edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
15/09/2017
Aprovechando el tirón económico

Subida salarial y rebaja selectiva de IRPF para preparar un largo año preelectoral

Revisión de salarios, la ocasión de oro que espera un Gobierno que tanto alardea sus éxitos económicos
Juan José González
Una vez se disuelvan los efectos del pulso soberanista catalán, el Ejecutivo espera sentirse más liberado del atasco institucional monumental para centrarse en maximizar el `éxito´ económico, las cifras de la recuperación de la macroeconomía y seguir por el camino de las reformas pendientes. Mantiene en la recámara la explotación de las cifras del empleo, de la reducción del déficit público hasta el objetivo señalado por Bruselas. Otros problemas puntuales como la reforma de la Administración pública, la reestructuración bancaria, y otros más complejos y profundos como la reforma de las pensiones van a ceder la vez en un programa de Gobierno que ahora pretende dar preferencia a la preparación de los próximos doce o veinte meses de campaña preelectoral desde el poder, desde el Gobierno. Y la asignatura pendiente de una revisión salarial que refleje la tan pregonada y anunciada recuperación económica en los sueldos parece haberle llegado el turno. Aunque algunos sectores menos favorecidos por la coyuntura económica pueden recibir, además de una revisión salarial al alza una rebaja selectiva del IRPF.
En plena euforia de datos de empleo y con claros signos de ebriedad provocados por las cifras macroeconómicas, las que otorgan a la economía española el primer puesto en el crecimiento del PIB en Europa, el Gobierno tan sólo espera que se despeje el horizonte catalán o, al menos que remita la temperatura institucional para, a renglón seguido, iniciar una nueva fase de su estrategia política, la que le llevará, tras un largo período de año o año y medio a la próxima cita electoral. 

Este sería el objetivo a medio y largo plazo, pues antes debería superar el otro obstáculo en el camino -además del catalán- en el corto plazo: una revisión salarial con una propuesta acorde con los tiempos -mejora económica y perspectiva de crecimiento para 2018- para una subida salarial a los empleados públicos. Sería la señal de salida para que Gobierno, sindicatos y patronal iniciaran el diálogo en busca del pacto salarial que debería recoger -aunque con cierto retraso respecto a la recuperación del beneficio empresarial- las mieles de la recuperación económica.

El escenario actual parece marcado por el punto más bajo en el poder adquisitivo de los empleados públicos tras una pérdida de hasta el 20% de su capacidad de compra desde 2010 en adelante. Recortes y congelación de sueldos, unidos a la congelación de plantillas han terminado por afectar a una parte importante de la masa salarial, de ahí que parece llegado el momento de una revisión de las posiciones actuales.

El crecimiento acumulado de la economía española entre 2014 y 2016, del 1,7%, según un informe del Banco de España, unido a la reducción del déficit público cercano al 2% sobre el PIB, debería ser la base para que el Gobierno refleje los avances económicos en sus políticas presupuestarias y los plasme en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2018. Se trataría -y debería- de recoger los efectos de la mayor recaudación de impuestos debido a la mejoría de las bases imponibles así como por los efectos de la reducción de las prestaciones por desempleo al haber experimentado una mejora sensible de las cifras.

Pero la realidad a la que se enfrentan los planes del Gobierno -tras la crisis soberanista de Cataluña- es una fuerte resistencia empresarial a una subida salarial superior o más sólida que la aplicada en los ejercicios anteriores. Quizá en este momento, las posiciones empresariales de mayor resistencia a una subida salarial hayan comenzado a quedarse sin argumentos habida cuenta de la mejoría general experimentada por la economía pero en particular por la recuperación del ritmo anterior a la crisis del beneficio empresarial. Y en este sentido, si la estimación de inflación anual para 2017 se cifra en el entorno del 1,5%, la revisión salarial real debería buscar el punto de equilibrio necesario para satisfacer a trabajadores y empresarios, mejorar el poder adquisitivo de los primeros sin disparar los costes salariales de los segundos.

Quizá sea la oportunidad de oro para el Gobierno que busca aprovechar una coyuntura económica favorable para convertirla en el escenario propicio que dé paso a una larga e intensa etapa preelectoral. Si la estrategia de medio y largo plazo es ganar las próximas elecciones, la táctica que desarrollará en el corto plazo pasa rebajar los tipos del IRPF y, por supuesto, una subida salarial acorde con la recuperación económica de la que tanto alardea.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...