para el comercio con el bloque europeo. En la opinión de la mayoría de los observadores económicos esta estrategia será perniciosa para la economía británica. Pese a ello la libra se fortaleció tras el mensaje de la Primera Ministra registrando su subida más grande en un solo día desde el 2008. La libra subió antes del cierre cambiándose a 1,2397 dólares, aunque en esta paridad también ha influido la caída del dólar. Los analistas consultados señalan que la apreciación de la libra se debió por sobre todo al final de las incertidumbres respecto de cual sería la vía de la ruptura con la UE a partir de que el artículo 50 se active, es decir la solicitud de separación de la UE que está previsto se comunique a finales de marzo.

Es posible que la libra no logre mantener su nivel pero la escalada también denuncia que su caída precipitada desde el referéndum para la salida de la UE el año pasado ha sido exagerada. “La depreciación es excesiva y en algún momento estuvo alimentada por decisiones automáticas de software que pueden no haber sido atinadas, pero ahí quedaron”, afirma un operador del mercado de divisas. Un respaldo menos visible para la libra fueron las declaraciones del Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, quien dijo que los altos funcionarios de los bancos centrales mostraban una creciente preocupación por el aumento de la inflación a escala internacional. El comentario se vio refrendado en el Reino Unido  por los últimos datos de aumento de los precios en la medida que la caída de la libra comienza a mostrar sus efectos sobre los precios de los productos de importación.

Algunos analistas expresaban su creencia que una cotización de 1,22 dólares por libra podía ser un suelo a corto plazo para la divisa británica. La moneda británica también ganó algo de terreno ante el euro tras semanas de perder valor ante la moneda de la UE. De conjunto el comportamiento del mercado de divisas es un recordatorio que el valor de las monedas es objeto de variación de acuerdo con las modificaciones de las políticas fiscales  y sus consecuencias sobre la balanza de pagos, el endeudamiento del estado y los tipos de interés. Esta obviedad que muchas veces es pasada por alto va a mandar sobre los mercados de cambios en el futuro inmediato. Una señal de que esto será así y que de esa peculiaridad se va a derivar un cierto grado de incertidumbre se reflejó en la modificación del precio del oro. El cambio en el precio del metal es un duro recordatorio de que su escasez junto con su carácter de reserva de valor universal lo ha convertido en una medida subyacente de las monedas. El precio de la onza subió en el mercado un 1% hasta los 1.215 dólares, su cotización más alta desde el 22 de noviembre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...