edición: 3098 , Lunes, 30 noviembre 2020
09/03/2016

Telefónica inaugura los bonos a tipo negativo en las empresas europeas

ICNr
El entorno de tipos de interés al cero en la zona euro ha puesto de moda una fórmula de financiación prácticamente desconocida en Europa.
Se trata de una modalidad de bonos convertibles, pero sintética. Es decir, no se producirá una entrega de acciones como tal en caso de que el inversor ejecute el producto, sino que le darán la diferencia en efectivo. Mientras, la compañía abona un tipo de interés mínimo, incluso del 0% o cobra por la financiación, como Telefónica.

La operadora que preside César Alierta colocó el 2 de febrero 600 millones de euros en bonos ligados a sus acciones. El cupón de la emisión fue del 0%, pero a la hora de la verdad los inversores tendrán una rentabilidad negativa del –0,25% anual, pues se han emitido por encima del 100% de su nominal. Es una de las primeras firmas europeas que logran vender una deuda, que vence a cinco años, con un tipo de interés real bajo cero de partida, según fuentes financieras.

La clave está en que Telefónica se compromete a entregar en efectivo la diferencia entre el precio de su acción, una vez que los bonos hayan expirado, y un determinado nivel. Este todavía no está fijado, pero lo establecerá un 20% por encima de la cotización media entre el 3 y el 16 de marzo, ambos incluidos. Si a los cinco años la acción está por debajo de ese umbral, los inversores recibirán su capital inicial, una vez descontado el 0,25% anual.

La teleco es una de las primeras compañía europea que ofrece, de entrada, una rentabilidad negativa en este tipo de bonos, tras el trabajo de sus colocadores: BNP Paribas, Citi y Goldman.

El emisor anula el riesgo que tiene de que sus acciones suban por encima del nivel fijado con una opción de compra de sus propios títulos. Adquiere ese derivado a los bancos, pero aun así su coste es muy inferior que el que registraría si lanzara un bono clásico.

Ya Iberdrola estrenó un bono similar por 500 millones a siete años en noviembre aunque con rentabilidad positiva. Eso sí, en este caso el precio en el que resulta atractivo el canje es un 50% superior a su actual cotización. Ahora su rentabilidad anual está en torno al 0,5%. Barclays, BBVA y Crédit Agricole fueron los colocadores. Fuentes conocedoras de ambas transacciones señalan que hay empresas españolas que estudian la posibilidad de utilizar esta palanca para financiarse, si bien añaden que es necesario contar con una capitalización elevada y un rating, como mínimo de BBB, dos escalones por encima de la calificación de bono basura.

En Europa, el debutante de este producto –denominado en la jerga convertible sintético– fue la eléctrica británica National Grid. En septiembre vendió 400 millones de libras (unos 520 millones de euros) a cinco años. La siguió Vodafone con 600 millones de libras (unos 800 millones de euros). Estas dos pagan rentabilidades anuales del 0,6% y del 0,2%, respectivamente, y para ganar dinero sus acciones han de subir alrededor de un 30%. La firma de lujo Louis Vuitton emitió 600 millones de dólares y, aunque ahora sus bonos cotizan bajo cero, los emitió con rentabilidad positiva. También el grupo de ingeniería galo Technip ha lanzado este tipo de producto.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...