edición: 2785 , Martes, 20 agosto 2019
06/10/2015
banca 

Zapatero a tus zapatos

Más vale tarde que nunca, pero la dependencia y control del mercado de las sociedades de tasación por la banca ha llegado a su fin. Una vida plagada de episodios problemáticos, donde lo habitual eran los conflictos de interés entre la tasación y el banco acaba de pasar a la historia. Se rompe, al fin, esa dependencia de la tasación, de una valoración siempre subjetiva e interesada de la tasadora del banco como trámite obligatorio y previo para conseguir una hipoteca.

Se produce el cambio por la presión reguladora del Banco de España, una presión que ya duraba dos años, en favor de aplicar valores de independencia y neutralidad en la actividad tasadora y que llevaban a cabo una docena de sociedades dependientes de entidades bancarias. Se dice que es el resultado de la presión normativa, pero también y sobre todo, de la demanda de los nuevos tiempos.

Que la concesión de un crédito hipotecario estuviera pendiente del dictamen de valor proporcionado (condicionado) por la tasadora del banco, ilustra la parcialidad y falta de objetividad de la práctica que de esta forma pasaba a ser una parte decisiva en la formación del precio de la hipoteca y, por tanto, también de sus costes. Y todo ello, a cargo del particular `aspirante´ al crédito hipotecario.

Termina así un episodio de sombras, dudas y desconfianzas provocado por las tasadoras bancarias. Concluye sobre todo, el empeño de las entidades financieras en convertirse en parte interesada de una actividad en la que probablemente no debería de serlo, dando paso a los profesionales independientes y neutrales en una actividad que lo exige.

Se pone también orden en un sector del que dependía casi un millón de operaciones de crédito. Pero sobre todo parece que el final de las tasadoras bancarias es el colofón de la desaparición de la banca en una actividad que ha influido con fuerza en la vida de un mercado que, como el inmobiliario ha causado el mayor roto a los balances bancarios. Se supone que escarmentado el sector, con sus tasadoras a mejor vida y la nueva normativa, un mercado más limpio y ordenado debería funcionar con mayor eficacia. De lo contrario, con la reforma y desaparición de las tasadoras bancarias, tan sólo se habrá conseguido la creación de una vacuna pero no erradicar la enfermedad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...